Reflexiones Victorenses

¿Eres buena amiga?

Publicado el 30 de abril de 2014

Hay quien opina que cuando una amistad es verdadera, no importa lo que hagas, ni importan el tiempo ni el espacio, permanecerá. Yo pienso que la amistad, como cualquier otra relación, debe cultivarse.

Especialmente entre mujeres, tendemos a referirnos a muchas conocidas como amigas, pero cuando se trata de la verdad sabemos quiénes son verdaderamente las que están ahí para nosotros y viceversa, para las que nosotras estamos dispuestas a estar. Esto, tomando en cuenta que hay amigas para todo, pues difícilmente podemos esperar que una chava reúna todas nuestras necesidades, que sepa escuchar, que tenga los mismos intereses que nosotras, que comparta también mis tiempos libres y por tanto siempre esté disponible para convivir cuando yo lo esté, etc. Por ello digo, hay amigas para todo; hay amigas para platicar planes y carreras profesionales y motivarnos mutuamente, hay amigas para salir de fiesta, hay amigas a quienes les puedes platicar cuestiones personales más fácilmente y sabes que no te van a juzgar, hay amigas con las que puedes salir con tus hijos porque ellas también los tienen y simpatizarán más, y así sucesivamente. Y no es que tu amiga que no tiene hijos no pueda hacerte el favor de cuidar los tuyos alguna vez, ni que tu amiga para el café no pueda acompañarte al antro, simplemente todas tenemos personalidades distintas y estamos en diferentes momentos de nuestras vidas, por eso no coincidiremos en todos los momentos, lo que no nos hace menos amigas; al contrario, nos une en nuestras diferencias.

Lo esencial es reconocer quiénes son verdaderas. Y esto me lleva a lo más importante, la auto-reflexión. Preguntarme a mí misma; ¿soy verdadera? ¿soy buena amiga? ¿para quién?

Es totalmente incongruente esperar la amiga más fiel, la que siempre está ahí, la que siempre da desinteresadamente, y no dar yo misma todo eso a cambio. Por eso es tan importante autoevaluarnos. No está mal analizar si la amistad de alguien es real, sincera o no. Pero no olvidemos que también la amistad que nosotros entregamos tiene derecho a ser calificada.

Considerando lo anterior y tomando en cuenta que la mayoría de las personas están estos días de vacaciones, por lo que tenemos un poquito más de tiempo para invertir en cosas personales, hoy te invito a dos cosas: 1. Evalúate. Puedes hacer una lista, aunque sea mentalmente, de todas las cualidades que tú aprecias en una amiga, y ahora (sinceramente) responde cuántas de esas virtudes tienes y ofreces tú. Y 2. Conecta. Aprovecha estos días libres para darle mantenimiento a tus amistades. Una llamada, un whatsapp, un inbox. No tiene que ser la conversación ni el email más largo, a veces con un simple “me acordé de ti y quiero recordarte que tqm”, es suficiente y trascendental. Una amiga, si bien sabe que siempre estás, también aprecia saber que piensas en ella.

#siemprepadelante

Marcia Benavides Villafranca

Nací y crecí en Ciudad Victoria. Creo que la familia es primero, que todo tiene una razón de ser, y me esfuerzo por encontrar siempre el lado positivo de las cosas.

De profesión, soy abogada egresada de la Universidad La Salle en esta ciudad. Por convicción, escribo con la misión de promover el desarrollo personal, la inteligencia emocional y el optimismo, bajo el lema que aprendí de mi abuelita, ¡siempre pa´delante!.

Sígueme en www.marciabenavides.com