Negocios

5 desafíos en la vida de un emprendedor

Publicado el 14 de noviembre de 2017
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Share on LinkedIn0Digg thisShare on Tumblr0Email this to someone

Nadie quiere permanecer igual por el resto de su vida. De hecho, si lo hacemos, simplemente nos quedamos atrás.

Todos tenemos al menos un conocido que no sabía tanto como nosotros pero aun así nos aventajó rápidamente, eso no se debe a que era más inteligente que nosotros, es debido a que se preocupó por mejorar todos los días.

Por ello, es muy importante que te capacites antes de emprender y si sigues estos métodos comprobados, tú también podrás mejorar aún más.

  1. Atrévete a dar el salto

No literalmente, pero si debes “saltar” fuera de tu zona de confort. Necesitas volverte un poco ansioso. Sin ansiedad, simplemente te dormirás del aburrimiento.

Por otro lado, demasiada ansiedad puede mermar tus niveles de desempeño. Causará que pienses demasiado, reacciones de manera desproporcionada y al final, arruines lo que estás haciendo. A diario vemos constantemente esto, por ejemplo: al manejar.

Si la gente se pone ansiosa al manejar, comete errores tontos mientras se encuentran al volante. Entran en pánico por nada, frenan demasiado fuerte por algo que se encuentra a kilómetros de distancia. En ocasiones, se desvían hacia al carril equivocado y conducen demasiado lento, lo cual los hace tan peligrosos como un obstáculo en medio del camino.

Lo que debes tener es la cantidad óptima de estrés. Suficiente estrés te ayuda a mantenerte alerta y activo, pero demasiado estrés arruinará tu desempeño – debes buscar el equilibrio.

Asegúrate de salir de tu zona de confort e intenta hacer nuevas cosas. De esta manera, te desempeñarás mejor y aprenderás mucho más.

  1. Siempre ten a la mano uno de esos letreros para tu puerta de “no molestar”

¡Las distracciones momentáneas duran más de lo que piensas! Para muestra, esta historia que seguramente has vivido alguna vez: alguien toca a tu puerta mientras están en medio de algo importante y te pide un minuto de tu tiempo. Ese “minuto,” resultan ser en realidad 5 minutos.

Una vez que terminas con eso, te tomas otros 2 minutos para recordar donde quedaste en tus tareas. Luego regresas a trabajar, pero continúas pensando acerca de lo que te dijeron durante 5 minutos más. De hecho, lo más probable es que tus pensamientos se ramifiquen y te quedes pensando en muchas cosas durante toda una hora y en eso se va tu productividad.

Cuando estés trabajando, asegúrate de cerrar tu puerta, diles a todos que no te distraigan cuando cuelgues tu letrero de “No Molestar” en tu lugar de trabajo. Asegúrate también de colocar tu teléfono en silencio (no en vibración), en modo avión o apagado por completo.

  1. Reúne a un buen equipo

Los emprendimientos modernos más famosos parecen que hubieran sido diseñados por una sola persona, pero ese no es el caso. Las empresas como Facebook, Twitter, Uber y Netflix, fueron construidas por un equipo de personas muy talentosas. Puede que sólo veamos a Mark Zuckerberg como la persona al frente del show en Facebook, pero eso es porque los medios hicieron que se viera así.

En realidad, había un poderoso equipo de personas detrás de su proyecto. Facebook no estaría donde está hoy, si Mark hubiera sido la única persona trabajando en la famosa red social, igual sucede con todas las demás empresas que mencionamos.

Por ello debes buscar gente talentosa que comparta tú misma visión. La visión no es suficiente para construir un gran equipo de trabajo y una sola persona no es suficiente para construir un emprendimiento exitoso a largo plazo.

  1. Revisa si estás siguiendo en el camino correcto

¿Estás seguro que estás recorriendo el camino correcto? ¿Te aseguraste de que tus planes estén funcionando o simplemente los estás ejecutando sin evaluar sus resultados? El problema que tiene la mayoría de las personas, es que no revisan con regularidad su progreso. Sólo se dedican a planear una estrategia “infalible” y luego la ejecutan sin pensar, sin detenerse a valorar si está funcionando o no.

Debes revisar tu progreso al menos una vez al mes (para ciertos emprendimientos, esto debería ser cada semana). Observa los datos y pregúntate a ti mismo, “¿Estoy obteniendo los resultados que esperaba?” luego toma las acciones que sean necesarias.

  1. Aprende de los errores de los demás

Aprender de tus propios errores debería ser un acto reflejo. Pero no es de eso de lo que queremos hablarte. Estamos hablando acerca de aprender de los errores que han cometido otras personas. ¿Por qué? Debido a que no puedes permitirte cometer todos los errores que existen.

Tu tiempo en este mundo es limitado y hay demasiados errores que podrías cometer. No puedes experimentarlo todo y no deberías esperar hacerlo. Eso es una pérdida de tiempo, especialmente cuando otras personas ya han realizado estos experimentos por ti.

Todo está bien documentado en libros, sermones, discursos, seminarios, videos, blogs y foros. No hay razón por la cual te prives de aprender de los errores de los demás. Esto no significa que no te tropezarás, pero la vida será mucho más fácil si tienes un mapa de las cosas que debes evitar. Benjamín Franklin lo expresó muy bien con estas palabras:

“No le temas a los errores. Conocerás el fracaso. Sigue extendiendo los brazos.”

Edith Gómez

Edith Gómez es editora en Gananci, apasionada del marketing digital, especializada en comunicación online. Se niega a irse a la cama cada noche sin haber aprendido algo nuevo. Le inquietan las ideas de negocio y, más aún, aportar una mirada creativa al pequeño mundo en el que vivimos. LinkedIn