Del abogado amigo

Más allá del debate

Por:
Publicado el 24 de abril de 2018
Share on Facebook1Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Share on LinkedIn0Digg thisShare on Tumblr0Email this to someone

Recuerdo como si fuera ayer, la disculpa pública de Ciro Gómez Leyva en Milenio (https://www.youtube.com/watch?v=eWV-g7RHRUA) :
“A nombre de Grupo Milenio, señalo que: Editorialmente: No hay justificación que valga. Repito. Editorialmente: No hay justificación que valga… Falló, la encuesta de seguimiento diario Milenio GEA-ISA. Por eso, antes que nada, una disculpa a nuestros televidentes y lectores…”

Y es que, como el propio Ciro Gómez Leyva lo mencionó dentro del contenido de su disculpa: 100 días consecutivos diciendo que Peña Nieto le ganaría a López Obrador por 18 puntos, sí, por 18 puntos, cuando al final ganó por 6. Increíble.

Eso fue recién concluido el periodo electoral de 2012, pero yo les preguntaría:

¿Creen ustedes que la ética empresarial de la gran mayoría de las casas encuestadoras ha cambiado de entonces a la fecha?

Estimo que no. Es que es sencillo, hombre: ¿Qué intereses hay detrás del 95% de las casas encuestadoras: amor al arte, amor a la democracia, amor a la informacón veraz o, compromiso con quienes las contratan?

Y, ojo, porque no escapa de mi ángulo de vista el hecho de que hay quienes podrán argumentar que es precisamente la autoridad electoral la que se cerciora de que quienes se dediquen a ello cumplan con los parámetros y requisitos que las normas disponen, para así inhibir malas prácticas; y sí, pero que la casa encuestadora cumpla con el filtro de la autoridad en relación con las reglas operativas y metodológicas para el ejercicio, no necesariamente implica que se eviten los muestreos tendenciosos.

En fin. Lo que pretende la #DelAbogadoAmigo de hoy, no es: ni un llamado a la autoridad electoral respecto del rubro, ni mucho menos un ataque a quienes se dedican a eso, pues además hablé de una gran mayoría ¿eh?, habrá quien si las haga por amor a la información veraz y a la democracia.

Lo que busco es, más bien, que tomando en cuenta aquella disculpa pública de Milenio por engañar a los mexicanos, diciéndonos durante más de tres meses que Peña Nieto iba arriba por 18 puntos, cuando no era así, recuerden que las encuestas nacionales -y no se diga las locales- más que herramientas democráticas, hace ya muchos años que se convirtieron en medios de engaño: para generar la percepción de triunfo de uno y en consecuencia de desaliento al voto del otro; o en cualquiera de sus modalidades.

Una manera disfrazada de persuadir, pues, en vez de un modo de informar.

Me quedo con lo que dijo Warren Buffett: “Una encuesta de opinión pública no es un sustituto para el pensamiento.”

Luis Torre

Abogado amigo; enemigo de los servidores públicos que no 'sirven' al 'publico'; enamorado de la argumentación jurídica; lo mueve la gente.

Titular del Despacho Jurídico “TORRE ABOGADOS”