Acá por la Sierra Madre

El Amparo del Chapo

Publicado el 01 de febrero de 2016

Se difundió con rapidez la noticia sobre la recaptura de Joaquín Guzmán Loera en el municipio de Los Mochis, Sinaloa, derivado de un operativo orquestado por un grupo élite de la Secretaría de Marina.

La mañana siguiente a la detención, los círculos de opinión nacionales se inundaron de vistos buenos a la actuación del gobierno federal y de negativos por el bombo y platillo del anuncio. Los primeros avalaron el fortalecimiento del Estado de Derecho, los segundos criticaron el festejo pues el acto derivó de una omisión institucional.

Un elemento que fue parte del análisis fue la extradición necesaria del capo. Las dos fugas previas son el argumento central para sugerir su envío inmediato a los Estados Unidos de América, donde existen procesos legales pendientes.

La duda imperante sobre la eficacia de las instituciones de readaptación social para mantener a “El Chapo” tras las rejas es la justificación principal de quienes ven en la extradición la solución al problema. Sin embargo, al supuesto líder del Cártel de Sinaloa le fue concedida la suspensión de plano en el amparo indirecto 47/2016 que se tramita ante el Juzgado Noveno de Dsitrito en Materia de Amparo Penal en el Distrito Federal.

Esto implica que la extradición debe esperar, por lo menos, a que ese juicio de amparo y los medios de impugnación que deriven, sean resueltos por el Poder Judicial de la Federación. La propia Procuradora General de la República, Arely Gómez, ha reconocido públicamente que el envío de El Chapo al país vecino del norte pueda tardar entre uno y cinco años.

Para gran parte de la población es difícil aceptar que personajes como el citado reciban “protección” de los jueces. Se entrecomilla porque no se trata de una aplicación parcial de la ley, sino al contrario, cualquier persona tiene derecho de audiencia y de acceso a recursos judiciales.

Contrario a la apología del sujeto que realizaron 2 actores de renombre, la defensa de los derechos de Guzmán Loera y de cualquier otro ciudadano no debe centrarse en lo que se presume está bien o mal sino en el marco jurídico vigente.

Cualquiera que se enfrente a un litigio, de la naturaleza que sea, deseará que las cosas se resuelven conforme a derecho, eso sí, de forma expedita como lo señala la Constitución.

A OJO DE BUEN CUBERO

¿Cómo se recibe la entrevista de Kate del Castillo y Sean Penn con el capo? Si existe delito qué perseguir en contra de ambos, ¿es conveniente políticamente iniciar otra batalla cuando la guerra parece llegar a su fin?

Adalberto Guevara Montemayor

Abogado y autor de la columna “Acá por la sierra madre” que se publica en Epicentro y Sondeo, leo muy poco para lo que me gusta, izquierda moderada, pambolero, agricultor frustrado, litigante en reposo, activista de las causas que me mueven. Que viva Ciudad Victoria y que viva Tamaulipas con sus alegres huapangos y sus mujeres bonitas.