Béisbol

Beisbol desde el sillón.

Publicado el 23 de noviembre de 2016

EL GRAN CACHORRO

Nunca podemos pronosticar lo que los guardianes del diamante nos tienen preparado. Podemos pasar veinte años esperando la consagración de un pelotero espectacular y nunca verlo llegar a la gloria, podemos ver ganadores de galardones individuales pero jamás probar el sabor de una serie mundial, hay otros que se ven recompensados por su éxito a la mitad o al final de su carrera. La caprichosa pelota nos llena de sus maravillosas historias así que nunca exigimos que nos entregue lo que nos ha dado en 2015 y 2016, al cachorro que ya intimida como un gran oso.

Hace casi 25 años apenas, en enero de 1992 en Las Vegas, Nevada iniciaba la historia del pelotero que hoy en día es el más valioso de todos los jugadores que compiten la Liga Nacional de las grandes ligas del beisbol. En 2013, los Cachorros de Chicago en la segunda selección general del draft de ese año, elegirían a Kristopher Lee Bryant para formar parte de su organización.
Kris Bryant inició en la organización de los Cubs desde lo más básico en su sucursal de Clase “A”, los Halcones de Boise. Para el siguiente año en 2014, Kris Bryant ya jugaba con el equipo “AA”, los Smokies de Tenesse donde rápidamente fue promovido en ese mismo año al equipo de “AAA”, los Cachorros de Iowa. En ese año, el famoso ranking de prospectos que cada media temporada de MLB elabora el periodista Keith Law y que es de gran referencia en el mundo del beisbol, fue colocado como el número 1. Al final del año, Kris fue nombrado jugador del año de todas las menores, ganó el premio de más cuadrangulares en su liga y se afianzó como el mejor prospecto para las grandes ligas.

En 2015, los Cachorros de Chicago lo llamaron al Spring Training de cara a la nueva temporada. En 40 turnos de la pretemporada de los Cubs, pegó nueve vuelacercas y bateó para .425. Impresionante para un novato. A pesar de eso, no inició la temporada con el equipo de MLB.
El 17 de abril de 2015 fue llamado por primera vez a la gran carpa. Ese día haría su debut ponchándose tres veces y bateando de 4-0. Al final del partido el manager Joe Maddon declaró que lo había llamado por su excelente capacidad a la defensiva y que no había nada de qué preocuparse. Al día siguiente, en su segundo partido, pegó de hit y el resto es historia. En su primer año sus 154 imparables, 26 cuadrangulares y su .275 de promedio al bat más sus excelentes actuaciones en la antesala le valieron el premio al novato del año de la liga nacional.

Iniciaba el 2016 y las exigencias sobre este tercera base parecían inmensas. Y bueno, a usted yo ya le he dicho lo que hicieron los Cubbies en 2016. Kris y su .292 de promedio en el plato junto con los 39 palos de vuelta entera y los 102 traídos al plato fueron fundamentales para
llevar a su equipo a octubre. En esta recién terminada postemporada nos regaló tres jonrones que adornan el .308 con el madero. Kris Bryant demostró que el premio del novato del año conseguido el año anterior era solo la presentación antes de conducir a su equipo a ganar la serie mundial después de 108 años. Por su puesto que fue nombrado el jugador más valioso del año.

Así que, con 24 años de edad y solo habiendo jugado dos temporadas en el diamante más espectacular del planeta; Bryant ya ganó novato del año, jugador más valioso y es campeón de serie mundial. Él es apenas el tercer beisbolista en la historia en ganar en dos años estos tres grandes galardones (Cal Ripken Jr. 1982-1983 con Orioles y Dustin Pedroia 2007-2008 con Red Sox).

Este solo es el inicio de una muy prometedora carrera, con los pies en la tierra debemos ser conscientes en que esto apenas empieza y vendrán altibajos para este jugadorazo en los próximos años. Pero, ya ganó todo lo que grandes leyendas tardan mucho en conseguir y algunas otras nunca llegan a hacerlo.
Que la carrera de Kris siga llena de galardones. Que este cachorro, aunque parece un gran oso, no baje los brazos y trabaje en regalarnos una carrera de ensueño, que se convierta en el ídolo que todos queremos ver cada vez que se canta un playball.
Aquí, desde el sillón, sigamos maravillados con las grandes estrellas que nos brinda la muy caprichosa pelota.
AP

Alejandro Nicolás Peña Salazar

Apasionado del béisbol, seguidor incansable de toda la actividad de la pelota en el mundo, aficionado de los Phillies. Fanático de las grandes atrapadas y los cerrados duelos de pitcheo, creyente del juego limpio y del talento natural. Creador y editor de www.desdeelsillon.mx ; analista, columnista y comentarista del rey de los deportes. Orgulloso de haber nacido en Ciudad Victoria con el juego en la sangre y con el deseo de impulsar a las nuevas generaciones a que conozcan la magia que surge del diamante.