Negocios

Toma de decisiones

Publicado el 06 de noviembre de 2013
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Share on LinkedIn0Digg thisShare on Tumblr0Email this to someone

A mediados del siglo pasado Octavio Paz escribió “El Laberinto de la Soledad” En esa obra maestra el ganador mexicano del Premio Nobel de Literatura describió nuestra cultura como una de máscaras, de misterios, de secretos. Nuestras máscaras nos acompañan, en la alegría y en la tristeza, y forman parte del complejo ser humano que los mexicanos somos.

Esta descripción contrasta brutalmente con el sistema que hoy predomina en el mundo de los negocios, que gusta de lo simple y de lo práctico. Este sistema se caracteriza por el uso dominante del idioma inglés, que es muy directo. Por tanto, debemos tender puentes que nos ayuden a transitar de la complejidad a la simplicidad.

En el mundo actual la toma de decisiones debe ser pronta. No importa la nacionalidad que tengas, la regla es la misma. Para ser exitoso tienes que pasar de la idea a la decisión y de la decisión a la ejecución en periodos cortos de tiempo.

No le des tanta vuelta a las cosas, define lo que quieres y dale para adelante.

Aquí mis sugerencias:

1) Ten confianza en tu instinto.
Lo primero que piensas es regularmente lo que realmente piensas. Aprende a defenderlo.

2) Desecha las que te parezcan malas ideas.
No des largas a ideas que te parecen malas desde el arranque. Es una pérdida para todos. Elimina esta practica.

3) Pon fechas y ejecuta.
Si dijiste dos semanas y no paso nada, algo no esta bien. Hay que pasar a la ejecución dentro de los límites de tiempo que establezcas.

El mes próximo escribiré acerca de la certeza en la toma de decisiones. La toma de decisiones debe ser pronta y certera al mismo tiempo.

Nicolás Echevarría Vilchez

Sali de Victoria a los 17. Estudie economía en el ITESM. Mi primer trabajo fue en Deloitte Consulting, cuatro años entre el DF, Costa Rica y San Francisco. Mi especialidad la estudié en Inglaterra, una maestría en Negocios y Mercados Globales en The London School of Economics. Mi segundo empleo fue en Philip Morris, nueve años entre el DF, Nueva York, Uruguay y Paraguay.

Recientemente decidí con mi familia cambiar de vida y ubicarnos en Austin, lugar donde operamos un pequeño negocio local.