Acá por la Sierra Madre

En “defensa” de la familia

Publicado el 12 de septiembre de 2016

El sábado anterior se llevaron a cabo diversas marchas alrededor del país organizadas por el llamado “Frente Nacional por la Familia” (FNF), lo que generó muchísimas reacciones en redes sociales denostando a este movimiento en casi todas las menciones.

¿Qué dice el Frente? ¿Cuáles son sus objetivos? En su blog se puede leer “El pasado miércoles 25 de mayo, más de mil instituciones de la sociedad civil organizada, que trabajamos a favor de la Familia en todo el país, nos unimos para formar el Frente Nacional por la Familia, que tiene como objetivo dar respuesta a la iniciativa del presidente Enrique Peña Nieto de modificar la Constitución y el Código Civil para reconocer las uniones entre personas del mismo sexo.”

Esta iniciativa del Presidente en su momento fue respaldada por sectores diversos de la sociedad civil y fue un claro avance en la protección de, entre otros, el principio de igualdad ante la ley. Fue una acción que en su momento le costó políticamente a Enrique Peña Nieto, pues parte del análisis de la derrota del partido del Presidente de la República en la elección del 5 de junio de este año se basó precisamente en la propuesta de modificar la Constitución y al Código Civil Federal.

Estas marchas notoriamente exigen un disparate pues claramente un concepto de grupo busca imponerse como norma para todos. Si algo hay que reconocer en Peña Nieto es que esta iniciativa ha dado prioridad a las libertades individuales y a la protección de éstas en el orden jurídico. El reconocimiento de derechos a una situación fáctica que data desde el inicio de la humanidad es un avance por donde se quiera ver.

Si bien es cierto que México es un país con una alta concentración de católicos, no menos lo es que como Nación todos tienen que ser tomados en cuenta. Como contraparte de la libertad de expresión está el derecho a no estar de acuerdo y a manifestar rechazo a las ideas de los demás dentro un marco de no afectación de esa libertad. Tanto el FNF puede expresar su descontento con la reforma, como aquellos que no están de acuerdo con los postulados de esta organización.

Recuerdo que cuando hice mis pláticas prematrimoniales, el expositor nos dijo al grupo que las tomábamos “el matrimonio entre personas del mismo sexo allá afuera en el ramo civil debiera estar permitido, aquí en la iglesia no lo está”. Un enunciado sumamente básico y fácil de entender menos para los opositores de la reforma del Presidente y para los opositores al FNF. Las ideas de ambas partes pueden convivir en el plano de la opinión, pero en el de los derechos, la inclusión y la igualdad en la aplicación de la ley deben ocupar el lugar principal.

A OJO DE BUEN CUBERO

Recomiendo la película Dheepan. Un vistazo a las condiciones sociales y a las dificultades a las que se exponen los inmigrantes de países en guerra al llegar a países europeos, en el caso Sri Lanka y Francia, respectivamente.

Adalberto Guevara Montemayor

Abogado y autor de la columna “Acá por la sierra madre” que se publica en Epicentro y Sondeo, leo muy poco para lo que me gusta, izquierda moderada, pambolero, agricultor frustrado, litigante en reposo, activista de las causas que me mueven. Que viva Ciudad Victoria y que viva Tamaulipas con sus alegres huapangos y sus mujeres bonitas.