Negocios

8 factores que influyen en el éxito de un nuevo negocio

Publicado el 05 de junio de 2018
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Share on LinkedIn0Digg thisShare on Tumblr0Email this to someone

¿Te has fijado que algunas veces abren un nuevo negocio cerca del sitio donde vives o trabajas y le va muy bien? pero seguramente también conoces de casos donde ocurre lo mismo, solo que el final no es tan feliz. Estadísticamente hablando a los nuevos emprendimientos no le va bien la mayoría de los casos, pero si tú estás pensando en abrir un nuevo negocio debes enfocarte lo suficiente como para lograr no solo emprender algo, sino además que esto sea exitoso.

Si todavía no te has decidido acerca de la idea que quieres llevar a cabo, mira este listado de negocios con futuro en Gananci para que te inspires y puedas elegir cuál será el modelo de negocio que quieres llevar adelante.

Como mencionamos anteriormente no solo basta con la fuerza y entereza para levantar tu propio emprendimiento desde cero, además de eso necesitas tener todas las herramientas requeridas para que este nuevo negocio no muera al nacer, sino que siga creciendo y forme parte de esos pocos números que indican éxito en un mar de fracasos.

¿Cuál es la diferencia entre esos que tienen éxito y aquellos que fracasan?

Hay distintos tipos de emprendimiento, pero lo que verdaderamente hace la diferencia es que hay unos que obtienen los resultados deseados -y más- mientras que otros no llenan las expectativas de sus propios dueños y mucho menos de sus clientes, razón por la cual terminan cerrando sus puertas.

Pero ¿Por qué ocurre esto? Hay diferentes factores que influyen en que un emprendimiento tenga éxito y cuando esos factores se unen de una manera estratégica, lo más probable es que el éxito no se peda escapar de nuestras manos.

A continuación, encontrarás un listado con 8 factores que son fundamentales para que el negocio nuevo en el que estás invirtiendo tu sangre, sudor y lágrimas, tenga la oportunidad de seguir avanzando y creciendo en el tiempo, en vez de caer en la nefasta estadística de la que solo sobreviven 2 empresas de cada 10, luego de sus primeros 2 años.

1.- Experiencia: esta experiencia no tiene que ser obligatoriamente en el emprendimiento -aunque funciona mucho- también puede ser en la industria o modelo en la que estás abriendo el negocio.

Como siempre va a haber una primera vez, trata de rodearte de personas que conozcan la actividad a la que se dedican muy bien, para que puedas aprender de esa persona y no estén solamente experimentando. Experimentar con un nuevo negocio es un riesgo muy alto, por lo que no debes dejar de lado por lo menos la asesoría o consultoría con personas de experiencia positiva y comprobada en el emprendimiento y/o industria en la que buscas abrirte camino.

2.- Tener objetivos realistas: al abrir un nuevo negocio no está mal querer que este se convierta en un imperio multi-billonario, pero para poder llegar a ese nivel es necesario tener objetivos cercanos a la realidad y un plan de acción para lograrlos. Cuando no se trazan metas medibles es muy difícil saber el status en el que se encuentra un negocio objetivamente.

3.- Saber el mercado en el que te deseas desenvolver: y también tu audiencia objetivo. Una vez tienes ese par de aspectos establecidos y muy claros, podrás escribir todo un plan de acción alrededor de tu decisión.

Para poder tomar esta decisión se requiere que se haga un pequeño estudio de mercado previamente (mínimo), porque no es lo mismo entrar en un mercado donde hay una necesidad que claramente no ha sido cubierta, que entrar en un mercado donde la competencia es feroz.

4.- Diferenciación de la competencia: una vez conoces tu mercado y las personas a quienes te vas a dirigir, debes encontrar cuáles son esas cualidades que te hacen destacarte de entre la competencia, porque pueden que existan marcas parecidas a la tuya, pero nunca una igual.

Estas cualidades que hacen tu negocio único son las que más debes promocionar, publicitar y hacer hincapié no solamente durante en el papel, sino también a la acción. Cuando un cliente te visite, su experiencia debe estar estrechamente ligada a la diferenciación de tu marca.

5.- Preparación: cuando estás preparado, tienes un plan de negocio y estás dando los pasos necesarios con cautela y firmeza, la improvisación no es necesaria. Puede que haya momentos en los que haya cosas que no salgan según lo planeado, pero esos deberían ser casos excepcionales.

Si existe una buena preparación antes y se mantiene en el durante, las probabilidades de éxito son mayores debido a que se han analizado los hechos, distintos posibles escenarios y qué hacer en caso de ellos.

6.- Ofrecer un producto/servicio de calidad: este es otro de los factores fundamentales para el éxito de un negocio además de todos los anteriores. La calidad de lo que tienes para ofrecer a tus clientes y también la manera en que lo comercializas.

El servicio y la atención al cliente también marcan una gran diferencia y forman parte de los pilares que sostienen un emprendimiento exitoso. Si tienes un producto increíble con un mal servicio perderás muchos clientes quienes se sentirán cautivados por lo que ofreces, pero también lo pensarán dos veces antes de volver porque preferirán ir a un sitio donde se les trate mejor.

7.- Publicidad y promoción: y si tu negocio es excelente, pero nadie lo conoce también estarás en problemas, aprende cómo conseguir clientes en tu nuevo negocio y pon en práctica las diferentes estrategias que están en dicho listado para que veas los resultados que deseabas hacerse realidad.

8.- Estar abierto a nuevas ideas: si prestas atención a cada uno de los factores previamente descritos y además, mantienes la disposición de mejorar, estás por un muy buen camino. Hay un refrán que dice que si no está roto, no necesita ser arreglado, pero esa es una visión bastante conformista porque siempre hay espacio para mejoras por más pequeñas que sean.

Los cambios ayudan a que exista una evolución y el negocio no se quede estancado. Con el tiempo el mercado cambia y los métodos también necesitan cambios que no pueden ser resistidos sino aceptados y puestos en práctica de la mejor manera posible.

 

 

 

 

Edith Gómez

Edith Gómez es editora en Gananci, apasionada del marketing digital, especializada en comunicación online. Se niega a irse a la cama cada noche sin haber aprendido algo nuevo. Le inquietan las ideas de negocio y, más aún, aportar una mirada creativa al pequeño mundo en el que vivimos. LinkedIn