Gobiernos & Tendencias

Es mejor compartir victoria que repartir culpas

Publicado el 07 de febrero de 2019

 

Es mejor compartir victoria que repartir culpas

Después de una prolongada ausencia en la exposición semanal de nuestro ejercicio de prosa sobre opinión política del contexto actual, retorno más estridente e iracundo, pero, sobre todo, procurando siempre ser objetivo e imparcial.

De un tiempo para acá cuando ciertos temas públicos comenzaron a recrudecer, fuimos testigos de distintas reacciones por parte de las autoridades, algunos decidieron enfrentar el problema con las herramientas que tenían, otros fueron omisos o se declararon incompetentes dada la magnitud y seriedad del tema. Estas maneras de reaccionar se pudieran debatir, sin embargo, existe quién de manera ignominiosa recurrieron a las leyes para señalar de qué institución u orden de gobierno era la obligación de atender la situación y así justificar su desvinculación de la problemática.

Fue a partir de esta experiencia cuando las obligaciones marcadas en la ley cobraron una popularidad en el debate público común, se discute más sobre qué orden de gobierno o institución debe ser responsable y se deja a un lado las opiniones que pudiesen encontrar estrategias integrales que den la solución a los problemas.

Este fenómeno se acentúa cuando los niveles de gobierno se encuentran en manos de distintos partidos políticos, posiblemente consideren que con ello ganen la batalla en el imaginario colectivo, siendo que esta práctica tiene como efecto real agravar el problema de descrédito que ya de por sí tiene la clase política, dicha cuestión se interpreta como una muestra de indiferencia con los problemas que enfrenta la sociedad en su vida diaria.

En estas últimas semanas han acontecido dos problemas donde podemos encontrar dicho fenómeno: los bloqueos de las vías del tren en Michoacán por parte de los maestros pertenecientes a la CNTE y la huelga de los trabajadores de las maquiladoras en Matamoros.

El problema en Michoacán no es cosa menor, según los cálculos de la Confederación de Cámaras Industriales de México (Concamin) ascienden a mil millones de pesos diarios las pérdidas que tienen los distintos sectores industriales afectados. El conflicto se origina por la suspensión de pago a los maestros, siendo esto obligación del Estado, al mismo tiempo, los quejosos incurren en un delito

federal al bloquear las vías de comunicación, cuestión que compete solucionar a las autoridades federales. Al menos una de las partes ha realizado algo al respecto para encontrar solución, sin embargo, gran parte de los comentarios emitidos en los medios de comunicación por ambas partes lamentablemente se ha enfocado más en señalar las obligaciones de su contraparte y con ello no se abona a generar un ambiente propicio para la tan necesitada coordinación.

En el caso de la huelga llevada a cabo por los trabajadores de las maquiladoras en Matamoros, se experimentó otra variable de este nocivo comportamiento político. Cuando las autoridades federales se prestaban a coadyuvar, antepusieron los señalamientos a las responsabilidades de las autoridades locales con respecto a dicho tema, creando una fricción innecesaria que definitivamente no abona a la solución.

Las autoridades de los tres niveles de gobierno y en general las instituciones públicas, deben de mostrar una madurez política con respecto a la irrestricta responsabilidad de solucionar los contratiempos que se vayan presentando en el escenario político y social, haciendo a un lado los intereses particulares y la competencia por ganar el debate público, actuando en una plena coordinación y con la mejor disposición, para que pueda compartir victorias y así, no tener que repartir culpas.

Cenizas de reforma: No quisiéramos pecar de inocencia y entendemos que muchas veces ciertos conflictos pudiesen originarse acompañados de propósitos políticos, empero, el descrédito que tiene actualmente la clase política y el estado endeble de nuestra gobernabilidad obliga a las partes a generar un discurso conciliatorio y así contribuir a mejorar su propia imagen.

Más de Política / Gobiernos & Tendencias

Sandro Cappello Collado

Sandro Cappello es Director de Investigación Político Sociales en Consultores y Asociados ESTATAM, con presencia en el noreste de México. Además es docente a nivel Maestría. Orgullosamente oriundo de Cd. Victoria, Tamaulipas.