Fotografía

El ojo de los grandes maestros: Diane Arbus

Publicado el 28 de febrero de 2014
Share on Facebook1Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Share on LinkedIn0Digg thisShare on Tumblr0Email this to someone

“I really believe there are things nobody would see if I didn’t photograph them”
-Diane Arbus

Tan triste como pueda sonar, el día de hoy, si algo no pasa por alguna de nuestras pantallas digitales, será difícil que nos demos por enterados. Nuestra curiosidad, nuestro espíritu de aventura, nuestro involucramiento se ha convertido en un “like” y en casos extraordinarios en un “comment” de facebook.

En el Nueva York de los cuarentas, la fotógrafa Diane Arbus, hija de una familia acomodada decidió narrar su entorno, decidió acercarse, ir, estar, rodearse, encontrar lo extraordinario en el mundo común y de ser posible, fotografiarlo.

Descubrió la fotografía de la mano de Allan Arbus, con quien se casó a los 18 años y con quien trabajó en proyectos importantes para revistas como Vogue y Harper´s Bazaar hasta su divorcio pocos años después.

Ya en solitario y apoyada por la fotógrafa Lisett Model, retomó su camino en solitario fotografiando inadaptados y miembros de comunidades marginales. Entre su trabajo más emblemático se encuentra su documentación de manicomios, nudistas, seres deformes, y personajes de la alta sociedad, dando pié y dejando entre ver la poca distancia que había entre un lado de la sociedad el otro.

Antepuso siempre el valor del sujeto al de la imagen, en ocasiones pedía permiso por teléfono para visitar a sus retratados y sentía mariposas en el estómago como quien se dirige a una cita a ciegas. Se adentró en esa parte de la fotografía que no se descubre hasta mucho después del revelado, se apasionó con las sombras, con lo que no se ve, con el lado oscuro de la imagen. Llevó su pasión lejos, muchos dicen que tan lejos que por eso cometió suicidio en 1971 y aunque hay muchas teorías sobre la razón, el motivo nunca se sabrá.

Un año antes de su muerte, en 1970, Arbus impartió una clase de fotografía a la que asistió un alumno japonés, que debido a su falta de dominio del idioma grabó dichas clases para después traducirlas poco a poco. De ahí se extrajo casi todo lo que se sabe de su filosofía de vida y fotografía, les dejo este video de Youtube, verdaderamente vale la pena.

[youtube id=Q_0sQI90kYI]

Diane hacía las cosas por instinto, por entraña, si uno observa su trabajo detenidamente, es fácil darse cuenta que en realidad no era la fotografía lo que le interesaba. Le interesaba el contacto, la transgresión al espacio vital de sus personajes, quería ir a donde no había ido nunca (“My favorite thing is to go where I’ve never been”) Al final, era fácil darse cuenta de que la cámara para ella era solo una licencia y un pretexto para hacerlo.

Gracias por sus comentarios a chumamontemayor@hotmail.com y por visitar www.chumamontemayor.wordpress.com

Chuma Montemayor

Multidisciplinario desde muy temprana edad, el trabajo de Chuma Montemayor lo ha llevado a trabajar con diversos diseñadores y revistas de moda y su trabajo ha sido publicado en canales como Fashion TV y The Body Channel y en revistas como InStyle.

Con más de 200 bodas documentadas, ha trabajado en ciudades como Cancún, Guadalajara, Vallarta, Monterrey, San Luis Potosí, el D.F., McAllen y San Diego.

En lo comercial, ha trabajado con Universal Music, Doña Tota, Organica Tea&Co, Hoteles Quinta Real, Nutriol, RoadRanger, Lola de Alejandro, Club de fútbol Correcaminos (foto oficial) entre muchos otros.

Ha retratado Directivos, Presidentes Municipales, Gobernadores y diversos funcionarios tanto en campaña como en retratos oficiales.