Reflexiones Victorenses

¿En qué te pareces a El Chapo?

Publicado el 15 de julio de 2015

El poder de la gente es más fuerte que la gente en el poder.”
– Dale Partridge

A raíz de la (nueva) fuga de “el chapo”, el comentario general en las reuniones y en las redes sociales es, por supuesto, todo lo malo que tiene México.

Veo, con bastante decepción, que mucha gente opina sin la menor información y “comparte” notas del tema en su perfil de Facebook con base en el puro encabezado y una foto llamativa, ¡sin ni siquiera leer la noticia! Pero eso sí, agregan un comentario del estilo: “México, no vales madre”.

Hoy aprovecho este espacio para recordarles, especialmente a esas personas que escogen ver sólo lo negativo, que México amigos, somos todos.

Y sí bien tú y yo no tenemos posibilidad de decidir quién entra y quién sale de un penal, sí tenemos, con toda seguridad, muchísimo poder.

El problema es que lo menospreciamos, creyendo tontamente que “los que pueden hacer la diferencia son unos rateros”. Y es verdad, muchos de los que están en lugares de poder son personas sin escrúpulos. Pero si no podemos hacer nada al respecto, ¿por qué no empezamos tú y yo por poner el ejemplo?

“El precio de desentenderse de la política es ser gobernados por los peores hombres.” – Platón
Déjame decirte algo, no importa donde estés, tú también puedes hacer una diferencia. Y grande.

Tú tienes más poder para cambiar a México del que imaginas, y créeme, no tiene nada que ver con darle “retweet” a una noticia amarillista y pobremente redactada.

La educación, el trabajo honesto, el arte, el emprendimiento, el activismo social, y “simplemente”, el ser un ciudadano responsable, y un(a) hijo(a), papá o mamá ejemplar, hacen una pequeña-gran diferencia en nuestro país, cada día, todos los días. Nos guste o no.

De manera que no, tal vez no tienes nada que ver directamente con que un tristemente famoso delincuente burle todo el sistema político y de gobierno de nuestro país, pero ¿cómo tienes qué ver, indirectamente? Y te lo pregunto porque, sin lugar a dudas, cada “pequeña” acción que tú decides para ti y para tu familia, repercute de algún modo en la sociedad.

¿Sabes dónde, con quién y qué están haciendo tus hijos? ¿Sabes si de alguna manera tus acciones están contribuyendo al fortalecimiento de todo lo que está mal en nuestro país?

Sé de conocidos que critican fuertemente a funcionarios públicos y al propio presidente de la república, pero son consumidores regulares de marihuana. Ojalá me lea alguien que esté en esa situación porque quiero decirles algo: están promoviendo violencia, muerte, secuestros, inseguridad, la corrupción, y en general, todo lo que ustedes mismos critican. Igual para los que se la pasan en casinos, los que típicamente están manejados con dinero proveniente de negocios ilegales.

Dudo mucho que “el chapo” haya empezado siendo el jefe de su pandilla, probablemente empezó como cualquier mal ciudadano, fallando en las pequeñas cosas.

Y si tú no pagas impuestos, y si le das “mordida” al tránsito, y si faltas a tu trabajo sólo porque te dio flojera, y si vas al trabajo pero no lo haces honestamente y con dedicación, y si te excusas en que “no hay trabajo” para no hacer nada, y si permites que tus hijos sean irrespetuosos con sus abuelos y sus maestros, y si le haces la vida imposible a tu vecinos, y si te molesta el crecimiento de tus compañeros de trabajo, si estás provocando o permitiendo una vida de violencia en tu propia casa, y si haces uso deshonesto de los viáticos que te da tu empresa o fuente de trabajo, si quieres comprar alcohol después de la hora oficial… con todo respeto, tal vez eres parte del problema, tal vez eres de lo “peorsito” que tenemos. Tal vez, de alguna manera, te pareces a “el chapo”.

No nos confundamos. México somos todos. Y espero no estarme explicando mal, de ninguna manera quiero decir que dejemos de criticar aquello que necesita cambiarse, al contrario, lo que quiero decir es que lo señalemos, y que enseguida, hagamos algo por cambiarlo nosotros mismos.

Hoy más que nunca necesitamos todos los mexicanos y mexicanas dar el extra. Tal vez en algún momento de la historia era suficiente con que cada quien pusiera su granito de arena, no lo sé. Lo que sí sé es que hoy no basta con eso. Hoy necesitamos hacer todo lo propio, lo mínimo (trabajar, cuidar a la familia, ser buenos vecinos, ser parte de una cultura incluyente y respetuosa, de tolerancia ante las diferencias de opinión, etcétera), y además, ir más allá.

Hay mil maneras de ayudar al prójimo y a tu país: puedes poner tu negocio, puedes ser voluntario en algún hospital, puedes unirte a alguna asociación civil, puedes donar tu tiempo y/o dinero a alguna causa social, puedes enseñar a otras personas alguna habilidad que tú domines, puedes denunciar -con fundamento y propuesta- lo que tú ves que está mal, puedes sonreírle a un desconocido… puedes ser mejor persona. Hagámoslo juntos. Sin te interesa recibir gratis tips e ideas de reflexión como esta, suscríbete a mi blog para seguir en contacto y siéntete con toda la confianza de escribirme personalmente para platicar y crear juntos!

¡Siempre pa´delante!

Marcia Benavides Villafranca

Nací y crecí en Ciudad Victoria. Creo que la familia es primero, que todo tiene una razón de ser, y me esfuerzo por encontrar siempre el lado positivo de las cosas.

De profesión, soy abogada egresada de la Universidad La Salle en esta ciudad. Por convicción, escribo con la misión de promover el desarrollo personal, la inteligencia emocional y el optimismo, bajo el lema que aprendí de mi abuelita, ¡siempre pa´delante!.

Sígueme en www.marciabenavides.com