Ironman

La cerveza del medio día…

Publicado el 26 de mayo de 2015
Share on Facebook136Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Share on LinkedIn0Digg thisShare on Tumblr0Email this to someone

Hace años cuando empezaba a correr motivado por mi padre, ya que su terapia al estrés es correr al medio día y tomarse una cerveza al llegar a casa, como elixir de hidratación celular, me cuestionaba ¿qué lo motivaba? y entre plática cortada por seguirle al paso me comentaba que así como se tiene responsabilidades con la sociedad y la familia se deben tener responsabilidades con uno mismo, nunca entendí claramente ese concepto, pero ha sido un retumbar constante hasta la fecha en mi cabeza por así decirlo. Queda claro que en ese momento pensaba que la responsabilidad era llegar a casa abrir el frigobar y tomarse la cerveza, disfrutarla ya sin culpa. Pero ese principio de responsabilidad lo hice mío bajo mis propios parámetros.

Tengo que hacer lo que me gusta poco a poco para poder llegar a cosechar el éxito comprometiéndome paso a paso a alcanzar una responsabilidad. Emprendiendo caminos complicados y siendo siempre comidilla de muchos ya que el simple hecho de platicarles los sueños lograba sacar la palabra mágica en ellos que alimentaria mi trayecto para alcanzarlo “Estaás loco” eso no se puede hacer te vas a morir. En mi esas palabras lograban el efecto deseado, la locura ha sido mal interpretada por muchos y los pocos que la han acogido como modus vivendi se expresan del mismo modo de los que solo han visto su vida pasar y no quieren ser partícipes de ese sueño.
Hoy día nos encontramos con muchos deportistas que a pesar de haber imaginado que nunca se levantarían del sofá ya son maratonistas o por lo menos se la pasan entrenando para sentir que la vida se puede recuperar. Ese es el principio que tarde llega para muchos, pero que consiguen alcanzar sus sueños.

La lucha interna suele ser una pesadilla ponerse barreras que te impidan desarrollarte a fondo arrastrando males, fracasos y sentimientos de culpa tan solo por no haber querido ingresar a ese mundo de locura. ¿Que es lo peor que te puede pasar? ¿qué abandones y te salgas? ¿qué pagues lo que quedo pendiente? ¿qué vendas lo que no vas a usar más? Entonces que sentido tendría vivir.

Puedes cumplir con todos los compromisos que te pongas en la empresa, en la familia, en la religión pero si no cumples con esa responsabilidad que tienes contigo, tu siempre estarás ahí en el punto de partida.

La riqueza interna es más grande que la que se proyecta.

Hoy me doy cuenta que las salidas a correr con mi papa al medio día cuando ese calor te quitaba la respiración eran parte de la enseñanza a nunca rendirse para lograr los sueños, que la cerveza era la simple idea de disfrutar después de un esfuerzo una meta otro día recorriendo kilómetros, partiendo el día y creciendo para aclarar la mente y resolver problemas.

Simplemente era luchar con la mente y demostrarle que no debes renunciar.

Nunca logré encontrarle un gusto tan apasionado a la cerveza, pero en mis entrenamientos más pesados y al final de una competencia suele ser lo único que te hidrata el alma.

¡Salud Bigotes!

José Luis Aquino Fernández

Mi vida la familia, mi pasión la oftalmología y el principio Triathlon...

Nacido en el sureste de México pise tierras victorenses hace 13 años, Aquí he crecido en todos los aspectos y trato de devolver siempre lo que este estado me ha dado, al pendiente de la salud de su gente y representándolos en eventos deportivos...