Reflexiones Victorenses

Por qué la Navidad es mi época favorita del año

Publicado el 17 de diciembre de 2014

Con independencia de si eres un cristiano practicante o no, si vives el tiempo de adviento y navidad, puedes asegurar el éxito del 2015 en tu vida.

Hay para quienes Diciembre prácticamente quiere decir bajar el estado de ánimo y darle entrada a la tristeza. Para algunos, sucede porque en meses anteriores perdieron a un ser querido y este tiempo de convivencias les hace recordar esa ausencia, para otros son mortificaciones porque no hay dinero para los regalos, la cena o la fiesta, luego están a los que les deprime el frío… y así la lista puede seguir con mil razones para sacar lo negativo de la época.

Estemos atentos a todo lo que nos impide disfrutar de esta época decembrina y que nos quita, o nos impide alcanzar, la paz que tanto deseamos. Recordemos que todo en exceso es malo y particularmente este tiempo, en teoría de renovación espiritual, nos ofrece todas las oportunidades para excedernos y olvidarnos de su principal sentido. Comemos y tomamos como si se fuera a acabar el mundo, y gastamos tiempo y dinero en cosas que no valen la pena.

Dejemos eso atrás. Te invito a que saborees todo lo que tengas la bendición de comer- no todos tienen la ventaja de tener esas cenas espectaculares. Disfruta lo que bebas- el alcohol favorece el estado de ánimo alegre y sensible, gózalo, de tal manera que la pases padrísimo con tus amigos y familia, y nunca al contrario.

POR QUÉ PARA MÍ ESTAMOS ES LA MEJOR ÉPOCA DEL AÑO

Porque pienso que si tienes mil motivos para sentirte triste, puedes tener mil uno para sentirte agradecido y feliz.

De entrada, creo que a la mayoría nos gustan las vacaciones del trabajo o los estudios, las fiestas, la convivencia con la familia y los amigos, comer rico y brindar por todo lo alcanzado en el año.

Pero más importantemente, me gusta la época decembrina porque me recuerda que siempre hay esperanza y que siempre se puede volver a empezar. Creo firmemente que si de hecho viviéramos el adviento y la navidad, a todos nos encantaría Diciembre y cada año sería mejor para todos. No necesitamos ser santos para aprovechar este tiempo y revivir, o empezar a vivir, tal como Dios quiere que lo hagamos. Felices.

El adviento es tiempo para que reflexionemos y hagamos los cambios necesarios, para que pidamos perdón y perdonemos, para que comencemos de nuevo, para limpiar asperezas y dejar atrás lo que ahí se tenga que quedar. Para volver a intentar. Es la época que tu corazón estaba esperando para salir de donde quizá esté, de la tristeza, la desesperanza, la negatividad.

Seguramente en estos días regalarás algo y recibirás también regalos. Pues bien, regálate a ti mismo lo que mereces: vive este tiempo como nunca antes lo has vivido, atrévete a experimentar el adviento de manera que recibas la navidad abriendo tu vida y tu corazón a Jesús.

Ahora sigue la actitud positiva, de optimismo, de reconciliación, con más ilusiones, nuevas metas, nuevos sueños, un nuevo comenzar. Démosle a nuestra alma un respiro. Decide ser la mejor persona que puedas ser. ¡Se feliz! Te sonará trillado pero siempre funciona: limpia tu casa. Regala la ropa que ya no usas. Arregla lo que tengas que arreglar, habla con quien tengas que hablar, prepárate… espera. Lo mejor está por llegar.

Y Siempre pa´delante!

Marcia Benavides Villafranca

Nací y crecí en Ciudad Victoria. Creo que la familia es primero, que todo tiene una razón de ser, y me esfuerzo por encontrar siempre el lado positivo de las cosas.

De profesión, soy abogada egresada de la Universidad La Salle en esta ciudad. Por convicción, escribo con la misión de promover el desarrollo personal, la inteligencia emocional y el optimismo, bajo el lema que aprendí de mi abuelita, ¡siempre pa´delante!.

Sígueme en www.marciabenavides.com