Reflexiones Victorenses

6 maneras de agradar a los demás

Publicado el 07 de abril de 2014

El ser humano por naturaleza piensa primero en sí mismo y sus necesidades, sólo cuando se tiene cierto grado de madurez emocional se puede empezar a dar a las ideas de otro (más ó menos) la misma importancia que se da a las propias; así podemos empezar relaciones intepersonales exitosas, de amistad y de pareja.

Sin embargo, en el diario vivir también necesitamos relacionarnos con gente que no nos interesa tanto, pero que debemos lograr cuando menos una relación cordial con ellos, como compañeros de trabajo o vecinos, por ejemplo, pues sencillamente son parte de nuestras vidas. Hay quienes tienen el conocido “don de gentes”, es decir, tienen mucha facilidad para convivir con más personas, desafortunadamente no es así para todos. La buena noticia es que las relaciones humanas es algo en lo que se puede trabajar y mejorar, empezando por el crecimiento personal que nos permita dar más a los demás.

Pensando en el tema, recientemente retomé un libro que tiene muchos consejos prácticos y sencillos de seguir para ayudarnos en este sentido; creo que si todos nos interesáramos en leer un poco al respecto, la convivencia en la sociedad sería otra cosa. Te hablo del best seller “Cómo ganar amigos e influir sobre las personas”, de Dale Carnegie. Hoy te voy a compartir, de manera resumida, uno de los capítulos que más me han gustado, son

6 maneras de agradar a los demás. Dale Carnegie dice que, si seguimos estos consejos, seremos bienvenidos en cualquier parte.

1. Interésate sinceramente por los demás. Verdaderamente, tómate unos minutos para interesarte por los demás. Si tu compañero de trabajo hoy no llegó, llámalo o mándale un mensaje para asegurarte de que está bien. Si tu vecino está enfermo, ofrécete para hacer algún mandado que necesite. No se trata de querer quedar bien, sino de genuinamente interesarnos por otras personas.

2. Sonríe. Simple.

3. Recuerda que para toda persona, su nombre es el sonido más dulce e importante en cualquier idioma. Esfuérzate en memorizar los nombres de las personas, y aplícalos llamándoles por su nombre.

4. Se un buen oyente. Anima a los demás a que hablen de sí mismos. En vez de hablar y hablar de ti, la próxima vez que estés con un amigo o conocido, pregunta por él, sus actividades, sus planes, sus intereses. Y escúchalo.

5. Habla siempre de lo que interese a los demás. Si quieres ser agradable en un lugar o reunión, adáptate. Puedes que tú ames a tu mascota pero a nadie allí le importe, habla de un interés común.

6. Haz que la otra persona se sienta importante, y házlo sinceramente. Una manera de hacerlo es empezando por poner atención a las personas, de manera que la próxima vez que platiques con ellos podrás recordar algo de lo que te habían comentado y preguntar cómo le ha ido en determinado plan o proyecto. Dedícale el tiempo que se merece a cada quien. Y recuerda, no se trata de actuar, se trata de sinceramente apreciar a la otra persona por lo que vale.

Ahora sí, vamos a poner en práctico estos consejos. ¡Éxito!

#siemprepadelante

Marcia Benavides Villafranca

Nací y crecí en Ciudad Victoria. Creo que la familia es primero, que todo tiene una razón de ser, y me esfuerzo por encontrar siempre el lado positivo de las cosas.

De profesión, soy abogada egresada de la Universidad La Salle en esta ciudad. Por convicción, escribo con la misión de promover el desarrollo personal, la inteligencia emocional y el optimismo, bajo el lema que aprendí de mi abuelita, ¡siempre pa´delante!.

Sígueme en www.marciabenavides.com