Reflexiones Victorenses

Por esto no cumplimos nuestras metas

Publicado el 02 de febrero de 2016

No es falta de motivación. No es que no quieras dejar de comer harinas. No es que no puedas dejar de fumar de un día para otro. Es que te falta integridad.

Ser una persona íntegra quiere decir que haces lo que dices que vas a hacer. 

¿QUÉ ES LO QUE HACE A UN HOMBRE?

T. Harv Eker es un multimillonario y el famoso autor del libro “Los Secretos de la Mente Millonaria” (excelente por cierto), que ha vendido millones de copias en todo el mundo. Harv se dedica ahora a enseñar la psicología, metafísica y los principios para crear abundancia mental, emocional y por supuesto económica. Su lema es “talk is cheap”, con el que básicamente refiere más acción y menos palabras.

La semana pasada estaba escuchando una entrevista que le hicieron, y de entre muchas cosas que explicó, una en particular me llegó mucho y decidí hoy compartirla con ustedes, pues entendí qué me está faltando a la hora de lograr mis metas.

Le preguntaron a Harv, ¿qué es lo que hace hoy a un hombre exitoso?. Él contestó determinante: “Integridad”.

Me impactaron tanto sus palabras que te las voy a repetir lo más preciso que pueda (lo escuché en inglés):

“…¿Qué es lo que hace hoy a un hombre exitoso?

Harv: Una palabra. Integridad.

La mayoría de la gente ha perdido su integridad. Cuando pierdes tu integridad pierdes tu poder.

Todo mundo dice “aclama tu poder”, pero no se refieren a tu poder sobre los demás, sino a tu poder sobre ti mismo.

Cuando pierdes tu integridad y tu poder, pierdes la seguridad en ti mismo. Y los demás puedes oler tu debilidad y no quieren hacer negocios contigo. La característica más importante que tienes que desarrollar para ti, es la integridad… es lo que enseño a mis hijos… y esto es lo que quiero decir:

¡Haz lo que dijiste que harías! No excusas. Si dices que vas a hacer algo, hazlo. Puede ser lo más simple. Como cuando vas a terminar una llamada y te dicen, “ahorita que cuelgue te mando eso en un email”, y el 99% de la gente no lo manda. O lo hacen al siguiente día. Pero eso no fue lo que dijiste que harías.

Si dices, te veo mañana en el café a las 9:00 a.m., ¿está bien llegar a las 9:05 a.m.? ¡No, no está bien! ¿Estoy siendo muy estricto? No, no estoy siendo muy estricto, ¿te digo por qué? ¡Porque eres un mentiroso! Dijiste que estarías ahí a las 9:00 y no estuviste. Simple. Blanco y negro.

¿Me preguntas que es lo que hace “hombre” a un “hombre? Una persona que mantiene su integridad. Que mantiene su palabra. Eso te da poder. Hacer lo que dices que vas a hacer, sin importar nada más…”

Puedes escuchar la entrevista completa en el siguiente link

Te la recomiendo bastante.

POR QUÉ ES TAN IMPORTANTE QUE SEAMOS ÍNTEGROS

¿Te acuerdas de la última vez que alguien “te quedó mal”? Te dijo que haría algo y no lo hizo. Te dijo que estaría allí y no estuvo. Quedó de llamarte y nunca llamó.

¿Recuerdas cómo te sentiste? Triste, defraudado(a), decepcionado(a), tal vez enojado(a). Difícilmente volverás a confiar en esa persona; si no puedes mandarte un simple email cuando dice que lo hará, ¿cómo puedes confiarle algo más?.

Lo mismo pasa contigo mism@. (Me acaba de venir a la mente una cita bíblica que dice que “Seamos fieles en lo poco”). Ahora entiendo.

Cuanto dices que vas a hacer o dejar de hacer algo, y no lo haces, te decepcionas a ti mism@. Te enojas contigo mism@. Te pierdes la fe y pierdes autoestima cada vez que no cumples tu palabra. Eventualmente, dejas de creer en ti.

¿QUÉ HACER?

Mira, yo lo he hecho infinidad de veces, estoy segura de que la inmensa mayoría de las personas nos hemos quedado mal a nosotros mismos.

La buena noticia es que hoy es un día nuevo y siempre podemos ser mejores. Simplemente, hagamos hasta lo imposible por no volverlo a defraudarnos a nosotros mismos.

Decide hoy ser una persona íntegra, honra tu decisión y cumple tus metas. Simplemente porque puedes. Yo creo en ti.

Ahora, me encantaría saber de ti en los comentarios abajo. ¿Cuál meta has dejado inconclusa una y otra vez y puedes retomarhoy?

Nos leemos pronto. Con cariño.

Marcia Benavides Villafranca

Nací y crecí en Ciudad Victoria. Creo que la familia es primero, que todo tiene una razón de ser, y me esfuerzo por encontrar siempre el lado positivo de las cosas.

De profesión, soy abogada egresada de la Universidad La Salle en esta ciudad. Por convicción, escribo con la misión de promover el desarrollo personal, la inteligencia emocional y el optimismo, bajo el lema que aprendí de mi abuelita, ¡siempre pa´delante!.

Sígueme en www.marciabenavides.com