Ironman

Nunca debemos engañar a la mente…

Publicado el 07 de julio de 2014
Share on Facebook71Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Share on LinkedIn0Digg thisShare on Tumblr0Email this to someone

Recientemente ha subido de tono en las redes sociales y varias publicaciones relacionadas al triatlón, los impresionantes tiempos que se han logrado dentro de las competencias en los participantes de grupos por edades.

Existe algo de duda y escepticismo en relación al desempeño de algunos atletas que en muy poco tiempo han logrado colocarse entre los mejores ranqueados a nivel mundial dentro del circuito IRONMAN y IRONMAN 70.3, ya que incluso existen declaraciones de algunos profesionales en las que se sienten asombrado por el rendimiento de estos.

Así qué escarbando un poco en lo que se dijo, creo que no se deberían de asombrar de estos resultados.

Un atleta de alto rendimiento profesional debe entrenar entre 8 y 10 horas al día considerando el descanso y alimentación dentro de este periodo de tiempo. Al mismo tiempo que la gran mayoría, el resto del tiempo lo determinan para la familia, eventos comerciales y altruistas. Entonces, ¿cómo le hace un simple mortal para poder ser SUB-9 en un IRONMAN? Sí no corres la dicha de ser patrocinado y de dedicarte al 100% a esto suele ser muy difícil ya que el primero que va protestar es el cerebro y dicho así para poder entender este suceso.

El cerebro dentro de todas las extraordinarias funciones que conocemos y las que nos faltan por entender, tiene la increíble función de proteger al cuerpo, es por eso que cuando comienzas a entrenar sobrevienen los calambres, la fatiga muscular los dolores articulares. Y es donde te das cuenta que la curva de tolerancia al ejercicio es lenta y muy sacrificada ya que este órgano llamado cerebro es el que te protege de las lesiones, al detectar alguna señal de alarma previa a que algo suceda realmente con tu cuerpo, manda miles de señales, alguna ya reconocidas por nosotros pero a veces nos sorprendemos.

Es aquí donde empezamos a conocer nuestro cuerpo, ¿cuánto más le puedo exigir?, ¿cuánto me va a dar? ¿qué sensaciones se enmascaran con la adrenalina? y ¿cuándo debemos parar? antes de que el cerebro desenchufe el cuerpo y caigamos desplomados a metros de la meta.

Por eso la hidratación y la alimentación son piezas clave dentro del triatlón y es aquí donde malamente empezamos a engañar al cuerpo con substancias para no escuchar lo que el cerebro le grita a tu cuerpo, por eso no es válido tomar analgésicos antes de la competencia y/o para entrenar, por eso el uso de esteroides anabólicos en esta disciplina solo retardan la presentación de las lesiones. Por eso no es válido estimular el cuerpo para hacer que rinda 110% sí no lo preparaste a conciencia… Sólo tu puedes decidir que clase de atleta y/o que clase de persona deseas ser, alguien que llego a la fama por correr debajo de 9 horas o alguien que creció lentamente hasta alcanzar su meta.

José Luis Aquino Fernández

Mi vida la familia, mi pasión la oftalmología y el principio Triathlon...

Nacido en el sureste de México pise tierras victorenses hace 13 años, Aquí he crecido en todos los aspectos y trato de devolver siempre lo que este estado me ha dado, al pendiente de la salud de su gente y representándolos en eventos deportivos...