Negocios

Cómo saber si es el momento de dejar tu trabajo

Publicado el 20 de septiembre de 2017
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Share on LinkedIn0Digg thisShare on Tumblr0Email this to someone

Muchas veces puede ser difícil sentirnos bien con nuestro trabajo. Sin embargo, esto suele ser pasajero, pues tal como afirma Gananci, existen fórmulas para lograr sentirnos mejor. Sin embargo, algunas veces hay señales que confirman que simplemente debemos ya dejar ese trabajo.

Entonces, llega el momento de plantearnos la gran pregunta: ¿debo dejar mi trabajo? La confusión inicial es casi obligatoria, acompañada de incertidumbre y muchas dudas. Esto es normal, ya que decidir respecto al trabajo es un asunto que requiere de tiempo y reflexión.

Cómo determinar cuándo es el momento para dejar el trabajo

  • No cumplen con el pago: además de otras motivaciones en nuestro trabajo, tal como poder hacer lo que siempre hemos soñado, o recibir por parte del equipo la gratificación por haber realizado un buen trabajo, también es importante recibir nuestro pago, ya que esto es necesario para vivir y gozar de estabilidad. Es necesario que los pagos sean realizados en el tiempo justo, además que debemos cancelar los costos por servicios, entre otras facturas, y cuando esto empieza a fallar es una señal clara que debemos salir de ese sitio.
  • Sientes aburrimiento: recibir el pago a tiempo es fundamental para poder vivir, sin embargo, si esta es la única motivación para presentarte cada mañana en la oficina, también pudieses estar frente a otra señal. Si no disfrutas lo que haces, entonces las cosas podrían ponerse peor, ya que luego de ello es común que los trabajadores empiecen a experimentar frustraciones, y esto, tarde o temprano te llevará a abandonar tu puesto de trabajo.
  • Trabajo en exceso: en algunas empresas ocurre que, pese a que los empleados tienen un buen nivel de motivación, la organización falla y empiezan a sobrecargarlos de tareas. Ante esta situación, lo mejor es plantearle el problema a tu jefe y proponerle una solución para que el reparto de tareas sea más equitativo. Sin embargo, si observas que la situación continúa y no te dan respuestas, tal vez debas ir considerando plantear tu renuncia para ir a otra empresa en la cual comprendan que eres un ser humano y necesitas apoyo para cumplir con las asignaciones.
  • La empresa no es flexible: pudiese ocurrir que tu vida ha cambiado desde que entraste a la empresa, quizás en principio no tenías hijos, no te habías casado o no tenías una persona mayor de quien cuidar, y podías cumplir con todo perfectamente. Sin embargo, si tu vida ahora es otra y la empresa no logra comprenderte, ni muestra intentos por flexibilizarse, entonces tal vez sea mejor que busques otro lugar de trabajo que pueda adaptarse más a las situaciones personales que ahora te encuentras viviendo.
  • La mayoría del personal se ha retirado: si te percatas que cada día más empleados dejan sus cartas de renuncia, esto es una señal que algo no marcha del todo bien. Esta situación pudiese advertirte que tal vez tú también deberías buscar otro empleo. Estudios, como los llevados a cabo por los profesores Michelle K. Duffy, Daniel C. Ganster y Milan Pagon, han demostrado que las empresas en las cuales las contrataciones y despidos son frecuentes, terminan por convertirse en un ente de inestabilidad para los trabajadores, quienes sienten poca seguridad, y esto se termina reflejando en una baja productividad.
  • La ética de la empresa es cuestionable: si sientes inseguridad respecto a la forma ética en la cual se maneja la empresa, entonces no tienes por qué estar más allí. Pues, no se trata de que no te identifiques con los valores que la empresa transmite, o con la personalidad de la misma, sino de no estar al servicio de una empresa cuyas acciones son reprochables. No tienes que realizar fraudes ni engañar a los clientes. Si lo que observas va en contra de tu moralidad, entonces es mejor que no falles a tus principios, puesto que tarde o temprano esa empresa podría estar en una situación judicial complicada.
  • No recibes reconocimientos por tu trabajo: aún cuando cada día te levantas y tratas de dar lo mejor de ti, si sientes que eres una pieza importante dentro de la empresa, pero no estiman lo que haces, entonces es una buena idea que empieces a buscar otras opciones de trabajo. Investiga si en las demás empresas de tu sector, o aquellas en las cuales muestras interés en postularte, reconocen –y recompensan- el buen trabajo. No tienes por qué tolerar más que tu trabajo sea desestimado, planifica tu retiro y busca otro empleo desde ya.

Las razones que te hemos planteado pueden ser motivos o señales que te indican que ya debes dejar tu trabajo, pues ya no obtendrás más de él. Sin embargo, también puede estar ocurriendo que mentalmente no estés presente en lo que haces.

Si no te sientes conectado con el lugar en el cual estás trabajando, si no tienes lazos con tus compañeros, ni sientes entusiasmo cuando inicia otro proyecto, entonces también te encuentras en el momento preciso para abandonar totalmente ese sitio del cual ya no formas parte.

Edith Gómez

Edith Gómez es editora en Gananci, apasionada del marketing digital, especializada en comunicación online. Se niega a irse a la cama cada noche sin haber aprendido algo nuevo. Le inquietan las ideas de negocio y, más aún, aportar una mirada creativa al pequeño mundo en el que vivimos. LinkedIn