Reflexiones Victorenses

En el matrimonio, ¿lo tuyo es mío y lo mío es mío? (finanzas personales)

Publicado el 28 de noviembre de 2014

Recientemente nuestra amiga María me mandó otro inbox (esa María todo le pasa). Ahora se le está dificultando la administración del dinero y me sugirió el tema para comentarlo con ustedes aquí en el blog. Dice, que le resulta urgente poner orden en sus finanzas, sobre todo porque recién casada, necesita organizarse si quiere tener hijos.

María, gracias desde aquí por la confianza y por la idea! Buenísimo tema que has tocado, pues sin duda es esencial no sólo para el crecimiento y tranquilidad personal, sino definitivamente, como bien lo dices, es básico para el éxito en el matrimonio, (que por cierto es de los que genera más conflictos en las parejas); así que les platicaré un poquito de lo que ha a mí me ha funcionado.

Como siempre, me gusta aclarar que no soy experta, en este caso, en finanzas o administración. Soy una mujer común, esposa, profesionista y ama de casa. Así, en la práctica, he aprendido algunas cosas que en primer lugar me han llevado a entender mejor mi dinero y cuidarlo más, y en segundo lugar, que me han llevado a tomar acuerdos con mi esposo con relación a la economía y patrimonio de nuestra familia. Si al compartirlas aquí, sirven por lo menos a una persona más, con eso me doy por servida. Ahí les va.

Ahora, en cuanto al dinero, pienso que lo importante es llegar al momento en que haces consciencia de que necesitas hacer un cambio si quieres mejorar. Y no me refiero a que tal vez no lo tengas y necesites ganar más, no. Hablo de que la mentalidad sobre el dinero debemos trabajarla, de manera que sin importar si tenemos mucho o poco, sepamos manejarlo. Y es que, si no sabes tratar con el dinero, no importa cuánto te suban el sueldo o crezcan tus ingresos -nunca te va a alcanzar.

Saber cuánto ganamos, cuánto tenemos hoy, cuánto gastamos, cuánto ahorramos, etcétera, es siempre importante. Pero en efecto, es todavía más relevante cuando nos casamos, pues -en teoría- ahora tenemos alguien con quién compartir nuestras ganancias y pérdidas, planes y metas económicas. Vámonos por partes.

FINANZAS PERSONALES

Creo que será mucho más difícil ponernos de acuerdo con nuestra pareja con relación al dinero, si no empezamos por poner orden antes en lo propio. La manera más sencilla y efectiva de entender qué está pasando con nuestro sueldo, que sentimos que como llega se va, es muy simple: agarras una libretita exclusiva para ese fin y apuntas TODOS tus gastos. Sí, todos. ¿Un chicle? ¿Un bote de agua? ¿Los tickets del cine? Todos. Es la única manera de darnos cuentas en qué rubros tenemos las fugas. Paradójicamente, las cosas más sencillas de hacer son tan fáciles, que no las hacemos. Pero si en verdad quieres hacer cambios, yo pienso que es la única manera. Tip: hay agendas que traen planes de éstos muy sencillos, o seguramente puedes encontrar en internet algún formato, para poner en papel tus ingresos y egresos. Aquí lo que más recomiendan los expertos es que sea lo más detallado posible, es decir no sólo mensualmente sino de manera quincenal y si puedes por semana, mejor. Otro tip, es que si usas tarjetas de débito o crédito, estés pendiente de tus estados de cuenta; ahí deben reflejarse todos tus movimientos (y sirve que checas si te hace trampa el banco!). Ahora, una vez que tengas eso te preguntarás; ok, ya sé dónde estoy dejando mi dinero, ahora ¿qué hago?

Warren Buffet (multimillonario que siempre aparece en la lista de los más ricos del mundo que publica FORBES, dueño de parte de COCA COLA, VISA, MASTERCARD, THE WASHINGTON POST, JOHNSON´S y WALMART, entre otras), dijo : “Si compras cosas que no necesitas, pronto venderás cosas que sí necesitas.” O lo que es lo mismo: NO COMPRES NADA QUE NO NECESITES. Otra, si vas a comprar algo que no necesitas, a lo que podríamos llamarle un lujo, págalo de contado. (Eso no lo dijo él, eso lo pienso yo). No deberíamos comprar nada que no podemos pagar, ni porque esté a meses sin intereses pues éste es un juego mental, que en realidad inocentemente te envuelve en el consumismo. (Es una ganga!, me lo tengo que llevar!) Si es algo que no necesitas, insisto, por lo menos págalo de contado. Si el precio te incomoda de contado es porque, en realidad, no puedes pagarlo. Y por cierto, no deberíamos comprar nada que no podamos pagar. Creo esto es lo básico para hacer consciencia y tomar el control de nuestro dinero.

FINANZAS EN PAREJA

En la pareja, creo que estar de acuerdo sobre el dinero depende, como de cualquier otro asunto de dos, de la comunicación. De hacer acuerdos, respetarlos, platicarlos cuantas veces sea necesario y modificarlos si se requiere.

¿Qué queremos los dos con nuestro dinero? ¿Dónde queremos estar? ¿Qué estilo de vida económica queremos? Si una pareja decide vivir toda su vida de un sueldo fijo como empleados, o que sólo uno de ellos trabaje, siempre y cuando eso funcione para ambos, eso está perfecto. Si no, si queremos algo distinto, también está excelente. A cada pareja le funcionan cosas distintas; hay que platicarlo sin hartarnos y hay que interesarnos por crecer y aprender juntos.

Recientemente, en un libro sobre relaciones de parejas, leí la sugerencia de tener 3 cuentas bancarias: la de él, la de ella y la de ambos. O puedes tener sólo una, o cuatro. Insisto, ¿qué es mejor para ustedes dos?

MI EXPERIENCIA

A mi esposo y a mí nos está funcionado muy padre, al menos hasta hoy, tomar acción para aprender juntos sobre nuestra mentalidad acerca del dinero y hacer consciencia de dónde estamos y dónde queremos estar en ese aspecto. Tomamos las decisiones juntos; nos platicamos nuestros ingresos y gastos y los que son de los dos, los de la casa, tenemos nuestras metas financieras claras y por eso no tenemos problemas en decidir qué gastamos o que no, etcétera, pues tenemos un plan. Por supuesto, vamos empezando, estamos en continuo aprendizaje, estira y afloje, pero en esencia, compartimos una visión. Somos equipo.

Conozco parejas que todavía viven bajo el sistema de que el hombre es el único que tiene que mantener la casa, por tanto aunque la mujer tenga ingresos, éstos son para ella. Él paga todo lo referenta a la casa y los hijos. Para nosotros, lo que ganamos los dos conforma un mismo monto, de manera que nos da igual quién paga qué, pues se trata de un mismo fondo que juntos estamos construyendo y haciendo crecer; por lo mismo, ambos lo cuidamos.

Es esencial que nos tomemos el tiempo en pareja para tener la misma filosofía sobre el dinero, pues de lo contrario tendremos muchos tropiezos y dificultades, que bien podemos prevenir.

Alguna vez escuché a alguien decir que el matrimonio era la peor de las inversiones. Por otro lado, también he escuchado a muchas personas decir que, a partir de que se casaron, les ha ido mejor económicamente. Afortunadamente, puedo decir que ese es mi caso. El matrimonio, para mí, y con mayor razón el formar una familia, para mí, ha sido la mayor motivación para crecer -en todos los aspectos.

¿Qué quieres tú? ¿Qué les funciona a tí y a tu pareja? ¿Estás de acuerdo conmigo, o estoy loca? Deja tus comentarios, y sigamos aprendiendo juntas.

Marcia Benavides Villafranca

Nací y crecí en Ciudad Victoria. Creo que la familia es primero, que todo tiene una razón de ser, y me esfuerzo por encontrar siempre el lado positivo de las cosas.

De profesión, soy abogada egresada de la Universidad La Salle en esta ciudad. Por convicción, escribo con la misión de promover el desarrollo personal, la inteligencia emocional y el optimismo, bajo el lema que aprendí de mi abuelita, ¡siempre pa´delante!.

Sígueme en www.marciabenavides.com