Acá por la Sierra Madre

Conócelos, ¿para qué?

Publicado el 16 de mayo de 2018
Share on Facebook4Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Share on LinkedIn0Digg thisShare on Tumblr0Email this to someone

Hace unos días estuve presente en el foro “Conócelos” de la Universidad La Salle Victoria,
en donde los candidatos a senadores y diputados federales de Tamaulipas, expusieron ante
la comunidad universitaria las ideas con las cuales pretenden, primeramente, obtener el voto,
y luego ejecutarlas al asumir la curul o el escaño.

Salvo contadas excepciones, la capacidad de convencer y de conectar con quienes estudian
es escasa, por no decir que nula. Entre la apatía natural del público y el desinterés evidente
de algunos de los contendientes, quedan atrapadas las problemáticas reales de la sociedad y
por ende su solución.

Las campañas electorales federales y locales han dejado a un lado a la persona y ésta ha
sido reducida a un producto en el que importa más la etiqueta que el contenido, pesan más
los recursos publicitarios que la integridad o la capacidad de la persona. El marketing político,
si bien una herramienta necesaria, ha construido una zanja profunda entre lo que es un
candidato y lo que es un representante popular.

La época electoral que vivimos es turbia, pero no en el sentido amplio de suciedad, sino en el
la acepción relativa a que no podemos distinguir lo que hay en lo más profundo de cada
candidato.

Desde hace mucho tiempo he afirmado que hay una enorme resistencia a morir de las viejas
prácticas. Los recursos públicos y la información generada en el ejercicio público siguen
viéndose como propiedad del titular en turno. Las acciones de gobierno como actos que
deben agradecerse y aplaudirse. Las ideas generadas desde lo privado como meras
necedades.

Todo lo anterior se corrobora simplemente con echar un vistazo a los portales de internet de
los gobiernos estatales. La información que por ley debería ser pública se encuentra en
lugares recónditos, de muy difícil acceso. Los gobiernos, del partido que sea, parecen tener
un pacto siniestro de ocultar información. Ni siquiera puede saberse con certeza qué
empresa ganó una obra emblemática o quiénes recibieron beneficios de cualquier índole.

Lo peor es que nada de esto está en la agenda prioritaria de los candidatos, ¿cómo podrá
estarlo en el plan legislativo o en el de gobierno?

A OJO DE BUEN CUBERO

Recomendación del artículo publicado en el periódico español “El Mundo” sobre la
importancia de enseñar Filosofía a los niños:

http://www.elmundo.es/papel/historias/2018/04/03/5ac23f5ce2704e336d8b4585.html

Twitter: @adalberto_gm
email: adalbertoguevaramontemayor@gmail.com

Fotografía: pixabay.com

Adalberto Guevara Montemayor

Abogado y autor de la columna “Acá por la sierra madre” que se publica en Epicentro y Sondeo, leo muy poco para lo que me gusta, izquierda moderada, pambolero, agricultor frustrado, litigante en reposo, activista de las causas que me mueven. Que viva Ciudad Victoria y que viva Tamaulipas con sus alegres huapangos y sus mujeres bonitas.