Reflexiones Victorenses

¿Cuáles son tus prejuicios sobre el dinero?

Publicado el 22 de mayo de 2015

La semana pasada me encontré en Facebook una idea que me gustó y compartí en mi página, con relación a la trampa en la que a veces caemos los jóvenes cuando nos empieza “a ir bien” y caemos en el círculo del consumismo… y a partir de ahí he estado pensando en el tema para platicarles hoy. (De las redes sociales me encanta que puedo aprender y compartir ideas valiosas, aprovecho para invitarte a que te unas a mi página si no lo has hecho para estar más en contacto directamente).

“El dinero no da la felicidad, pero produce una sensación tan parecida que sólo un auténtico especialista podría reconocer la diferencia.” ―Woody Allen

Estarás de acuerdo que el dinero es un tema curioso, a mucha gente no le gusta siquiera hablar sobre él, otros se ofenden si les preguntas cuándo ganan, como sea, la verdad es que hay muchísimos prejuicios y estereotipos alrededor del dinero que conviene reflexionar.

Probablemente has escuchado: “si tiene mucho dinero, seguro roba, es corrupto, anda en malos pasos”, “prefiero ser pobre pero honrado”, “el dinero es lo de menos”, “el dinero cambia a la gente”, “los ricos son muy sangrones…”, por mencionar algunas frases que nos muestran que estamos llenos de prejuicios en torno al dinero.

Lo cierto es que sí importa, y mucho. Como dice el filósofo de Güémez, “El dinero no da la felicidad… sobre todo si es poco.”

Hoy quise hablarles sobre este tema porque (ahora sí que, le guste a quien le guste y le pese a quien le pese), palabras mas, palabras menos, todos necesitamos dinero. Sencillamente, es un medio necesario para vivir y pareciera tan sencillo y sin embargo puede crear tanto conflicto que se rompen familias a causa de desacuerdos e incluso, en los peores casos, hay gente que ha llegado a quitarse la vida por problemas de dinero. Bueno, me puse muy drástica pero creo que todos sabemos que es verdad; el dinero puede crear mil problemas emocionales, en lo personal y en relaciones de pareja cuando no tenemos una mentalidad clara y positiva al respecto. Por eso es importante para mí hablar del tema, ojalá pudiera prevenir que el dinero sea en tu vida un problema, en lugar de una bendición. Si queremos ser mejores personas, nuestras propias finanzas son sin duda una materia en la que tenemos que poner atención, no por cuánto dinero tenemos, sino por qué hacemos para tener o no tenerlo.

Es importante darnos cuenta de que el dinero no vale por sí mismo, su verdadero valor lo determina lo que haces con él. Una persona no vale más o menos por cuánto dinero tiene porque sencillamente tener dinero o no, no te hace mejor o peor persona, más bien proyecta lo que tú ya eres; si tu eres una buena persona, compasiva y noble, con dinero tendrás más posibilidades de compartir y servir a los demás. Y si por el contrario eres una persona egoísta y sin ética personal y profesional, el tener dinero hará que esos antivalores se noten más. Serás más de quien tú ya eres.

Entonces, en realidad no es que el dinero cambie a la gente, es que agudiza lo que cada quien ya es.

Hay muchas cosas que pudiéramos comentar con relación al dinero pero hoy quiero centrarme en una: como te mencioné en los primeros párrafos, desde mi punto de vista, lo primero es lograr la mentalidad correcta.

Querer tener más dinero NO te hace mala persona. Por muchos motivos que la sociedad ha transmitido por cientos de generaciones podemos llegar a confundirnos, pero tengámoslo claro: la abundancia económica no es mala. Lo malo es que la logres siendo deshonesto, mediante fraudes, corrupción, robos, si te aprovechas de la ignorancia de alguien más… pero el que logra generar riqueza con su trabajo, habilidades y capacidad, ¿Cómo por qué sería una mala persona? Yo por ejemplo, yo sí quiero tener mucho más dinero. ¿Por qué? Porque quiero las posibilidades y la libertad que ello me dará, y porque sé también que para hacerlo tengo que trabajar, educarme, ser disciplinada y responsable y hacer nuevos hábitos- tengo que crecer como persona, y ese reto me gusta. Sé que hay que ser para para poder tener.

Otra cosa, en cuanto a mentalidad, que me llama mucho la atención y les quisiera comentar, a ver qué piensan ustedes, es que a veces vemos gente que “de repente” le va muy bien en un negocio o trabajo y empieza generar mucho dinero -en comparación con el que venía teniendo- y vemos entones “que pierden el suelo, se crecen”. Y si yo pienso que el dinero no cambia a las personas, ¿cómo explicaría entonces esto, por qué estas personas actúan tan diferente?

Creo que sucede cuando no tenemos la inteligencia o seguridad emocional para manejar la abundancia o la escasez financiera. Tristemente, cuando las circunstancias económicas de una persona cambian drásticamente, ya sea teniendo más dinero o menos dinero, si esa persona cambia en su forma de ser, casi podemos asegurar que se trata de alguien que carece de auto-estima y de amor propio, que no se conoce a sí mismo y que probablemente no tiene muy claro que el dinero es “sólo” dinero.

Ojo, espero que no me malentiendan, no es mi intención aquí juzgar, la idea es hacer conciencia de que hay épocas “de vacas gordas” y de “vacas flacas”, y lo que yo quisiera es que ni tú ni yo tengamos que pasar por éstas últimas, y para ello, tenemos entonces que aprovechar cuando sí hay para generar más, para invertir y crear seguridad económica para nosotros y nuestras familias, ¡sobre todo si somos jóvenes, en la etapa más productiva de nuestras vidas!

En lo que quiero llamar tu atención es en el hecho de que puedes decidir vivir o no con deudas, puedes decidir vivir o no en abundancia económica. De ti depende. E incluso cuando no decidimos, estamos decidiendo.

Hoy más que nunca (con el internet, las redes sociales, etc) es facilísimo caer en la trampa de la mercadotecnia, el consumismo y el materialismo. Demasiada gente gasta dinero que no ha ganado, en cosas que no necesita, para impresionar a personas que no le importan.

Yo no puedo decir todavía que tenga la libertad financiera que quiero tener, pero la estoy construyendo. Decidí invertirle a mi educación en la materia, estoy aprendiendo, estoy en el camino y te invito a compartirlo juntos. La próxima semana te escribiré algunos tips que he aprendido para salir de deudas y ahorrar para poder invertir.

Por hoy, me conformaré con recordarte lo importante que es invertir en lo que verdaderamente importa y no gastar en cosas que NO necesitamos. Con mayoría de razón si somos jóvenes, lo más conveniente e inteligente, desde mi punto de vista por supuesto, es invertir todo lo que podamos. Si no lo hacemos, si no ponemos a trabajar nuestro dinero, perdemos el derecho de quejarnos de la mala economía del país, de los intereses, del sistema económico que maneja el gobierno, del seguro social o de lo pobres que son las pensiones de jubilación.

Tu estabilidad financiera depende de ti. Dale pa´delante.

Te deseo mucho coraje y voluntad para hacer de esta semana una muy exitosa. Como siempre, me encantaría saber tus pensamientos, siéntete libre de opinar!. Con cariño,

Marcia Benavides Villafranca

Nací y crecí en Ciudad Victoria. Creo que la familia es primero, que todo tiene una razón de ser, y me esfuerzo por encontrar siempre el lado positivo de las cosas.

De profesión, soy abogada egresada de la Universidad La Salle en esta ciudad. Por convicción, escribo con la misión de promover el desarrollo personal, la inteligencia emocional y el optimismo, bajo el lema que aprendí de mi abuelita, ¡siempre pa´delante!.

Sígueme en www.marciabenavides.com