Finanzas Personales

5 recomendaciones para administrar tu dinero antes de llegar a los 30

Publicado el 19 de mayo de 2017
Share on Facebook3Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Share on LinkedIn0Digg thisShare on Tumblr0Email this to someone

Las prioridades de cada individuo cambian a medida que estos van haciéndose mayores. Lo que te parecía importante cuando eras un niño dejó de ser importante en tus años de adolescente. De igual forma, al llegar a la etapa de adulto, comienzas a preocuparte no solo por tu presente, sino también por tu futuro. Es aquí donde te cuestionas cómo salir de tu zona de confort.

Para algunas personas, llegar a los 30 años representa un cambio importante en sus vidas. Es alrededor de esta edad en donde muchos piensan en casarse y en definir su carrera profesional. A pesar de que no hay una edad específica para que estas cosas sucedan, se deben tomar previsiones para poder hacer frente a los cambios que se presentan.

Al referirnos al estado financiero, cuando cumples 30 años es un momento oportuno para comenzar a ahorrar dinero, teniendo en cuenta que tu futuro estará marcado por las decisiones que tomes.

No existe un manual definido que te indique qué debes hacer, pero puedes seguir las siguientes recomendaciones que te ayudarán a administrar mejor tu dinero:

1. No te endeudes para cubrir los gastos de tu boda

Si bien es cierto que se trata de un momento importante de tu vida, no te exijas más de lo que puedes permitirte dar. Recuerda que se trata de una experiencia para ti y tu pareja, y a veces las grandes celebraciones solo traen consigo gastos, estrés y pocas oportunidades para disfrutar. No todas las personas cuentan con los recursos necesarios para una gran fiesta, y es recomendable invertir el dinero en un viaje o en una celebración pequeña con los familiares y amigos más cercanos. Luego de casarte tendrás que asumir muchos gastos importantes, como es el caso de tener una casa bien equipada con todas las cosas que necesites. Así que no es conveniente iniciar tu matrimonio cargado con deudas.

2. No recurras a hipotecas

Según los datos obtenidos a través de distintas mediciones, alrededor de un 40 % de los españoles adquieren su propia casa luego de cumplir 35 años y casi la totalidad de estos adquieren una hipoteca. Al hablar de hipotecas nos encontramos con unas a corto y otras a largo plazo. Debes tener claro que el tipo que más te conviene son las cortas, ya que las largas le traen más beneficios al banco. Por ejemplo, con una hipoteca larga de 30 años, al final terminarás pagando más del valor de tu casa únicamente en intereses. Así que aprende a tomar la mejor decisión, ya que arrastrar una deuda durante toda tu vida no es una de las mejores opciones que se te puedan presentar.

3. Piensa en ti mismo y en tus necesidades Es cierto que cuando llegas a los 30 te sientes en una posición consolidada en donde quieres tener solo lo mejor, ya que este es el producto de tu esfuerzo. A pesar de que consigas un ascenso y mejoras salariales, recuerda administrar bien tu dinero definiendo cuáles son tus prioridades. Comprar un nuevo vehículo puede ser una de las metas que quieras cumplir, pero debes asegurarte de que se trata del momento indicado para hacerlo. Si no existe la necesidad y además tienes otras prioridades en tu vida, escucha la voz de la razón y no tomes decisiones apresuradas. Comenzar a ahorrar en momentos de crisis te ayudará a salir adelante más fácilmente. Luego de un par de años te darás cuenta de que todo llega a su momento y no vale la pena apresurarse. Esto no quiere decir que no debas trabajar por tu futuro y tengas que esperar de brazos cruzados, pero sí debes identificar los momentos indicados para cada cosa.

4. Cumplir con el rol de padre sin descuidarte Sabemos que los hijos requieren atención y dedicación de los padres, pero debes procurar no descuidarte a ti mismo. Si tienes planes y metas por cumplir, esfuérzate por conseguirlas. Aunque los gastos sean mayores cuando tengas un hijo, ya que tendrás que invertir en su cuidado, alimentación, educación, etc., ten una reserva de ahorros destinada a atender tus propias necesidades.

5. Consigue tu libertad financiera No hay una fórmula definida, pero sí podemos enfocarnos en las cosas que más funcionan según experiencias propias o de otros. Por ejemplo, hay quienes ahorran un 20 % de sus ingresos y de esta manera logran disponer de una importante cantidad de dinero con el paso de los años. Al llegar a los 50 años, lograrás tener estabilidad económica, pudiendo disfrutar de nuevas experiencias con tu familia. Nunca es tarde para tomar buenas decisiones, y si lo haces desde temprana edad, los resultados serán mucho mejores.

Edith Gómez

Edith Gómez es editora en Gananci, apasionada del marketing digital, especializada en comunicación online. Se niega a irse a la cama cada noche sin haber aprendido algo nuevo. Le inquietan las ideas de negocio y, más aún, aportar una mirada creativa al pequeño mundo en el que vivimos. LinkedIn