Béisbol

Hasta siempre A-Rod

Publicado el 18 de agosto de 2016

Los guardianes del diamante son todos aquellos que consiguieron transformar en parte, el gran juego de pelota. Los que rompen esquemas, los que cambian partidos, los que portan con especial orgullo la camisola del equipo, esos que siempre encontrarán la manera de gobernar el corazón del fanático.

La generación que crecimos con esos Yankees, seamos o no aficionados a los Mulos, sabemos perfectamente que los nombres que marcharon por el Bronx del 2004 a la fecha serán siempre recordados por todo seguidor del beisbol ¿Quién no estuvo al pendiente del jonrón de un tal Tino Martínez? Vimos como Bernie Williams y Hideki Matsui recorrían el jardín mientras Jorge Posada en la receptoría observaba como el capitán Derek Jeter comandaba la nave. Una cosa bárbara ver en la loma a titanes de la serpentina como Randy Johnson y Mariano Rivera. En serio que aunque no fuera Yankee, se volteaba a ver a este line up. Unos nombres dignos del espectáculo de la gran carpa, tarde o temprano irán entrando a Cooperstown. Como dirían los viejos conocedores; puro caballo. Poco a poco se fueron extinguiendo en el terreno de juego.

Los nombrados en el párrafo anterior, amigos, son peloteros que serán conmemorados en la historia como jugadores ejemplares. Deportistas orgullosos de ser ejemplo para las futuras generaciones, los de Nueva York han tenido jugadores que siempre respetaron el deporte, siempre amados y siempre odiados pero todo quedaba en un diamante. En 20 años más a mis hijos les platicaré del Capitán América y su elegancia en las paradas cortas, trataré de desmenuzarles la recta de cuatro costuras de Mo y les pondré el video de cuando ese pitcher larguirucho desapareció del planeta a una paloma con un lanzamiento.

Pero también, con mucha emoción, podré platicarles de ese que hoy la organización del equipo más tradicional de la gran carpa se encarga de manchar más su ya manchado nombre. Yo voy a recordar todos y cada uno de los días a un tercera base que nunca conoció una barda tan alta para frenar un batazo de cuatro esquinas. Les voy a decir aquí y ahora lo mismo que repetiré por siempre, ningún pelotero tiene el honor de pararse ante todos, explicar sus errores, pedir disculpas y meterse a entrenar a tope para demostrarle a todo el mundo que no es necesario usar porquerías para ser uno de los peloteros más admirables de los últimos 15 años.

Los hombres de pantalón largo y el manager de los Yankees se encargan de pisotear lo poco que queda de uno de los hombres más enamorados del juego. Se equivocó y volvió, ¿quién hace eso? Él respira y transpira beisbol. Joe Girardi, mataste la ilusión de éste que solo quiere jugar pelota, si al menos tuvieras una mínima parte de la honorabilidad que posee tu pelotero lo habrías sabido utilizar para sacar del hoyo a esta gran novena que tienes en la lona. Demostró ser único en su clase, luego se equivocó y tocó fondo, fue castigado y volvió más fuerte. Los de pantalón largo erróneamente creen lo que significa vivir para pisar la tierra que rodea una almohadilla y que pueden cortarle la vida a ese que solo la mantiene porque puede tomar ese roletazo y quemar al enemigo en la inicial.

Si, tramposo aquella vez. Pero también, respetado y admirado cuando hizo todo por demostrar que él es un fenómeno de la pelota. Si, ídolo de multitudes y enaltecido en los momentos importantes. Si, presente y con la cara al sol cuando su equipo lo necesitó. Esas 14 veces elegido al juego de estrellas es solo un premio a los 3,115 hits conectados en su andar por los parques de pelota. Esa Serie Mundial lograda en 2009 es el adorno a su carrera construida con 696 palos de vuelta entera y tres premios al más valioso del año. En la gran carpa hay dos clubes de bateadores, el de los 500 HR y de los 3,000 imparables; en ambos es miembro honorable. El 13 en la franela de rayas debiera de ser retirado y para siempre elevado al cielo de las más brillantes estrellas, pero en un futuro cercano no va a pasar, no saben lo que hacen.

Alexander Emmanuel Rodríguez, benditos sean los Mariners y los Rangers que te dieron tu lugar. Esperemos que tus amados Yankees, por los que diste la vida, un día te den lo que mereces. A-Rod, es el Yankee bateador derecho con más jonrones en una sola temporada (54) y más producidas en postemporada, en ese mágico octubre de 2009 cuando trajiste a 18 al plato y ese mismo mes empataste a Ted Williams como los Yankees con más vuelacercas en playoffs (6) ¿Se acordará Girardi que lo hiciste campeón?

Aquí, desde el sillón, a Alex Rodríguez el homenaje que no le hace el equipo al que entregó su vida.

AP

Alejandro Nicolás Peña Salazar

Apasionado del béisbol, seguidor incansable de toda la actividad de la pelota en el mundo, aficionado de los Phillies. Fanático de las grandes atrapadas y los cerrados duelos de pitcheo, creyente del juego limpio y del talento natural. Creador y editor de www.desdeelsillon.mx ; analista, columnista y comentarista del rey de los deportes. Orgulloso de haber nacido en Ciudad Victoria con el juego en la sangre y con el deseo de impulsar a las nuevas generaciones a que conozcan la magia que surge del diamante.