Fútbol Internacional

Mineirazo

Publicado el 09 de julio de 2014

Lo que nos dejó la primera semifinal de la justa mundialista fue una histórica humillación con la que se despidió la Selección de Brasil. Ni los pronósticos del más optimista alemán alcanzaba la magnitud de liquidar a su adversario con un 7-1.

Al conjunto teutón le bastó de 28 minutos para hacerle la famosa “manita” en casa al equipo malformado por Felipe Scolari, quien nunca encontró la fórmula para sustituir a sus mejores jugadores Thiago Silva y Neymar. Extrañaron la experiencia de Ronaldihno, Kaka, Diego, Pato y Robinho entre otros por decisión técnica.

Haciendo un breve repaso de los partidos anteriores de Brasil, nos damos cuenta que fue un equipo inflado, confundido por las pasiones y aspiraciones de su pueblo para levantar la copa, pero sin rastros de jugar bonito al fútbol, ayudado por los árbitros, por el entorno, por su Presidenta, al seleccionado brasileño le alcanzó para llegar a semifinales sin imaginarse que un cuadro bien preparado, bien dirigido, con jugadores de clase mundial, y sobretodo con un proceso de casi 6 años iba a ridicularizarlos.

Aquellos jugadores que sufrieron y quedaron marcados por el “Maracanazo” están libres de culpa, el “Mineraizo” marcará la historia de esta generación y sin duda alguna el futuro de Brasil.

Sufran argentinos y /o holandeses, que uno de ustedes jugarán el domingo en Maracaná contra Alemania.

mineirazo

Los Editores

Somos una Revista Local con el objetivo de informar sobre temas de relevancia.