Artes Visuales y Plásticas

Las artes plásticas en México

Publicado el 13 de marzo de 2015
Share on Facebook11Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Share on LinkedIn0Digg thisShare on Tumblr0Email this to someone

La riqueza cultural de nuestro país es indiscutible, con una historia milenaria tenemos en México demostraciones artísticas que datan aproximadamente 7 mil 500 años atrás con las pinturas rupestres en la cueva de San Borjitas en Baja California Sur. Comenzando con estas pinturas y esculturas en piedra, luego progresando a expresiones artísticas más complejas, la historia de las artes plásticas en México ha sido de constante evolución sobretodo en los últimos 100 años.

Antes del siglo XX los artistas buscaban inspiración en el arte europeo pero, con la Revolución todo cambió. Las drásticas transformaciones políticas y sociales generadas en éste periodo de transición quedaron plasmadas en las obras de los artistas de ese tiempo.

Durante la época de la revolución y los años posteriores a ésta hubo en México una enorme producción artística, una explosión de actividad creativa. Una parte importante de éste auge fue el apoyo que daba el gobierno a los artistas; otorgándoles proyectos, salarios y materiales, así como áreas públicas para plasmar sus obras.

Tanto era el impulso a las artes en la primera mitad del siglo XX que México se convirtió en un imán para los artistas extranjeros como Edward Weston, Tina Modotti y Paul Strand, que vinieron a acompañar a los grandes mexicanos como Diego Rivera, José Clemente Orozco, David Alfaro Siqueiros, Frida Kahlo, José Chávez Morado, Manuel Álvarez Bravo entre otros. Estos artistas buscaban mostrarle al mundo con sus fotografías y pinturas la lucha por la igualdad y el reconocimiento de las clases sociales marginadas en la sociedad mexicana, su cultura y hasta sus excentricidades.

Para mediados del siglo XX comienza el movimiento surrealista en México con extranjeros como Remedios Varo, Leonora Carrington, Benjamín Perét y mexicanos como Gunther Gerzso, Lola Álvarez Bravo y por supuesto, Frida una de las mayores exponentes de la pintura mexicana. El surrealismo llega a México y encuentra en él la tierra más fértil, la fantasía mexicana; su eterno contacto con la vida en otros planos, su naturaleza, su música y colorido permitían a los surrealistas encontrar la inspiración que ayudara a plasmar sus sueños en papel, lienzo y escultura.

La segunda mitad del siglo XX se distinguió por movimientos como el neoexpresionismo y el arte abstracto con obras llenas de color pero sin el auge de las décadas anteriores. Para los 80’s el neomexicanismo volvió a llamar la atención a las raíces mexicanas con su enfoque exacerbado de la cultura popular, la religión, la herencia prehispánica. En palabras de Adolfo Pérez Cuenca “interpretaban en clave muy personal los motivos iconográficos que habían servido incuestionadamente como señas de la identidad mexicana: desde las esculturas prehispánicas al charro pasando por el escudo nacional o la virgen de Guadalupe”. Algunos representantes de éste movimiento son Nahum B. Zenil y Dulce Mariìa NuìnÞez.

Como lo platicábamos en la edición anterior, desde los 90’s hasta la fecha el movimiento artístico es llamado post modernismo o arte contemporáneo.

Todos éstos artistas que han formado parte de la historia mexicana dejaron un legado que es reconocido a nivel internacional. Algunas de sus obras todavía podemos verlas en museos de nuestro país como el Museo Nacional del Arte (D.F.), el Museo de Arte Moderno (D.F.), el Museo del Palacio de Bellas Artes (D.F.) y el Museo de Arte Contemporáneo (Mty.), entre otros.

Cuando visites la Ciudad de México, Puebla, Guadalajara, Oaxaca, Monterrey no te pierdas la oportunidad de visitar sus museos y galerías y ser testigo de la historia artística de nuestro país.

Frida-Kahlo-As-Suas-Fotografiasv

Olga Herrera

Aunque nacida en Monterrey soy Victorense de corazón, apasionada de las artes y de encontrar la belleza en todo lo que nos rodea. Soñadora de día, creo en la transparencia, la originalidad y la creatividad. Estoy firmemente convencida de que la cultura y la educación son las bases para un sociedad sana y feliz. Con humildad comparto lo que disfruto hacer cada día relacionado al arte y algo de los eventos que se ofrecen en la ciudad.