6 de Julio 1997

Atardecer en Tamaulipas

Publicado el 28 de enero de 2016
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Share on LinkedIn0Digg thisShare on Tumblr0Email this to someone

Antes de ser sorprendidos por una repentina lluvia y onda fría, que nos recuerda que todavía hay invierno, quienes tenemos el privilegio de vivir en estas tierras del norte del país, hemos gozado de impresionantes murales en el cielo tamaulipeco. Sin duda, alguien muy poderoso nos está mostrando de lo que es capaz, solo para comprobarnos que está presente entre nosotros.

Ver en el amanecer las caprichosas formaciones de nubes blancas con fondo azul es motivo mas que suficiente para agradecer el estar vivo y para contemplar y admirar el cielo que tenemos por techo.

Además del amanecer tamaulipeco, inconformes como somos, también gozamos del atardecer que con el cielo rojizo nos recuerda la pintura del fabuloso LEONARDO NIERMAN, cuyas obras adornan y dan luminosidad lo mismo que a museos, edificios públicos y privados o a espacios en hoteles y restaurantes.

Con tristeza esos momentos son fugaces, breves, y escasos en momentos que la vida necesita de esos esparcimientos para alimentar el alma y espíritu. Para adornar tanto el amanecer y el atardecer tuvimos ademas, el brillo intenso de la luna llena por espacio de 4 noches. ¿Se puede pedir más?, no, lo que tenemos que hacer es agradecer al creador de estos espectáculos naturales, el ser testigo de ello y seguir dando gracias por pertenecer al mundo de los vivos.

Todo lo anterior nos remonta al atardecer del gobierno de EGIDIO TORRE CANTÚ, que si bien no tuvo un principio luminoso y de grandes expectativas, TORRE CANTÚ ha sabido sortear la adversidad inicial para llegar y llevar a puerto seguro en las caudalosas aguas del mar tamaulipeco un barco cargado de pasajeros ávidos de paz y tranquilidad.

Al capitán de la nave tamaulipeca le ha fallado la tripulación que escogió, algunos ya se fueron y los que llegaron no le han respondido, es justo reconocer que existen brillantes y valiosas excepciones, gracias a la firme conducción del capitán y de algunos miembros este barco no se ha ido a pique.

Pertenezco a un inmenso numero, miles, de tamaulipecos que estamos convencidos que nos gobierna un hombre lleno de cualidades y virtudes, no exento de fallas y errores, que ha sabido aguantar y soportar las deficiencias y la falta de compromiso de la mayoría de sus colaboradores.

En este atardecer tamaulipeco, todavía hay espacio para recomponer el tiempo y el rumbo perdido. Basta con afianzar el timón , tirar el lastre, castigar la indolencia y la falta de compromiso y así antes del anochecer ver con serenidad y tranquilidad el 05 de junio, fecha de la gran escala antes de llegar al final de la travesía.

Todavía hay tiempo de terminar de una vez por todas con la nefasta política de puertas cerradas al pueblo. La sociedad civil reclama audiencia para ser escuchada en todas las oficinas de gobierno. Los reclamos para una mejor atención en salud, educación, procuración de justicia, bueno hasta con la llegada de burócratas en la administración de justicia apareció la cerrazón de quienes tienen la obligación de escuchar reclamos populares.

El nuevo sol está por llegar a Tamaulipas, entonces aparecerán y arreciarán las críticas al gobierno estatal y municipal, lo que antes parecía un pequeño error ahora será una grave falla, quien no atendió reclamos de la sociedad ahora contratan personal para que actúen como emisarios del burócrata buscando acercar al intocable funcionario a un pueblo agraviado y cansado de injusticias.

Al atardecer tamaulipeco le llegará la oscuridad de la larga noche y de ahí esperar con la ilusión y la esperanza perdida, que el nuevo día le traiga paz, salud, educación, una mejor justicia en su administración y en la procuración, pero sobre todo transparencia y rendición de cuentas requisitos para terminar con la impunidad y la corrupción.

Lic. Rafael Diez Piñeyro

Abogado. Politólogo. Autor de la columna “6 de Julio de 1997” en los principales medios de comunicación en el Estado, y del programa televisivo “La caja de Pandora”. Analista Político. Conferencista, Comentarista en Radio y la Televisión.