6 de Julio 1997

El discreto encanto de la ineptitud

Publicado el 12 de junio de 2014

Después de volver a repasar uno de los libros del DR: PEDRO PEÑALOZA, “México a la deriva y después del modelo policiaco ¿Qué?”, en su capítulo VI, letra F, pagina 148, editado por el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, se señala con índice de fuego que los saldos de la incompetencia y la improvisación, habrán de truncar la recuperación de la paz y la tranquilidad en los territorios que los han perdido.

El origen de la corrupción y de la impunidad, es por tener servidores públicos, en todos los niveles, improvisados, ineptos, sin ser profesionales en el ejercicio de sus funciones, por ende no podrán responder al perfil del cargo público para el que fueron designados.

A todo lo anterior, todavía habrá de agregar el amiguismo, el compadrazgo, la complicidad y la nula sensibilidad política y social para cumplir con sus obligaciones. Entonces, por lógica los resultados en sus encomiendas son fallidos y desastrosos, de ahí que el pueblo y la sociedad civil busquen en marchas, plantones, repudio de candidatos impuestos a través de amañadas elecciones, las acciones para protestar y reclamar tanta sinvergüenzada.

El día que los titulares del poder ejecutivo federal, estatal o municipal, ordenen investigar y castigar con todo el rigor de la ley al servidor público que traicionó la confianza que se le depositó para cumplir con un cargo público, la opinión del pueblo podrá cambiar en favor de la clase gobernante, pero el tiempo pasa y se observa con pesimismo y tristeza que la complicidad y la inacción judicial en contra de los depredadores de los recursos oficiales no llega y por el contrario resurge la corrupción y la impunidad para cubrir y evitar el brazo de la justicia.

PEDRO PEÑALOZA, afirma también la importancia que el encumbrado servidor púbico tenga en la transparencia, la rendición de cuentas y el informe puntual y claro del manejo del dinero del pueblo, las condiciones a cumplir para tener y recuperar la confianza de quienes en alguna ocasión les depositaron el voto.

Esto solo se podrá lograr con servidores públicos que tengan el perfil profesional adecuado para desempeñar con calidad, atingencia y honradez, el acto honor de pertenecer y trabajar en alguna dependencia pública.

El pueblo de México y en especial el de Tamaulipas está urgido y necesitado de acciones que castiguen con todo el peso y rigor de la ley a todos aquellos mal llamados “funcionarios de alto nivel”, que abusaron de su cargo y lograron amasar una cuantiosa fortuna con el desvío de recursos públicos.

Es con ese tipo de acciones y sin que les tiemble la mano el reclamo genuino de un pueblo vejado y saqueado por quienes tienen la obligación de servirle y que en aras de ambiciones mezquinas se han enriquecido y protegen a quienes terminan como cómplices y socios.

Cuando los bandidos de cuello blanco, esos que se sintieron intocables por sus superiores, sean perseguidos y castigados, cuando la corrupción y la impunidad de los servidores públicos sea erradicada en los tres niveles de gobierno, entonces y solo entonces la confianza perdida del pueblo podrá regresar a la ciudadanía.

Para lograr esto la receta es muy sencilla, una fuerte sacudida al gabinete, seleccionar a lo largo y ancho de la entidad a las mejores mujeres y hombres con el perfil necesario para cumplir con la honrosa tarea de servir al Estado, olvidándose del compadrazgo, los socios, amigos, familiares corruptos y solo ver con sentido de responsabilidad y patriotismo y sientan como el más el alto honor la designación que recibieron del pueblo.

Recordando el juramente hecho en el H. Congreso del Estado cuando se pronunciaron palabras como «Protesto cumplir y hacer cumplir la Constitución Política de la República, la del Estado y las leyes que de ellas emanan y desempeñar leal y patrióticamente el cargo de Gobernador que el pueblo me ha conferido…

Lic. Rafael Diez Piñeyro

Abogado. Politólogo. Autor de la columna “6 de Julio de 1997” en los principales medios de comunicación en el Estado, y del programa televisivo “La caja de Pandora”. Analista Político. Conferencista, Comentarista en Radio y la Televisión.