Repostería

Día de muertos y dulces acompañamientos

Publicado el 07 de noviembre de 2014

Es tan maravillosa nuestra cultura y tan amplia la gastronomía mexicana que es casi imposible separar una festividad de algún bocado delicioso alusivo a la fecha y la fiesta que pronto celebraremos es el día de muertos.

Esta tradición va de la mano con la gastronomía ya que se acostumbra elaborar hermosos y coloridos altares con algunos alimentos, flores y otros elementos en honor de alguna persona especial que dejó este mundo pero que con su simple existencia dio más valor a la nuestra.

El origen de esta tradición surge antes de que llegaran los españoles a conquistar México. Hay registros de celebraciones de algunas etnias que hacían rituales para celebrar la vida de sus ancestros hace más de tres mil años, pero cuando llegan los españoles a México no estaban de acuerdo con esas celebraciones y rituales con sacrificios por lo que estos modificaron un poco la tradición creando el pan de muerto y agregando una cruz en los altares.

Durante algunos días previos al 2 de Noviembre en nuestro país se acostumbra hacer un altar a uno de nuestros difuntos para vivir esta celebración. En este altar se ofrecen muchos alimentos entre otras cosas, algunos de los objetos del altar son los siguientes:

– Pan de muerto: es un pan redondo simulando un cráneo y tiene huesos simbolizando a la muerte. Su origen fue inspirado en los sacrificios humanos que hacían los aztecas ofreciendo el corazón latiendo de una doncella a sus Dioses. Con la llegada de los españoles a México y ante su desacuerdo con estos sacrificios crearon esta delicia la cual ha sufrido algunas modificaciones hasta llegar a lo que hoy es el pan de muerto. Hoy en día éste se elabora con harina, aceite, ralladura de naranja y limón (aunque en algunos lugares la omiten), mantequilla, huevos, levadura, azúcar y su característica esencia de azahar.

pan de muerto

– Flores: Durante estas fechas la flor que se utiliza en los altares es la flor de cempasúchil la cual simboliza el sol y se supone que atraen y guían a las almas de los muertos. Esta flor significa que el difunto a quien se le hace el altar no ha sido olvidado por familiares y amigos y que aún forma parte de sus vidas.

flor de cempasúchil

– Calaveras de azúcar: estas calaveritas son elaboradas de dulce de azúcar y tienen forma de cráneos con líneas decorativas de múltiples colores, en ocasiones llevan el nombre de la persona a quien se hace el altar. Son un elemento emblemático de estas fechas, dulce y muy llamativo e imprescindible en el altar.

calaveritas de azucar

– Ofrendas: Las ofrendas por lo general son los platillos que más le gustaban al difunto y se ponen junto a su fotografía con algunas bebidas, cigarros o pertenencias acompañados de varias veladoras y de papel picado que simboliza la alegría de celebrar estas fiestas.

ofrenda

Este día de muertos celébralo en familia, rinde homenaje a quien no está y honra su existencia con la tuya, llena tu vida de cosas buenas y honra a tus antepasados con tu existencia. Haz cada día ordinario un día extraordinario.

Conserva nuestras tradiciones y ésta en especial que se basa en el amor, amor la vida, a nuestros antepasados, a todas las personas que solo por haber compartido con nosotros su tiempo le dieron sentido a nuestra existencia.

Sigamos disfrutando de nuestra gastronomía y tradiciones siempre conscientes de que cada receta trae consigo una parte de nuestro país.

Que tengas mucho éxito en tus proyectos y en todo lo que emprendas.

Y para despedirme una frase: “Yo no le pido pan al hambre ni chocolate a la muerte.”

¡Hasta la próxima!

Alejandra Arreola

Orgullosamente victorense. Esposa y madre. Contadora de profesión, Repostera y Chocolatera de corazón. Amo el chocolate, sus sabores, texturas y aromas, la cocina y la repostería, por lo que convertí este pasatiempo en el más increíble trabajo creando Chocolarte “Ponle sabor a tus sueños” donde he sido cómplice de muchas parejas y familias que han confiado en mí para demostrar mi pasión y creatividad en sus eventos.

Es por esa confianza que trabajo diariamente con la misma pasión por el chocolate y la repostería y la obsesión por la calidad en lo que hago, creando cosas nuevas y sabores inigualables que te dejen grandes experiencias de sabor.

Creo firmemente que con amor todo se puede.