Acá por la Sierra Madre

Aristegui, lo político y lo jurídico

Publicado el 14 de mayo de 2015

He seguido durante varios años el noticiero matutino de Carmen Aristégui por diversas razones. La principal es que enseña un lado de la moneda que otros periodistas no muestran respecto de los asuntos públicos. Por supuesto, su línea informativa se carga hacia el lado donde se encuentra el corazón, lo que propiamente no es malo pues en el quehacer periodístico es fundamental que haya voz para todos. En términos de opinión, cada quien da la que tiene o le hacen tener.

El amparo promovido por Aristegui en contra de la decisión de MVS Noticias de separarla de su horario estelar, resulta interesante por los paradigmas del juicio de amparo que el Juez Octavo de Distrito en Materia Administrativa del Distrito Federal rompe desde el inicio del juicio. ¿Malo? Quizá sí, quizá no.

Sorprende el auto admisorio de la demanda de amparo pues el juez tenía la opción cómoda de desechar la demanda bajo la óptica que MVS no es autoridad para efectos del juicio de garantías y dejar que un Tribunal Colegiado o la propia @SCJN le confirmara o corrigiera.

A su vez, el Juez concedió la suspensión provisional para el efecto de que MVS y Aristegui “se pusieran a platicar sobre la forma de llegar a un arreglo”. Posteriormente un Tribunal Colegiado revocó la resolución, lo que no fue obstáculo para que el Juez concediera la definitiva para los mismos efectos. Normalmente, los jueces de amparo prefieren seguir el criterio que les marcó el Colegiado en la provisional para resolver la definitiva. No fue así en este asunto.

Habrá que estar muy atentos a la revisión que MVS, como autoridad responsable, promueva en contra de la concesión de la suspensión definitiva y sobre todo del desenlace del fondo, en donde se dilucidará si efectivamente la televisora violentó derechos fundamentales de la periodista, si la empresa es autoridad y la relación entre el incumplimiento contractual y la vulneración de derechos humanos.

Además, no puede pasar inadvertido que este asunto tiene implicaciones políticas que el juez va a tomar en cuenta (lo quiera o no, lamentablemente) ya que la propia labor periodística de la quejosa ha estado llena de “escándalos” que permiten suponer que el asunto va más allá de si hubo o no afectación a sus derechos fundamentales.

Su crítica acérrima a la administración federal, ha generado especulaciones y cuestionamientos. ¿Detrás de su salida está el inquilino de Bucareli o el de Los Pinos? ¿Presionaron a MVS a que rompiera vínculos con Aristegui?

Nada sabemos a ciencia cierta. La justicia federal parece tener voz propia en el asunto.

 

A OJO DE BUEN CUBERO 

Le perdonaron la expulsión a @m_ebrard de la carrera hacia el 2018. Va como suplente de quien entró en su lugar. Así funcionan las cosas.

Adalberto Guevara Montemayor

Abogado y autor de la columna “Acá por la sierra madre” que se publica en Epicentro y Sondeo, leo muy poco para lo que me gusta, izquierda moderada, pambolero, agricultor frustrado, litigante en reposo, activista de las causas que me mueven. Que viva Ciudad Victoria y que viva Tamaulipas con sus alegres huapangos y sus mujeres bonitas.