Béisbol

La Fiesta de Octubre

Publicado el 27 de octubre de 2013
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Share on LinkedIn0Digg thisShare on Tumblr0Email this to someone

Bien dicen que las leyendas nacen en octubre. Hemos llegado a esa época del año en donde el sentimiento para todo aficionado a la pelota es agridulce. Todo el año esperamos el gran clásico de otoño, pero eso implica que después de la Serie Mundial habrá un receso de cinco largos meses en los diamantes de la gran carpa.

Sin duda, los guardianes del diamante se reservan lo mejor para el final y a pesar del sentir de cualquier aficionado hoy tenemos algo que absolutamente nadie puede negar y que, aparte, es algo raro. A los partidos decisivos llegan el mejor equipo de la Liga Nacional y el más ganador de la Liga Americana. Si eso no fuera suficiente, si juntáramos a los 30 equipos en una sola tabla, ¡estos dos son el primer lugar empatado! Son los que más ganaron a lo largo de todo el 2013. Son los que se merecen esto y así de fácil.

Pudimos vivir el resurgir de Piratas, la increíble segunda mitad de Dodgers y el dominio de Detroit desde la loma. Pero, la verdad, los más constantes desde que empezó esta temporada siempre fueron Cardenales y Medias Rojas. El espectacular juego de pelota de otros equipos nos hizo voltear la mirada y no vimos a los que jugaban béisbol. En lo personal, todo octubre mencioné a Los Ángeles y a los Tigres como mis favoritos para el clásico de otoño.

Ambas novenas, Boston y San Luis, terminaron con 97 ganados y 65 perdidos (la mejor marca de MLB en 2013). Los dos tuvieron que derrotar a los complicados comodines; los de la Americana a Tampa Bay y los de la Nacional a Pittsburgh. Después, contundentemente ambas escuadras aniquilaron a los favoritos de la afición antes mencionados. Es decir, más claro ni el agua.

¿Y si nos fijamos en estadísticas personales? Curioso, pues ningún jugador por si solo lidera alguna categoría, únicamente Jacoby Ellsbury, de Boston, quien terminó como el mayor ladrón de bases en la temporada con 52 atracos. Lo anterior nos dice algo que ya sabemos pero a veces olvidamos, este es un deporte de equipo. El diamante reconoce a los que se esfuerzan en conjunto para alcanzar la Serie Mundial.

Entrando de lleno a los juegos que disputan pati-rojos y pájaros rojos. Esta es el cuarto clásico otoñal entre ambos. Los de San Luis han ganado dos y los de Boston triunfaron en 2004. Especial atención a los que pueden pesar a la hora de batear; por un lado David Ortiz, Mike Napoli y Dustin Pedroia y del por el equipo de la Nacional, Yadier Molina, David Freese y Carlos Beltrán.

En mi opinión, quiero que gane Boston. Por alguna extraña razón San Luis siempre gana; después de Yankees es el equipo más ganador del béisbol. Voy con Medias Rojas aunque los Cardenales son ese tipo de equipo que no puedes descartar hasta el out 27 del último partido y si no me creen, sin meternos a los libros de historia, hace un par de años estaban moribundos contra Rangers y se levantaron estando a un strike de perder la serie en el juego seis. Está bastante parejo, de pronóstico reservado. Le digo, no se deje llevar por el resultado de un solo juego, acuérdese que es el que gane cuatro y por más abultada que se vea la pizarra, al final vale uno.

Y le paso un dato: De las últimas 10 series mundiales, en nueve ocasiones ha salido victorioso el que gana el primer partido. Pero, la pelota es caprichosa.

Aquí, desde el sillón, roguemos para que se vayan a siete juegos porque después viene el largo receso. Disfrutemos la gran fiesta de octubre.

AP

Alejandro Nicolás Peña Salazar

Apasionado del béisbol, seguidor incansable de toda la actividad de la pelota en el mundo, aficionado de los Phillies. Fanático de las grandes atrapadas y los cerrados duelos de pitcheo, creyente del juego limpio y del talento natural. Creador y editor de www.desdeelsillon.mx ; analista, columnista y comentarista del rey de los deportes. Orgulloso de haber nacido en Ciudad Victoria con el juego en la sangre y con el deseo de impulsar a las nuevas generaciones a que conozcan la magia que surge del diamante.