Repostería

Galletas, pedacitos de felicidad

Publicado el 02 de mayo de 2016

¿Recuerdas esos tiempos en que de niño tus papás no te dejaban comer postre hasta que terminaras tu comida? ¿Pero qué tal en casa de los abuelos? Llega a ser un lugar súper especial porque además del amor, atención y que algunos se conviertan en niños para jugar con nosotros, sus casas llegan a ser el paraíso de las galletas.

Es que ¿qué es más irresistible que una galleta? Se ven lindas, pequeñas y llenas de sabor y lo mejor es que hay una variedad tan grande que es irresistible querer probarlas todas.

De niños amamos las galletas y de adultos también simplemente no dejamos que nuestro niño interior se apropie de la decisión y mostramos un poco de mesura. En algunos casos se convierte en un placer culposo…claro, cuando están en alguna dieta especial pero la buena noticia es que hoy en día hay muchísimas cosas en el mercado que nos ofrecen alternativas más saludables así que no tienes que sacrificar este delicioso placer.

Además las galletas son un postre muy fácil de elaborar. Muchos recordamos nuestra infancia en una cocina llena de amor con tu mamá, tus hermanos o clásico, en casa de tu abuelita haciendo galletas, conviviendo en familia, disfrutando mucho la experiencia y claro, probando esta delicia después de un rato de trabajo juntos. Es así como desde niños empezamos a amar las galletas.

Hay galletas de muchos sabores, texturas y formas. Siendo las formas una de las cosas que más llama la atención a los niños. Dependiendo de los ingredientes que contiene la receta es la textura que vas a obtener, por ejemplo las que llevan fécula de maíz pueden llegar a ser un poco secas y quebradizas en el paladar pero eso depende de la cantidad de fécula que contengan. Otro de las galletas favoritas son las típicas de nuez, que además de sencillas su elaboración es sumamente fácil y el resultado maravilloso, es por eso que son las consentidas de muchos.

Pero hay muchísimos tipos de galletas: de mantequilla, de frutos secos, de chocolate, con chispas, con fruta o de sabor a alguna fruta, con mermeladas, algunas con especias dándole un toque muy especial y enfatizando los sabores y otras de sabores más sutiles y ligeros pero todas crujientes, deliciosas, dulces y llenas de sabor.

¡Consiente a tu niño interior y atrévete a hacer galletas! O si tienes hijos o sobrinos celebra con ellos este día del niño elaborándolas, podría ser con una receta familiar y además de que van a disfrutar muchísimo la experiencia, van a aprender mucho en la cocina como: fracciones al medir los ingredientes, a utilizar una báscula en caso de que así lo requiera la receta, a seguir instrucciones porque tienen una meta fija que es saborear unas deliciosas galletas. Se entretienen y disfrutan mucho cortando galletas de diferentes figuras o bien haciendo las figuras a mano y estarán muy atentos a todo este proceso aprendiendo también a trabajar en equipo y ver como trofeo su resultado. El punto es que no dejes de consentirte o consentir a tus niños y disfruta esta maravillosa experiencia.

Para hacer galletas con los niños yo te sugiero que sean unas galletas sencillas, puedes hacer desde unas hojarascas hasta unas de chispas de chocolate, sea cual sea la receta que elijas te aseguro que les dará muchísima alegría hacerlas.

Disfruta de este maravilloso placer de hacer galletas, ya que elaborándolas controlas la calidad de los ingredientes utilizando solo los mejores, haciendo una actividad diferente que además te despejará de cualquier situación y al terminar su elaboración disfruta estos pedacitos llenos de sabor porque si algo caracteriza a las galletas es que es que

son simplemente irresistibles. Podría ser que te niegues a una rebanada de pastel, a probar un flan o una tarta pero difícilmente te negarás a probar una galleta.

Haz tus galletas con amor y paciencia, comparte ese amor con la gente que amas y contágialos de esos lindos recuerdos que con probar algunos sabores nos transportan con nuestros amores especiales que ya no viven aquí pero que en nuestra memoria están siempre.

Te deseo mucho éxito en todos tus proyectos y que disfrutes y agradezcas cada día porque venimos a ser felices. Que tu vida sea tan dulce y deliciosa como una galleta.

Y para despedirme una frase: “Las galletas no son solo pastas secas, son pequeños pedazos de amor listos para darnos la oportunidad de sonreír”.

¡Hasta la próxima!

Alejandra Arreola

Orgullosamente victorense. Esposa y madre. Contadora de profesión, Repostera y Chocolatera de corazón. Amo el chocolate, sus sabores, texturas y aromas, la cocina y la repostería, por lo que convertí este pasatiempo en el más increíble trabajo creando Chocolarte “Ponle sabor a tus sueños” donde he sido cómplice de muchas parejas y familias que han confiado en mí para demostrar mi pasión y creatividad en sus eventos.

Es por esa confianza que trabajo diariamente con la misma pasión por el chocolate y la repostería y la obsesión por la calidad en lo que hago, creando cosas nuevas y sabores inigualables que te dejen grandes experiencias de sabor.

Creo firmemente que con amor todo se puede.