Cultura del Vino

¿Cómo elegir una botella de vino en un Restaurante?

Publicado el 05 de noviembre de 2013
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Share on LinkedIn0Digg thisShare on Tumblr0Email this to someone

Actualmente, la mayoría de los restaurantes cuentan con extensas cartas de vino que parecen tomos completos, la tarea de seleccionar el vino es más sencilla de lo que puede parecer.

Si te encuentras en ésta situación y no sabes por dónde comenzar, he aquí algunos puntos a considerar que de seguro te servirán para hacer de esta tarea algo muy sencillo.

Tipo de vino:

Una vez que la carta de vino está en tus manos o que alguien pidió que tú eligieras la botella, la primera decisión que deberás tomar es el tipo de vino. Puede ser espumoso, blanco, rosado o tinto. Para ello te puede ayudar conocer el gusto de las personas que te acompañan o los platillos que se pidieron; si la mayoría pidió carne, lo más sencillo será seleccionar un vino tinto; pero si la selección es únicamente como aperitivo y acompañar algunas entradas, un vino blanco, rosado o espumoso son las mejores opciones.

Presupuestos:

Al fijar el precio que se está dispuesto a pagar por una botella de vino se vuelve más pequeño el universo de la selección. Se pueden encontrar gratas sorpresas en todos los nichos de precio, tomando en cuenta que no siempre los vinos más caros son la mejor opción.

Ocasión:

Cada ocasión amerita un tipo de vino diferente, por ejemplo, si es para compartir con amigos, la situación se vuelve todavía más relajada, pues la parte medular de la reunión no seré el vino sino la convivencia. Una vez detectado el clima de la ocasión y la compañía, podrás saber hacia qué vino inclinar ti selección.

Maridaje:

Hay vinos que acompañan muy bien ciertos platillos, ya sea maridaje de seguimiento o contraste. Una opción es pedir recomendación al Sommelier o encargado del servicio para maridar tus platillos o el vino que hayas seleccionado, ya que ellos conocen bien su carta y te pueden dar una orientación muy acertada.

Hay que tomar en cuenta que cuando se trata de un grupo grande de personas que no comerán lo mismo, es una tarea casi imposible encontrar el vino que maride a la perfección con todos los platillos, pero pueden encontrar alguno que se acople a la mayoría o al gusto de ellos.

Vinos conocidos:

En ocasiones es sabio inclinarse por lo conocido. Si encuentras demasiadas opciones en la carta y no sabes qué escoger, puedes enfocarte a los vinos que conoces, aquellos que has probado y que te han parecido buenos, si recuerdas una o dos etiquetas que te agraden pueden ser tus grandes aliadas en una selección sin complicaciones.

País:

Este es otro punto muy importante que puede facilitar la elección, ya que el universo se vuelve más pequeño todavía cuando te enfocas en una región específica.

Variedad:

Siguiendo la línea del gusto y lo conocido, puedes inclinarte por una variedad, si sabes cuál es tú favorita o la de tus acompañantes, tú búsqueda será más sencilla.

Demás comensales o por recomendación:

Algo que puede facilitar la búsqueda es preguntar a las demás personas en la mesa cómo les gustan los vinos, puedes ir desde el tipo hasta la intensidad, estructura, etc. Al tomar en cuenta el gusto de los demás en tu selección lo más probable, es que todos queden satisfechos.

Nuevas experiencias:

Si tu espíritu es más aventurero y te aburre la monotonía, tu selección puede centrarse en los vinos que no conoces de la carta, para estas situaciones puedes recurrir a la recomendación de un Sommelier o el encargado del servicio. Otra muy buena opción es enfocarte en los vinos por copeo, lo interesante de las selecciones de copeo es que puedes probar vinos a precios más accesible; de esta forma si el vino no te agradó, puedes sumarlo a la lista negra, pero si sucede lo contrario, ya tienes una opción más para futuras ocasiones.

Una vez que seleccionaste la botella de vino sólo quedan dos pasos en los que tendrás que centrar tu atención:

El encargado del servicio llevará la botella a tu mesa y te mostrará la etiqueta, esto con la intención de confirmar que es la botella que tú seleccionaste.

Posteriormente el encargado del servicio procederá a descorchar la botella y servirá un poco de vino en tu copa con la intención de que lo pruebes y des tu visto bueno para que sea servido a los demás comensales, este paso es importante, ya que si detectas que el vino tiene algún defecto (mal olor o sabor) la botella puede ser regresada.

Si el vino tiene algún defecto, el restaurante te cambiará la botella de vino, pero hay que diferenciar entre el defecto real de la botella o que no te haya gustado el vino.

La última recomendación es no tener miedo , bien sea que tu decisión sea por recomendación , maridaje, eliminación o simplemente porque el nombre te gustó, pídelo; si no te gusta, aprenderás de la experiencia y seguramente no lo volverás a pedir, pero si te gusta, podrá formar parte de tus futuras selecciones.

Erika Solano
Sommelier

Asociación de Sommeliers Mexicanos

Nuestro objetivo es el difundir y promover la cultura del vino y la sumillería dentro del territorio nacional.

Nuestra misión: Dar a conocer la cultura del vino en México con compromiso, honestidad y responsabilidad a través de profesionalizar y enaltecer la sumillería en nuestro país.

Nuestra visión: Ser el organismo líder en el ámbito de la sumillería en México, que difunda la cultura del vino con responsabilidad y ética profesional y se manifieste como el órgano de interlocución nacional e internacional del sector.

Contamos con:

  • Diplomado en Vinos
  • Diplomado en Destilados e Infusiones
  • Diplomado en Cerveza
  • Curso de Tabaquería
  • Curso de Quesos
  • Taller de corte y cata de Jamón Serrano