Reflexiones Victorenses

En verdad, ¿siempre hay algo bueno en todo?

Publicado el 15 de noviembre de 2016
Share on Facebook5Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Share on LinkedIn0Digg thisShare on Tumblr0Email this to someone

“Todo tiene belleza, pero no todos los ven.” – Confucio
Soy de la personas que cree firmemente que en cada acontecimiento que nos pueda tocar en esta vida, siempre hay algo positivo- una lección, un aprendizaje, algo.

Definitivamente, sin embargo, hay casos en los que es más difícil encontrar ese lado “bueno” y hay días en que es necesario buscar más de lo normal para encontrarle lo bueno. Aún así, siempre podemos encontrarlo si nos decidimos y tenemos fe. Recuerda ese dicho, “la esperanza nunca muere.”

Ante las situaciones más tristes que una persona pueda imaginar, humanamente es normal y hasta lógico preguntarnos ¿qué tiene esto de bueno?, ¿por qué a mí?, ¿por qué yo?, pero sabes, hoy te comparto que he tenido la bendición a lo largo de mi vida de compartir con gente tan fuerte de espíritu, positiva, verdaderos guerreros y guerreras que me han enseñado que, en efecto, sí hay algo bueno en todo.

Recientemente una amiga me invitó a colaborar con una asociación que apoya a mujeres que están atravesando la lucha contra el cáncer de mama, fue muy valioso para mí conocer a varias de ellas y me enseñaron mucho. Estas bellezas, en medio de lo tremendo que puede ser esta batalla, tienen algo en común: todas le han encontrado lo positivo a esta experiencia de vida. Hubo quien dijo que el cáncer le ha mostrado lo fuerte que es, pues ella siempre pensó que era todo lo contrario. Alguien platicó que a partir de su diagnóstico empezó realmente a vivir y a amar. Otra amiga más compartió que se ha dado cuenta de que, al estar combatiendo con todas sus fuerzas el cáncer al mismo tiempo que educa sus hijos pequeños y cuida su matrimonio, se ha dado cuenta de que les está dando a sus hijos un maravilloso ejemplo de valentía y fortaleza. ¡Wow!

Al escuchar estos testimonios maravillosos que a una le dan una imaginaria bofetada y la despiertan fuerte a analizar qué estoy haciendo con mi vida, ¿en realidad soy lo más positiva y optimista que puedo ser? ¿estoy haciendo todo lo que puedo por mi prójimo?, doy gracias a Dios por tantas bendiciones, y también por las pruebas en mi vida.

Una amiga de mi familia, después de un embarazo dulce, bello y difícil a la vez, de tanta espera con tanto amor y tanta fe, acaba de perder a su bebé de unos días de nacida. Y nuevamente, en esta situación de dolor inimaginable para la mayoría de nosotros/as, veo como ella y su familia han decidido ver lo bueno de esta pérdida, que en realidad es ganancia, y agradecer la bendición de tanto amor a su alrededor. Ellos comparten que, a través de la vida de su pequeñita y su paso fugaz por este mundo, han podido experimentar como nunca cosas extraordinarias: el despertar de muchas conciencias, la unión de las familias, el fortalecimiento de la fe y los valores, la inspiración, la solidaridad humana (aun entre personas que no se conocen), el recordatorio de que el amor es el sentimiento más grande y fuerte y que, aun cuando hay muchas cosas mal, y aunque sea yo una cursi, el bien siempre triunfa, y sí, somos más los que decidimos amar.

“No todo es bueno, pero hay algo bueno en todo.”
Sé que no es fácil, pero quiero invitarte hoy a empezar a entrenar tu mente a buscar lo positivo en todo lo que te sucede, a pensar positivo. Porque además, recuerda que esta vida es 10% lo que te pasa y 90% cómo reaccionas a eso que te pasa. Es decir, tu actitud hace siempre la diferencia.

Si estas personas de quienes te platico, han podido encontrar la luz y la belleza aún en las situaciones más difíciles que un ser humano pueda enfrentar, estoy segura de que tú y yo podemos encontrar lo bonito en las cosas triviales de nuestros días.

Desde aquí, mi respeto, mi admiración y agradecimiento por su ejemplo, un abrazo muy fuerte y mis oraciones, con todas esas personas que hoy estén pasando por una experiencia difícil. Sepan que no están solas; somos más los buenos.

Si te gustó esta reflexión, por favor ayúdame a compartirla. Entre tanta mala noticia en el mundo hoy, la intención aquí es llegar a cuanta gente podamos con mensajes positivos y de esperanza.

Si te gustaría compartir tu experiencia u opinión, me dará mucho gusto leer tus comentarios abajo. Nos leemos pronto,

-Marcia

Marcia Benavides Villafranca

Nací y crecí en Ciudad Victoria. Creo que la familia es primero, que todo tiene una razón de ser, y me esfuerzo por encontrar siempre el lado positivo de las cosas.

De profesión, soy abogada egresada de la Universidad La Salle en esta ciudad. Por convicción, escribo con la misión de promover el desarrollo personal, la inteligencia emocional y el optimismo, bajo el lema que aprendí de mi abuelita, ¡siempre pa´delante!.

Sígueme en www.marciabenavides.com