De mi puño izquierdo

¿Ya conoces tu basura?

Publicado el 06 de junio de 2016

“Prefiero ser recordada por las cosas que hice mientras estuve aquí y no por la basura que dejé detrás”. No, no estoy hablando de política como la mayoría lo está haciendo en este momento, esas son las palabras de Lauren Singer, una joven que reside en Nueva York cuyos residuos generados los últimos 3 años caben en un “mason jar” o un bote de vidrio de esos que están tan de moda ahora y vinieron a desplazar al vaso del famoso mole mexicano para explicarme mejor.

Estuve muy entretenida leyendo el blog de Lauren www.trashisfortossers.com donde pude desahogar parte de mi curiosidad, todavía no puedo concebir como lo hace pero si es un hecho, ¡prácticamente no genera residuos! Seguramente tendrán tantas preguntas en mente como yo las tuve, es increíble pero si, ella ha podido resolverlo todo para no hacer basura. Su historia además de ser admirable es inspiradora y aunque en lo personal me considero una persona bastante consciente y cuidadosa con el medio ambiente dudo que pudiera hacer la mitad de lo que ella hace, pero como les decía, ¡Me inspiró! y aquí les comparto algunas recomendaciones para iniciar este estilo de vida que a primera vista parece muy difícil pero que vale mucho la pena intentar para reducir por lo menos algo nuestra generación diaria de residuos.

Primero que nada: observa tu basura y pregúntate cuales son las principales fuentes de donde proviene. Normalmente nuestros residuos en su mayoría pueden clasificarse en tres grupos: Empaques de comida, empaques de productos y residuos de alimentos. ¿Hay algo que puedas hacer diferente para generar menos basura? Indiscutiblemente sí.

Comprar más alimentos en la zona de frutas y verduras reduce considerablemente nuestros residuos a diferencia de los alimentos que podemos encontrar en los otros pasillos del supermercado que además de venir empacados, tienen conservadores. Comprar a granel y en mercaditos también es buena opción y hasta nuestro bolsillo lo agradecerá. ¿Sabías que el plástico puede tardar hasta 500 años en descomponerse? Evita a toda costa estos empaques y decide con responsabilidad antes de comprar, es bueno elegir productos con envase de vidrio ya que sirven para ser rehusados.

Los empaques de productos son los más difíciles de reducir a mí parecer, pero no lo fue para Lauren que ya hace sus propios productos: pasta de dientes, crema, desodorante y jabón entre otros, todos ellos hechos con recursos naturales y libres de agentes dañinos al medio ambiente. Vale la pena intentar averiguar cómo hacer nuestra propia crema a ver qué tal nos sale ¿no? y almacenarla en un envase que ya tengamos.

Los residuos de alimentos pueden ser usados para hacer composta, que aunque en teoría nos puede parecer fácil tiene su chiste, pero nada que no podamos perfeccionar con el tiempo y la ayuda del siempre salvador YouTube.

Si seguimos estas recomendaciones al pie de la letra podemos reducir nuestros residuos hasta un 90%, si empezamos a intentarlo con pequeñas acciones el porcentaje será menor pero la satisfacción será enorme al saber que estamos contribuyendo con un granito de arena. Intentarlo no cuesta nada, no hacerlo si podría costarnos y mucho.

Argentina Mercado García

Comunicologa, conductora del noticiero nocturno en Gala Tv Cd. Victoria.

Orgullosa de ser lo que de niña jugaba a ser. Creo, predico y práctico el reciclaje.

Matamorense de nacimiento, victorense por convicción.