Reflexiones Victorenses

¿Qué es (y qué no es) ser positivo?

Publicado el 05 de febrero de 2015

A veces, cuando ando “tóxica” (así nos decimos mi esposo y yo cuando uno de los dos nos quejamos o criticamos algo), él me ha dicho entre bromas cosas como: “¡que te escucharan los de tu blog! ¿no que muy positiva? Así que revisando el blog, me di cuenta de he escrito sobre por qué conviene ser positivo y cómo serlo pero no me he detenido a analizar qué es ser positivo.

Ser positiva no significa que nunca sienta tristeza, o enojo, o frustración. Tampoco quiere decir que no vea todo lo malo que hay en el mundo, los problemas a mi alrededor, que no sepa la realidad en la que vivimos o que quiera negarla. Ser positiva tampoco es pretender o fingir que todo el día, todos los días ando al 100 con la mejor actitud.

Ser positivo es una actitud y es un estilo de vida, es una decisión. Es simplemente ver lo bueno y lo malo, y decidir enfocar mi pensamiento y mis emociones en lo positivo. Es querer ver el vaso medio lleno.

Ser positivo es una lucha diaria; no siempre es fácil mantener una actitud positiva, especialmente si no estás acostumbrado o vives en un entorno que es todo lo contrario, ya sea en tu casa o trabajo, claro que puede haber factores ajenos a ti que te hagan más complicado darte cuenta de que el sol sale para todos, pero como todo, es cuestión de practicar.

Ser positivo es reconocer que tenemos sentimientos y emociones buenas y malas y escoger las que más nos sirven y mejor provecho nos representan, las positivas. Te pongo mi ejemplo más reciente.

Hace meses planié un viaje con mi esposo y un grupo de primos y amigos a la feria de León, para ir a ver Vicente Fernández en su última presentación en palenque, moría de ganar de ir, estaba realmente emocionada, compramos los boletos con mucha anticipación (la página de internet fallaba, éramos muchos y no se podían comprar más de cierta cantidad de boletos por cada tarjeta de crédito, en fin…), pedí permiso en mi trabajo para faltar un día (lo que compensé trabajando dos días antes horas extras hasta sacar los pendientes laborales), pedimos el favor para que nos cuidaran a Luis Alejandro mi bebé (armar maleta, pañalera y comidas y todo lo que pueda necesitar un bebé de 9 meses es todo un evento), total la fecha llegó el fin de semana pasado. El jueves en la noche dejamos al bebé en casa de mis suegros y nos reuniríamos con los demás el viernes a las 8 am para desauynar y de ahí agarrar carretera.- Viernes cuatro de la madrugada nos llama mi suegra para decirnos que Luisito tenía fiebre y le había cambiado 4 pañales en ese rato. Para resumirte la historia, Luis y yo nos quedamos. Pi pi pi.

Tomar la decisión no fue difícil, pues siempre hay que poner prioridades y obviamente en este caso lo era la salud de mi hijo y estar con él , así que no dudamos en cancelar nuestra ida. Pero eso no significa que no me haya agüitado tener que cancelar un plan que tenía meses esperando, yo ya me veía en el palenque cantando con drink en mano y disfrutando con mi esposo, familia y amigos, ¡claro que me dolió! También tenía ya agendada una cita con una escritora que admiro y vive en León… y además dicen que ahora sí Vicente Fernández se nos jubila…

El punto es, ¡claro que fue decepcionante! Claro que sentí tristeza y me permití sentirla mientras escuchaba voicenotes de “Hermoso Cariño”; PERO, al final del día, NIMODO. Como me dijo mi esposo, hay que darle vuelta a la página. Todo pasa para algo y hay que ver lo positivo de la situación; los días que pensábamos pasar fuera de la ciudad los disfruté bastante cuidando a mi bebé y en distintas actividades. Además, los boletos del concierto se los vendimos a dos amigos que iban a comprar allá en reventa, por lo que ellos no gastaron de más ni batallaron, al final las cosas salieron bien, y no pasa nada.

Esa mañana, entre los mandados por lo del bebé y organizar papeles porque los tickets estaban a mi nombre y la reservación de hotel con el nombre de mi esposo; él y yo dimos gracias. Gracias a Dios porque nuestro “problema” era por un simple concierto, o sea mera diversión, y lo de Luisito no fue nada grave, al día siguiente se curó, y afortunadamente teníamos dinero para comprarle medicinas, leche especial y exámenes de laboratorio. ¡¿Cuánta gente está luchando contra un cáncer y además sin dinero, o tuvo un accidente en carretera y perdió la vida, ese mismo fin de semana?!

A mi manera de ver las cosas, de eso se trata la vida y eso es ser positivo. Es sacar lo bueno dentro de lo malo y ser optimista en la confianza de que todo es para bien. Dios no se equivoca.

Con todo el corazón, te animo hoy a que practiques ser una persona positiva. Insisto, no quiere decir que nunca te sientas mal o no puedas tener un mal momento, sí se trata de hacer consciencia de que un mal momento no tiene que ser un mal día y un mal día no tiene que ser una mala vida.

Siempre pa´delante!

Marcia Benavides Villafranca

Nací y crecí en Ciudad Victoria. Creo que la familia es primero, que todo tiene una razón de ser, y me esfuerzo por encontrar siempre el lado positivo de las cosas.

De profesión, soy abogada egresada de la Universidad La Salle en esta ciudad. Por convicción, escribo con la misión de promover el desarrollo personal, la inteligencia emocional y el optimismo, bajo el lema que aprendí de mi abuelita, ¡siempre pa´delante!.

Sígueme en www.marciabenavides.com