Fútbol Internacional

Dani Alves señala: “La directiva del Barcelona es falsa y malagradecida”

Publicado el 20 de febrero de 2017

Dani Alves es uno de los futbolistas más extrañados en Barcelona, pues desde su salida el club no ha encontrado a un lateral derecho de talla mundial.

El brasileño, ahora en la Juventus, concedió una entrevista al Diario ABC en la que deja ver gran parte de su personalidad y critica con dureza a la directiva del Barça, calificándola de falsa y señalando que no tiene idea de cómo tratar a sus futbolistas.

También recordó su pelea con Cristiano Ronaldo, habló de su pueblo de origen, de que se dedicará a la música cuando se retire, y cuestionó la fama de los futbolistas.

A continuación, la entrevista completa que concedió Alves a ABC:

¿Cómo es Juazeiro?

Es una ciudad pequeña, de unos 300 mil habitantes, muy calurosa (en verano alcanza los cuarenta grados) y muy alejada de las grandes ciudades de Brasil. Pero es un sitio muy cálido con sus visitantes, y es tierra de artistas, escritores y cantantes.

¿Cómo era su vida allí?

Soy el pequeño de cinco hermanos. Mi madre era ama de casa y mi padre, agricultor. Él cuidaba de un huerto en Salitre, a treinta kilómetros de Juazeiro, donde cosechaba tomates, cebollas y melones. Con seis años ya me levantaba a las cuatro de la mañana para ayudarle. Me enseñó a ser como soy. Una persona feliz que ama la vida y lo que hace, aunque a veces eso se mal interprete.

Mi padre no es muy expresivo, pero su manera de vivir es admirable. Da igual si gana poco o nada. Transmite pasión en su día a día y hace todo lo posible porque la gente de su alrededor haga lo mismo.

¿Ese huerto les daba de comer?

Juazeiro es un lugar de extremas sequías o lluvias torrenciales, según la época. La cosecha no siempre estaba asegurada. Por eso, salíamos a cazar palomas silvestres, para que en casa también hubiera carne.

Eran unos supervivientes…

Sí, es verdad. Hasta en el cine encontramos ingresos. Con 14 años, algunos de mis hermanos, primos y yo mismo hicimos de extras en una película. ‘Guerra dos Canudos’ se llamaba. Nos dieron de comer y nos pagaron cinco reales. Eso entonces era mucho dinero.

¿Cómo empieza en el fútbol?

Mi padre era un enfermo del fútbol. Cuando tenía treinta años, formó un equipo, el Palmeiras de Salitre, y me llevaba a jugar con ellos, aunque tuviera tres veces menos su edad. Luego ingresé en el Esporte Clube Bahia, y de ahí me fichó el Sevilla.

Entonces empezó una carrera brillante. Cinco años en Nervión y ocho en Barcelona que le han dejado 33 títulos en su palmarés…

Sí, es muy bonito, cierto, pero como dicen en la película de ‘Rayo McQueen’, son solo copas vacías. Ganar muchos títulos no te hace mejor ni te trae la felicidad. Te trae una falsa vida.

Explíquese…

Uno debe levantarse y pelear por sus objetivos, pero una vez conseguidos, hay que tirarlos y pensar en nuevos retos. La felicidad momentánea no me gusta. Me gusta trabajar día a día para ser feliz siempre. Por eso cuando he ganado una Champions nunca me he hecho trescientas fotos con la copa. Solo es un trofeo.

Noto cierta decepción…

Es que el futbol es muy hipócrita. Por eso estoy decepcionado. La fama es una mierda. Yo de pequeño practicaba mi firma porque soñaba con ser famoso, ser importante y dar autógrafos. Pero esa era la mentalidad propia de la inocencia de un niño. Realmente, no tenía ni idea de lo que significaba. Ahora que soy famoso, me he dado cuenta que las personas famosas son mal vistas. El fútbol trae envidia, hipocresía y falsas amistades.

¿Los episodios de racismo que ha sufrido influyen en su pensamiento?

No, ese es otro tema A mí no me afecta si alguien me llama negro. No me siento diferente. Las cosas solo te afectan si dejas que sea así. Yo no odio nada. Por eso no me gusta el victimismo que existe hoy en la sociedad. Tenemos que darle importancia a las cosas que tienen importancia.

Pero el tema del racismo es bastante importante…

Sí, lo es. Pero creo que tenemos que poner el foco en lo positivo. Si la gente viviera un poco más con la actitud de ‘a mí qué mas da lo que me diga ese’, la gente viviría mejor. En la vida van a existir cosas que no son agradables. Es inevitable. Vivimos en una sociedad amargada, victimista y que pone demasiadas excusas para todo. Tenemos que ser más felices.

¿Usted lo es?

Sin duda. Eso lo aprendí de mi padre. Pase lo que pase, hay que ser feliz.

¿También en el futbol?

También, pero tengo muchas más inquietudes.

¿Por ejemplo?

Me hubiese gustado ser piloto de Fórmula 1. Me encanta conducir y la adrenalina de un coche de carreras.

¿Y cantante?

(Risas) Es cierto que canto mucho y la gente me critica por ello, pero como decimos en Brasil, quien canta los males espanta. No importa si cantas bien o mal, pero canta. Lo importante es lo que quieres transmitir, no el producto final.

¿Su vida después del futbol está en la música?

Seguro. Yo amo la música y mi hobbie es el fútbol. Estoy convencido que en otra vida fui cantante. De pequeño ya tenía un grupo y montábamos nosotros mismos los instrumentos. Mi padre trabajaba en un club que contrataba bandas de música. Tengo un hermano cantante. Tengo una productora en Brasil. Compongo. Ayudo a grupos que empiezan, para darlos a conocer. Cuando deje el fútbol me meteré de lleno en la música. Es mi gran pasión.

Lo que no le gusta tanto es la Prensa…

Eso no es así. Simplemente, no me gusta que inventen cosas, manipulen y creen mala onda. Me refiero a la prensa deportiva de Madrid y Barcelona. Hacen periodismo de barra de bar. Periodismo de redes sociales. Solo le interesa el morbo, y eso no es contar la verdad. Nos tienen que respetar. Detrás del futbolista, hay un ser humano. Y no pueden generar odio entre nosotros mismos, los futbolistas, y nuestros entornos. Toda mi pelea con Cristiano fue por la culpa de esa prensa.

¿Qué ocurrió realmente?

Si la gente supiera lo mucho que yo respeto a Cristiano Ronaldo. Lo repito para que quede claro. Respeto mucho a Cristiano Ronaldo, padre de Cristiano Jr., hijo de Dolores y de José, que Dios lo tenga en su gloria. Todo el mundo que me habla de Cristiano me dice que es un profesional gigante. Luego, CR7 es diferente, era mi rival y tenía que competir con él. Cuando dije de él que al ser demasiado protagonista, cuando ganas vas a destacar pero cuando pierdes van a ir por ti, lo dije de un modo muy respetuoso. Y pienso lo mismo de Messi o Neymar.

Pero no tiene nada de dañina mi reflexión. Lo que ocurre es que la prensa lo vendió de otro modo, diciendo que yo había hablado mal de él. Y Ronaldo se lo creyó. Por eso no me saludó en la gala del Balón de Oro de 2015. Yo no necesito hablar de nadie para salir en los periódicos. No tengo ningún ego.

¿Lo arreglaron?

Sí. Creo que con el paso del tiempo él recapacitó sobre el asunto, se dio cuenta de que mis palabras fueron manipuladas, y en el primer clásico tras aquella gala del Balón de Oro vino y me saludó. Y fin de la historia.

¿El futbol español vive más tranquilo sin Guardiola y Mourinho?

El Madrid de Mourinho no sabía perder. Jugó sucio.

¿También jugó sucio con usted el Barcelona?

A mí me gusta que me quieran, y si no me quieren, me voy. Irme gratis del Barcelona fue una hostia con clase. Durante mis tres últimas temporadas siempre se escuchaba que Alves se iba, pero los directivos nunca me decían nada a la cara. Fueron muy falsos y desagradecidos. No me tuvieron respeto. Solo me ofrecieron renovar cuando le sancionó la FIFA. Entonces es cuando yo entré en juego y firmé una renovación con cláusula libre. Los que hoy dirigen el Barcelona no tienen ni idea de cómo tratar a sus futbolistas.

¿Por qué eligió la Juventus?

Quería salir de mi zona de confort y competir a un alto nivel en un club histórico y ganador. Porque yo soy un ganador. Y la Juventus también lo es. Es una institución que siempre tiene algo que enseñarte. Que siempre compite. Aquí soy feliz y tengo nuevos y bonitos retos en este gran equipo.

Como la Champions, que tanto desean en Turín…

Tenemos equipo para disputarla. Sin duda. Pero aquí son muy supersticiosos y lo dicen con la boca pequeña, para no gafarlo. Vamos paso a paso. Primero el Oporto de Casillas y luego, ya veremos qué es lo que viene.

Usted ha vivido los años más calientes del movimientos independentista catalán. ¿Qué piensa de todo este asunto?

El desprecio del resto de España, te hablo de los ciudadanos y de las instituciones políticas, con Cataluña ha generado esta ola independentista de los últimos años. Así lo he sentido yo durante los ocho años que he vivido en Cataluña. Y eso ha provocado que el pueblo catalán se hayan encerrado en sí mismo, pero no debería ser así. Ellos reciben a la gente de España con cariño, aunque lo hacen desde la desconfianza y el recelo.

Y no creo que eso sea bueno. Hay gente que sale a la manifestación de la independencia, pero no sabe ni siquiera lo que es la independencia. Siguen la corriente, siguen a la masa porque es lo que toca. Tanto la actitud de las instituciones españolas como las de Cataluña y su gente es equivocada. Yo siempre voy a decantarme por la vía del diálogo y del consenso. La independencia sería un error. Si España y Cataluña se separan, ambos saldrían perdiendo. Juntos son más fuertes.

vía espndeportes.com

Los Editores

Somos una Revista Local con el objetivo de informar sobre temas de relevancia.