Fútbol Americano

Garrett y Romo no han hablado mucho durante el receso de temporada

Publicado el 03 de marzo de 2017

En anteriores recesos de temporada, Jason Garrett y Tony Romo han acudido juntos a juegos de básquetbol de Duke, han pasado tiempo con el coach Mike Krzyzewski y su staff por algunos días. También han acudido a los juegos de SMU.

El coach de Dallas no quiso hacer mayores comentarios al respecto y reiteró su respeto por el quarterback.

Desde que terminó la temporada de los Dallas Cowboys, Garrett y Romo no han hablado en los días siguientes a la ronda divisional de playoffs en la que perdieron ante los Green Bay Packers. Garrett calificó esa falta de comunicación más como resultado de las circunstancias del receso de temporada que por un cambio en su relación.

“No quiero comentar mucho al respecto”, dijo Garrettt. “No he hablado mucho con Tony en este receso de temporada, pero pienso que tuvo mucho que ver con que dirigimos el Pro Bowl, muchas cosas diferentes que estamos haciendo en el staff de coaches. Él tiene un bebé que viene en camino y está ocupado con eso. Sé que continúa con su rehabilitación para estar sano lo más pronto posible. Tengo un gran respeto por Tony Romo. He sido muy afortunado de estar cerca de él y ser su coach, desarrollar la relación que tenemos desde hace diez años. Lo tengo en el mejor concepto”.

En todas las probabilidades, éstas son las semanas finales de Romo en la organización de los Cowboys, con Dallas comprometido con Dak Prescott como su titular y Romo representando un gasto de $24.7 millones contra el tope salarial para 2017. La salida de Romo parece ser un problema de ‘cuándo’ y no un problema de ‘cómo’, ya sea bajo una negociación o con su baja.

Romo perdió el trabajo de titular que tuvo desde la Semana 7 de la temporada 2006 hasta 2016 por una fractura en la espalda que sufrió durante un juego de pretemporada. Por el tiempo en el que Romo estaba sano, los Cowvboys sólo perdieron un juego con Prescott como su centro. Dallas tuvo récord de 8-1 en el tiempo en el que Romo regresó como el número 2 contra los Baltimore Ravens el 20 de noviembre.

Garrett dijo que sólo tuvo una conversación con Romo desde el partido contra Green Bay.

“Obviamente, fue un año desafiante para él”, dijo Garrett. “Lastimarse y no ser parte del equipo este año como quarterback titular para un chico que es tan competitivo y capaz como él ha sido, no fue fácil. Pero él manejó la situación realmente bien, puso al equipo en primer término; cuando fue capaz de volver y estar saludable, adoptó el rol de suplente y estuvo listo para jugar cuando se le llamara”.

El nombre de Romo se ha ligado a un buen número de equipos en este receso de temporada. El gerente general de los Denver Broncos, John Elway, dijo que su equipo estaría “abierto a cualquier cosa” en orden de sumar un quarterback veterano a la organización. Los Houston Texans también podrían ser una opción. Romo tiene marca de 15-4 en sus dos temporadas pasadas. Sumó siete saques en 2016 pero le lanzó un pase para touchdown a Terrance Williams. Cumplirá 37 años en abril, ha lidiado con problemas en la espalda y lesiones de clavícula en las dos temporadas pasadas.

“Ése ha sido el gran problema en los dos últimos años, no ha estado disponible para nosotros por lesiones”, comentó Garrett. “No se trata de que no haya trabajado fuerte para estar listo para jugar. Ciertamente, lo hizo. Hizo buen trabajo este año al regresar de la lesión y poniéndose a punto para jugar hacia el final del año. No hay razón para pensar que no pueda jugar a un gran nivel otra vez”.

Los Editores

Somos una Revista Local con el objetivo de informar sobre temas de relevancia.