Negocios

8 consejos para millenials a la hora de buscar empleo

Publicado el 09 de mayo de 2017

Si eres millenial y estás buscando trabajo en estos momentos, hay cosas que debes saber antes de lanzarte al mundo laboral. Debes tener en cuenta todo lo que envuelve a la filosofía de los millennials: más flexibilidad de ambientes y horarios, espacios nuevos y personalizables, uso de distintos tipos de herramientas para la productividad, y demás cosas que suponen grandes beneficios para el individuo.

Y más que eso, si lo que quieres es un empleo que vaya acorde a cada una de esas características que te mencionamos anteriormente, necesitas tener en cuenta una serie de puntos y aplicarlos para reducir tu búsqueda y hacerla más sencilla.

1.- Date el valor que mereces

Si eres de los millennials que se han orientado por el camino de los profesionales independientes o freelancers, empieza por darle a tu trabajo el valor que tú consideras que tiene, y no creas ni por un segundo que será mejor para todos si dejas que tu presupuesto se reduzca. Por mucho o poco que ganes, el valor que tú crees que tiene todo lo que haces, es un valor que va muy apegado a ti. Es algo a lo que no deberías renunciar, así como cuando eres fiel a tu identidad. ¡No temas hacerlo público!

2.- El currículum vitae de siempre, mejor recíclalo

No decimos que debas desecharlo directamente, porque quizás en él tienes un par de cosas que podrían llegar a captar la atención de muchas empresas o clientes, pero es solo eso. Necesitas destacarte y ser parte del movimiento con todas las de ley y eso incluye ofrecer una primera vista de tu persona, incluyendo lo más importante: que sea algo llamativo, pero sin dejar de ser profesional.

3.- Si no estás en Internet, no existes

Ahora, es típico que los reclutadores indaguen en las redes sociales de los candidatos para conocerlos un poco más, ver cómo se desenvuelven y detectar posibles competencias. Por esto, es importante que tengas presencia y que además tengas actividad en tus redes para demostrar lo que puedes hacer y que te identifiquen.

4.- No hay lugar como el hogar, excepto en el trabajo

Cuando hablamos del trabajo hay que tener algo muy claro, y nadie puede negar las circunstancias que se pueden alegar a favor o en contra de lo que estamos por plantear. No existe un lugar ideal para trabajar.

Para decir esto, nos basamos en el concepto de un “clima organizacional perfecto”, que no es más que un sueño o la misma utopía. Todas las estaciones de trabajo por bien diseñadas, espaciadas, organizadas y mejoradas tienen cosas buenas y cosas malas, por lo que ser extremadamente exigente con esto, es un error.

5.- No hay un seguro para el éxito

El perfeccionamiento que muchos desean alcanzar, no les traerá sino problemas por las premisas de lo que se espera será el trabajo en un futuro. La verdad son poco alentadoras para los profesionales sin experiencia, incluso más para los que tienen problemas para adaptarse.

Pues como sabemos, la evolución de la tecnología parece ir camino a una vía sinfín, que llevará a revolucionar el trabajo tal como lo conocemos y transformarlo en algo que nos será irreconocible. Por ello, céntrate en el aquí y el ahora.

No te decimos que dejes de prepararte para el futuro, pero lo que sí queremos decirte, es que no decidas demorarte mucho en ese proceso y que si es posible, empieces a formar parte de algo más grande mientras lo haces.

6.- El dinero no se cosecha ni sale de las nubes

Si decides aventurarte en el mundo corporativo con tus propias ideas y capital, es posible que no tengas un futuro económico que te vaya a asegurar un retiro de millones de euros en el primer intento. Por lo tanto, trata de tener planes adicionales en caso en que el primero falle. No dejes todo a la suerte o al azar, ni mucho menos a manos de una sola probabilidad, mejor aprende a ahorrar dinero para la vejez y no te arriesgues más a una jubilación insegura.

7.- El trabajo es la ventana a la realidad, ¿así era?

Es importante que no desistas en ningún momento de hacer justo lo que quieres. Incluso si ya cuentas con un trabajo seguro, no es mala idea que optes por puestos y posiciones que tengan relación con tus hobbies, sueños y más profundos deseos.

De esa forma, cuando llegue la hora de la verdad junto con las mejores oportunidades para ti, no podrás negarte a la idea de por fin desempeñarte en el trabajo que siempre habías soñado.

Es normal que muchas veces se nos presenten situaciones que nos desvíen un poco del trabajo ideal, pero al final son circunstanciales. De ahora en adelante, no dejes que ningún obstáculo o contratiempo te desanime o haga que cambies vertiginosamente tu rumbo. ¡Éxito!

Edith Gómez

Edith Gómez es editora en Gananci, apasionada del marketing digital, especializada en comunicación online. Se niega a irse a la cama cada noche sin haber aprendido algo nuevo. Le inquietan las ideas de negocio y, más aún, aportar una mirada creativa al pequeño mundo en el que vivimos. LinkedIn