Negocios

3 mitos que pueden arruinar tu búsqueda de empleo

Publicado el 05 de junio de 2017

Entre las sugerencias de padres, amigos, colegas, no hay escasez de fuentes de las que puedas obtener consejo cuando estás buscando empleo o vas a una entrevista de trabajo. El problema es que no todo consejo termina siendo el mejor para estos tiempos.

Si bien la intención de estas personas es de ayudar, el mercado de trabajo cambia con tanta rapidez que es posible que una buena práctica de búsqueda de empleo ya no sea relevante un par de años más tarde.

Así que si realmente estás necesitando consejos que te ayuden a poner el pie en la puerta de un nuevo trabajo, lo mejor es no confiar demasiado en amigos y en la familia, sino en su lugar seguir lo que indican los expertos.

Por ello, se presentan 3 mitos que debes descartar acerca de la búsqueda de empleo:

Mito 1: Necesitas permanecer en una compañía una determinada cantidad de años Anteriormente, se esperaba que los empleados permanecieran en sus compañías por años (en ocasiones más de lo necesario) para no correr el riesgo de parecer una persona poco confiable y sin ambición. Pero en la actualidad, estas reglas han cambiado.

Los Millenials cambian puestos de trabajo en un promedio de cuatro veces en una década después de graduarse de la universidad, alrededor del doble de la tasa de la generación X. Y esto sucede por una buena razón: Estar en un nuevo puesto de trabajo tiende a ser la forma más rápida de avanzar de cargo y de salario.

Además, si eres verdaderamente infeliz en tu posición actual, no tienes porqué obligarte a permanecer. La vida es demasiado corta para ser miserable en el trabajo.

Muchos padres suelen aconsejar indicando que se debe permanecer por lo menos tres años para ganar credibilidad. Pero no, esto no es ningún requisito u obligación. Tienes que encontrar tu propio ritmo y abrirte paso a tu manera, y si esto no está sucediendo en tu puesto de trabajo actual, no estás ni ayudándolos a ellos ni a ti mismo. Tienes que encontrar lo que funcione para ti.

Ahora bien, esto no significa automáticamente que debes abandonar un trabajo en el que no estás satisfecho sin tener un plan B inmediato.

Si consideras que lo que te impide explorar otras oportunidades es que no has estado en un mismo puesto el tiempo suficiente, no te preocupes. Si eres la persona adecuada para el trabajo, los reclutadores no te van a descartar simplemente por los años de permanencia en tu trabajo anterior.

Mito 2: Debes aplicar a tantas empresas como te sea posible

Es posible que tengas que aplicar a más de una empresa antes de encontrar el puesto perfecto para ti, pero eso no significa que mientras más apliques, más oportunidades se abrirán.

Cuando se trata de aplicar a los puestos de trabajo, la clave del éxito es trabajar de forma más inteligente, no de forma más masiva.

Por lo tanto, en lugar de enviar tantas aplicaciones como te sea humanamente posible, lo mejor es ser estratégico y sólo aplicar a aquellas empresas que consideras que se ajustan a tus intereses profesionales y tu experiencia. Entonces, ¿cómo exactamente puedes identificar estas empresas?

Una de las cosas que puedes hacer es crear un listado con 10 compañías en las cuales te encantaría trabajar: bien sea porque te agrada el tipo de producto o la calidad de servicio que ofrecen.

No te preocupes en pensar si estos sitios te contratarán o si están a tu alcance, sólo concéntrate en los lugares en los que te gustaría trabajar. Una vez que tengas la lista, debes hacerte la pregunta clave: ¿qué tienen en común estas 10 empresas?

A partir de allí, verás cómo surgen varios patrones, ya sean empresas con un gran servicio al cliente, una cultura de innovación, compromiso para ayudar a los menos afortunados, o lo que sea más importante para ti. De esta forma, ya tienes claro cómo limitar los sitios a los cuáles debes aplicar.

Mito 3: El resumen curricular debe ser solamente de una página

La hoja de vida o currículum es clave en la búsqueda de empleo, pero a pesar de lo que puedas haber leído/oído, presentar un currículum de más de una página no significa que los reclutadores lo pasarán por alto de una vez. No existe ningún problema con presentar un resumen de dos páginas, siempre y cuando dejes espacios en blanco.

A veces, al restringir el resumen a una sola página, se recurre a márgenes de media pulgada, un tamaño de fuente muy pequeño y bloques de texto muy grandes, que lo hacen completamente pesado para la lectura. Por ello, es preferible dejar espacios y crear un currículum en dos páginas, algo que no lastimará la vista de la persona responsable en chequearlo.

Edith Gómez

Edith Gómez es editora en Gananci, apasionada del marketing digital, especializada en comunicación online. Se niega a irse a la cama cada noche sin haber aprendido algo nuevo. Le inquietan las ideas de negocio y, más aún, aportar una mirada creativa al pequeño mundo en el que vivimos. LinkedIn