Artes Visuales y Plásticas

Psicología del color y estimulación visual.

Publicado el 02 de febrero de 2015
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Share on LinkedIn0Digg thisShare on Tumblr0Email this to someone

El mes pasado hablamos sobre las diferencias entre las artes visuales y las artes plásticas y dimos algunos tips de cómo disfrutar más una exposición. En ésta ocasión me gustaría compartir algo relacionado: cómo el arte impacta en nuestras vidas y cómo nos formamos opiniones sobre el arte. Como seres humanos estamos programados desde el nacimiento para observar, aunque algunas personas son más sensibles a estímulos auditivos o sensoriales, la mayoría de las personas son visuales; es decir, aprendemos y recordamos más fácilmente a través de imágenes. Por naturaleza nuestro sentido de la vista está alerta y perceptivo a lo que nos rodea, por eso es que las artes visuales tienen un efecto profundo sobre las personas.

“Una imagen vale más que mil palabras”, ésta frase aplica en casi todo en la vida y también en el mundo de las artes, pues con simplemente observar una pintura nos formamos una idea de quién es el artista, qué sentía e incluso hasta nos imaginamos su personalidad sin haberlo conocido, simplemente por lo que nos muestra.

Parte del impacto de una imagen nace en los colores y formas que lo componen y cada día más personas en áreas como mercadotecnia, diseño y arquitectura toman en cuenta la psicología del color para seleccionar los tonos que van a utilizar. La psicología del color es un campo de estudio que analiza el efecto del color en la percepción y conducta de las personas, como por ejemplo el azul que es un color de calma o el rojo que transmite pasión.
Las formas también influyen en como percibimos una imagen; de acuerdo a un estudio de Harvard el tipo de contorno de un objeto visual tiene gran influencia en la actitud de las personas hacia dicho objeto. Las líneas agudas activan la amígdala en el cerebro y pueden transmitir una sensación de amenaza y una reacción desfavorable mientras que las líneas curvas activan la corteza anterior y conectan con nuestras emociones y nuestra sensación de recompensa.

Sin embargo, no sólo los colores y las formas determinan la opinión que nos formamos de una imagen, nuestra historia personal, nuestra personalidad e incluso la forma en que funciona el sistema visual de cada uno como individuo forman parte de nuestra opinión. En 1810 Goethe se refería a esto en su libro “Teoría de los Colores” donde le daba importancia a ésa subjetividad inherente a la percepción individual, es decir, que cada persona ve las cosas de manera particular. Si nos presentan una pintura con colores rojos, líneas rectas y puntas habrá quien lo deteste y sienta que es un cuadro amenazante pero seguramente habrá quien lo encuentre hermoso y sienta una conexión especial con él.

Como decíamos en la edición anterior, los artistas se expresan a través de sus cuadros y esculturas y usan las formas, colores, materiales, tamaños e incluso la luz para conectarse con el público a un nivel emocional. Cuando quieras decorar algún lugar de tu casa, negocio u oficina puedes apoyarte de la psicología del color para transmitir la emoción que deseas proyectar, pero al final del día siempre es más importante lo que a ti te hace sentir la obra que eliges.

Si quieres saber más sobre los estudios que mencionamos sobre psicología del color y las formas envía un correo a atelier.cdvictoria@gmail.com y con gusto te hacemos llegar la información.

PSICOLOGIA DEL COLOR:

  • Los tonos azules son colores intelectuales, que se relacionan con la inteligencia, confianza, serenidad y calma, aunque se perciben fríos y distantes.
  • Los tonos rojos nos comunican fuerza, calor, energía, agresión y dan la impresión de estar más cerca.
  • Los tonos amarillos son optimistas, creativos, amigables pero también pueden proyectar ansiedad e irracionalidad.
  • Finalmente los tonos verdes son de armonía, balance, naturaleza, paz, pero en ocasiones comunica debilidad.

Olga Herrera

Aunque nacida en Monterrey soy Victorense de corazón, apasionada de las artes y de encontrar la belleza en todo lo que nos rodea. Soñadora de día, creo en la transparencia, la originalidad y la creatividad. Estoy firmemente convencida de que la cultura y la educación son las bases para un sociedad sana y feliz. Con humildad comparto lo que disfruto hacer cada día relacionado al arte y algo de los eventos que se ofrecen en la ciudad.