Entretenimiento

5 cosas sin precedentes que la monarquía tuvo que hacer en la muerte de Lady Di

Publicado el 01 de septiembre de 2017
Share on Facebook7Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Share on LinkedIn0Digg thisShare on Tumblr0Email this to someone

La muerte de Diana de Gales hace 20 años conmocionó a todo el mundo, pero también supuso un punto de inflexión para siempre para la monarquía británica.

La aparentemente fría respuesta de la reina tras el accidente que se cobró la vida de la princesa en París el 31 de agosto de 1997 le ocasionó innumerables y durísimas críticas.

Isabel II consideraba que el suceso debía tratarse de manera privada y familiar, y más teniendo en cuenta que Diana no era ya miembro oficial de la familia real.

Pero las reacciones de gran malestar entre la sociedad le hicieron recapacitar y romper, por primera vez, varias normas del protocolo con las que logró mostrarhumanidad y cercanía hacia unos ciudadanos consternados por la muerte de “la princesa del pueblo”.

Estos son algunos de los gestos nunca antes vistos que la monarquía británica adoptó en los días posteriores a la muerte de Diana para frenar una crisis que llegó a estremecer sus propios cimientos.

1. El mensaje televisado de Isabel II

La reina Isabel II durante su discurso televisado tras la muerte de Diana: En su primer mensaje en vivo, la reina Isabel II definió a Diana a nivel personal como “un ser humano excepcional”
Demoró cinco días, pero la reina Isabel II decidió finalmente realizar un discurso televisado tras las críticas por no haber hecho públicas muestras de luto tras la muerte de Diana.

Al margen de los mensajes de Navidad, la Reina sólo había hablado una vez en televisión. Fue en 1991, con motivo de la guerra del Golfo.

Y esta fue la primera vez que su discurso fue transmitido en vivo en 45 años de reinado.

Vestida de negro y frente a una ventana abierta por la que se veía una multitud concentrada frente a la entrada del palacio de Buckingham, la monarca definió a Diana como “un ser humano excepcional”.

“Yo la admiraba y respetaba por su energía y compromiso con los demás, y especialmente por su devoción a sus dos hijos. Nadie que conociera a Diana la olvidará jamás”, dijo.

2. La bandera británica en palacio a media asta


La bandera británica ondea a media asta en el palacio de Buckingham durante el funeral de Diana de Gales en 1997.: Tras ondear a media asta por primera vez en el funeral de Diana, la bandera británica se ha izado en el palacio de Buckingham en otras ocasiones en las que la reina está ausente de su residencia.
La reina ordenó que una bandera británica ondeara por primera vez a media asta en el mástil principal del palacio de Buckingham.

Pero el estandarte real -la bandera personal de la reina- continuó ondeando en lo más altomientras Isabel II estaba en palacio, tal y como dicta el protocolo cuando el monarca se encuentra en su residencia oficial de Londres.

Y muchos de los admiradores de Diana, poco familiarizados con el protocolo, interpretaron esto como una falta de respeto hacia la princesa muerta.

Así que cuando la reina salió de Buckingham para asistir al funeral, el estandarte fue sustituido por una bandera británica que permaneció a media asta durante el resto del día.

3. El estandarte real sobre el ataúd de Diana


El ataúd de Diana con el estandarte real el día de su funeral: El uso del estandarte real está reservado exclusivamente a miembros de la familia real.
El estandarte real fue colocado sobre el féretro de la princesa de Gales durante su funeral, pese a que este símbolo sólo es utilizado con miembros de la familia real. Diana ya no pertenecía a la misma, pues había firmado su divorcio del príncipe Carlos un año antes de su muerte.

Pero el estandarte ya cubría su ataúd durante su repatriación desde París hasta Londres.

El militar Charles Richie, destinado en la embajada británica en Francia en aquella época, declaró al canal Sky que fue él quien tomó la decisión de utilizar el estandarte bajo su responsabilidad, pese a saber que estaba rompiendo el protocolo.

“El embajador recibió después una comunicación oficial pidiéndole que me agradeciera la decisión poco convencional que había tomado”, dijo.

4. El recorrido a pie junto al ataúd de sus hijos y ex marido


El duque de Edimburgo, el príncipe William, el conde Spencer, el príncipe Harry y el príncipe Carlos caminan detrás del féretro de Diana, durante su funeral.: Caminar tras el ataúd de su madre fue para el príncipe William “una de las cosas más duras” que hizo nunca.
Los príncipes William y Harry, su ex marido el príncipe Carlos, su hermano el conde de Spencer y el duque de Edimburgo siguieron a pie el ataúd de Diana durante el cortejo fúnebre que recorrió las calles de Londres hasta llegar a la abadía de Westminster.

Fue especialmente discutida la conveniencia o no de que sus hijos, de 12 y 15 años,participaran en aquel acto en el que se mostraron cabizbajos durante todo el trayecto.

“Fue una de las cosas más duras que he hecho nunca”, dijo el duque de Cambridge, quien recuerda usar su flequillo como una “manta de seguridad” durante aquel “largo y solitario paseo”.

“Sentía que si miraba al suelo con el pelo sobre mi cara, nadie podría verme”, le contó a la BBC.

“No fue una decisión sencilla y fue algo así como el fruto de una conversación familiar. Había que mantener un equilibrio entre el deber y la familia, y eso es lo que hicimos”, afirmó en el documental de BBC Diana, 7 days.

Su hermano menor -quien declaró antes a Newsweek que caminar tras el ataúd de su madre era algo que “no se le debería pedir” a ningún niño- afirmó en el mismo documental no tener una opinión sobre si participar fue correcto o no, pero que mirando atrás, está satisfecho de haberlo hecho.

5. La reverencia de la reina ante el ataúd de Diana


Isabel II y la reina madre esperaron la llegada del féretro de Diana en la entrada de la abadía de Westminster.
Pocas veces un gesto tan pequeño tuvo un sentido tan significativo. Al paso del féretro de Diana, la reina Isabel II inclinó levemente la cabeza como gesto de reconocimiento. La monarca no está obligada a realizar esta muestra de cortesía ante otras personas, como sí se espera que otros lo realicen cuando la saludan a ella. Según varios analistas, este pequeño detalle fue definitivo para contribuir a la reconciliación de muchos británicos con su Corona tras aquella fría respuesta inicial a la muerte de Lady Di.

Con información de BBC mundo

Los Editores

Somos una Revista Local con el objetivo de informar sobre temas de relevancia.