Reflexiones Victorenses

¿Por qué salir a votar mañana?

Publicado el 04 de junio de 2016

¿Qué piensas cuando escuchas la palabra “política? ¿Decepción, coraje, tristeza, impotencia, “asco”?.

En términos generales, creo que podemos afirmar que la connotación de la actividad política hoy en día en México, tristemente, se ha vuelto negativa.

La mayoría de las y los mexicanos se sientan defraudados cuando piensan en políticos, el hartazgo está por las nubes y la desconfianza e incertidumbre en tiempos de contiendas electorales no puede aumentar más; ciertamente no ayuda el estilo de campañas que estamos viviendo y el nivel de muchos de los candidatos y políticos que actualmente tenemos en México. Si bien, el tipo de “campaña” de los que no nada más no proponen, sino que basan su “propuesta” en descalificar al partido opuesto, no es nada nuevo, ahora tenemos además que soportar majaderías como slogans de campaña… coincidamos entonces, urge un cambio.

LAS COSAS CAMBIAN CON TU VOTO, NO CON TU OPINIÓN

Pocos o muchos los avances en cuestión del derecho de expresión, lo cierto es que hoy casi cualquier persona puede ventilar su opinión, y en cuestión de minutos hacer o deshacer reputaciones enteras, esto por supuesto gracias a la chulada de combo que es el internet, las redes sociales y el whatsapp. El problema es que la inmensa mayoría de las opiniones en tema de política y cuestiones electorales, no tienen ni fundamento ni argumentación; dale un leída rápida al Twitter y Facebook, y encontrarás infinidad de quejas, de “yo creos”, “yo piensos”, y muy pocas propuestas.

No me malentiendas por favor, desde luego hay que defender la libertad de expresión (ei, yo tuve que abrir un blog » www.marciabenavides.com » para sacar tanto que tengo que decir), lo que sí digo es que la palabra, escrita o hablada, por mucho que se le arregle, será siempre sólo palabrería, y que para lograr algo, hay que acompañarla necesariamente de acción.

¿Pero cuál acción? Con tristeza he escuchado mucha gente diciendo que no tiene caso votar, que todos los partidos son lo mismo, que no hay a cuál candidato irle y entonces para qué votar, que nunca sabremos si las elecciones son reales o finalmente gobernará el candidato que haya ganado “la negociación”, etc., etc., etc. Ante esta realidad, lo que menos pretendo es contribuir a especulaciones sin sentido ni objetivo, me enfocaré en compartirte las siguientes:

3 RAZONES PARA VOTAR

Respeto mucho tu opinión como espero que respetes la mía, así que al margen de las ideas con las que tú o yo podamos simpatizar, te doy mis 3 principales razones para sí ir a votar este domingo.

Primero. Decir que “no se te da” o “no es lo tuyo” (la política), es tanto como decir que no te importa si sube o baja el salario mínimo, que da lo mismo el precio del dólar, que no es relevante si hay más becas para estudiantes y mejores créditos para emprendedores, o que a ti simplemente te vale la calidad de servicios de salud de la ciudad y estado en el que vives. ¿Exagero? No lo creo. ¿Por qué? Porque la política está en todo, desde en esas cosas que damos por hecho, como si pasa o no pasa el camión recolector de la basura por la colonia. Quien tú eliges como gobernante o representante ante el congreso, VA A VOTAR POR TI en todos esos temas. O lo que es lo mismo, si no votas, no tienes voz.

En otras palabras, tu opinión, esa que publicas en Facebook y quieres que la lean y contesten los políticos, la expresas directa y claramente a través de tu voto. Vaya, es completamente contradictorio que alegues en las redes sociales y no en las urnas.

Segundo. Hoy damos muy casualmente por hecho que, siendo mayores de 18 años, podemos votar, y olvidamos que no todas las personas tienen el privilegio de vivir en un Estado democrático, mucho menos el derecho reconocido ni la posibilidad real de votar. Aún hay países viviendo bajo opresiones y dictaduras de hecho.

En México, la participación plena de las comunidades indígenas en los procesos electorales se reconoció apenas con la reforma al artículo 2º de la Constitución Política Federal de octubre de 2014. (Y eso que tuvimos un Presidente de origen indígena…)

Si eres mujer, con mayor razón, no viene al caso que profundice en asuntos feministas, pero por favor ve a votar. Sabemos de antemano que hay culturas en las que, al día de hoy, las mujeres no tienen derecho a opinar sobre la situación legal de sus hijos o derechos de propiedad. Recuerda además que en México las mujeres pudieron votar hace apenas 61 años- eso quiere decir que cuando nació tu mamá o tu abuela todavía no tenían derecho a votar las mujeres, ¡sólo 1 o 2 generaciones atrás de nosotros!. El último país del mundo en aceptar el voto femenino fue Arabia Saudita en 2011, ¡y no pudieron ejercerlo las mujeres hasta apenas en el 2015!

Tú eliges si sales o no sales mañana a hacer notar tu voz, por favor sólo sé consciente de que tuvieron que pasar muchos años de lucha para que hoy, todas y todos los mexicanos tengamos la posibilidad real de votar libremente.

Tercero. Votar es tu derecho, pero es también tu obligación- legal, cívica y moral. Si quieres seguir opinando, sal mañana a votar.

“No preguntes que puede hacer tu país por ti, pregunta qué puedes hacer tú por tu país.”
-John F. Kennedy

Marcia Benavides Villafranca

Nací y crecí en Ciudad Victoria. Creo que la familia es primero, que todo tiene una razón de ser, y me esfuerzo por encontrar siempre el lado positivo de las cosas.

De profesión, soy abogada egresada de la Universidad La Salle en esta ciudad. Por convicción, escribo con la misión de promover el desarrollo personal, la inteligencia emocional y el optimismo, bajo el lema que aprendí de mi abuelita, ¡siempre pa´delante!.

Sígueme en www.marciabenavides.com