Golf

Spieth se ahora y Willet se corona en Augusta

Publicado el 11 de abril de 2016
Share on Facebook2Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Share on LinkedIn0Digg thisShare on Tumblr0Email this to someone

El Masters agrandó su leyenda a costa del jugador que mejor le había tratado. Jordan Spieth, cuyas tres participaciones se resumen en dos segundos puestos y un primero, el chico que aspiraba a la segunda chaqueta verde con 22 años y 8 meses, edad que rebajaba el mérito que tuvo Jack Nicklaus para ganar por segunda vez en el Augusta National, pagó con todas las consecuencias. Salió victorioso Danny Willett, el primer inglés que ganaba el torneo desde Faldo (1996) y el primer europeo desde Olazábal (1999).

El drama cobró, además, mayor magnitud por el escenario. Aconteció en el corazón del Amen Corner -green del hoyo 11, 12 y salida del 13, el tramo-, tramo con el que se cimentó durante años la leyenda del torneo, pero que había perdido parte de su dramatismo en favor de hoyos posteriores en los últimos tiempos. Incluso, el 13, un par 5, se había convertido en el tramo de alivio cuando el Masters se carga de tensión cada domingo.

Spieth llegó entre admiraciones al hoyo 11. Había firmado cuatro birdies consecutivos entre el 6 y el 9 y gozaba de cuatro golpes de ventaja sobre Willett y el revuelo era fabuloso.
El principio del fin

El primer arañazo fue soportable: un bogey en el hoyo 11, que hacía insospechable lo que acontecería. Se situó delante del Golden Bell, el par 3 del hoyo 12 del puente de Hogan y de los vientos de simposio universitario. Cogió el hierro 8 con la confianza que había excitado al Augusta National, golpeó y el vuelo fue insuficiente. Tocó en la ladera y rodó hasta el lago.

Contrariado, sabiendo que comenzaba a abrirse una puerta para los demás, se fue a la zona de dropaje. Dibujó otro swing y encontró el agua como resultado de nuevo. Impensable para un tipo como él, que pretendía incluir su nombre al de Tiger, Faldo y Nicklaus como los únicos que lograron dos chaquetas consecutivas. El Masters que parecía resumido, cambió radicalmente. Willett, el golfista que en marzo tenía dudas de si acudiría no a Augusta si su mujer no había dado aún a luz -lo hizo el 29 de marzo- se dio de bruces con el estrellato. El año pasado, en su primera experiencia por el condado de Richmond, cautivó al personal contando que cuando era pequeño, de vacaciones en Gales, jugaba en un campo entre ovejas. Hoy pertenece como socio ganador al club más elitista.

Spieth aún intentó una carga final inocua. Ese cuádruple bogey (7 golpes) le distanció a cuatro de Willett, que no tembló viendo la oportunidad. Creció hasta cinco bajo par tras un tirazo en el hoyo 16, el otro par 3 que está protegido por agua, y luego resistió con empaque los momentos críticos para un golfista que nunca se había visto en otra igual. El hoy número 8 del mundo -cuatro victorias profesionales hasta ayer- no había pertenecido jamás a tal nobleza.
Spieth invistió a Willett mientras el Amen Corner tejía una corona entre magnolias que acrecienta la leyenda

Clasificación final:

1. Danny Willet (ING) 283 (70 74 72 67) (-5 golpes)
2. Jordan Spieth (USA) 286 (66 74 73 73)
+. Lee Westwood (ING) 286 (71 75 71 69)
4. Paul Casey (ING) 287 (69 77 74 67)
+. Dustin Johnson (USA) 287 (73 71 72 71)
+. J.B. Holmes (USA) 287 (72 73 74 68)
7. Matthew Fitzpatrick (ING) 288 (71 76 74 67)
+. Soren Kjeldsen (DIN) 288 (69 74 74 71)
+. Hideki Matsuyama (JPN) 288 (71 72 72 73)

Con información de Marca

Los Editores

Somos una Revista Local con el objetivo de informar sobre temas de relevancia.