Box

Muhammad Ali, The Greatest

Publicado el 04 de junio de 2016
Share on Facebook2Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Share on LinkedIn0Digg thisShare on Tumblr0Email this to someone

Si de algo podemos estar seguros con respecto al boxeador Cassius Marcellus Clay, después conocido como Muhammad Ali, es que siempre estuvo dispuesto a levantar sus puños, siempre y cuando fuera dentro de un ring.

Han pasado 49 años desde que este hombre le probó al mundo, que lo que forma a un ser humano no es la capacidad de destruir, sino la habilidad de ver al prójimo como a un hermano.

A pesar de ser considerado como el mejor boxeador de todos los tiempos, teniendo una carrera con un total de 61 combates -de los cuales 56 fueron victorias (37 por KO)-, este hombre nunca tuvo intenciones de hacer un despliegue de su fuerza por motivos que no fueran relacionados al sano deporte.

unnamed

Debido a las creencias e ideales que poseía, Ali siempre mantuvo firme su postura al negarse rotundamente a participar en la invasión de Estados Unidos a tierras vietnamitas. Su increíble resolución también valió más que cualquier clase de amenaza y reprimenda en alusión directa a su carrera como boxeador.

Esto no sólo lo convirtió en un deportista excepcional, ya que su valor humano hizo que a nivel mundial se le considerara como un hombre con una moral incomparable.

Claro que el haber rechazado tajantemente su incorporación al ejército, trajo malas consecuencias para Muhammad, ya que un día de 1967, tras un mes y 15 días de su victoria ante Zora Foley, el Gran Jurado Federal de los Estados Unidos lo acusó de ser un desertor. Fue arrestado por evasión al servicio militar, despojado del título mundial y su licencia como boxeador fue suspendida por casi 4 años.

unnamed-1

En su discurso después de la negativa a participar en el conflicto armado, Ali mostraba un resentimiento evidente hacia su nación, ya que habló de su rechazo a la idea de “disparar en contra de sus hermanos sólo por la grandeza de América.”

“Ellos nunca me llamaron negro, nunca me trataron mal, nunca me robaron.”

Como no fue encarcelado, Muhammad dedicó todo el tiempo que pasó sin pelear para continuar con su vida como activista a favor de la reivindicación de los derechos civiles de la minoría negra en una nación que para los años 60’s, aún mostraba muchas tendencias racistas.

Después de un tiempo, la sociedad norteamericana comenzó a tomar aprecio por la manera de pensar de Ali. Para 1970, más de un millón de manifestantes se reunieron en Washington para exigir el retiro de las tropas estadounidenses de Vietnam; gracias a que esta noticia hizo un eco descomunal en el rubro del deporte, Muhammad fue amnistido.

Los cuatro años que pasó sin boxear, no impidieron que este hombre recuperara el título mundial de los pesos pesados en 1974. Mohammad Ali no sólo será recordado como una de las más grandes figuras del boxeo, sino también como un ejemplo global de la paz mundial. ¡Demos un gran hurra a “The Greatest”!

Con información de Sopitas

Los Editores

Somos una Revista Local con el objetivo de informar sobre temas de relevancia.