Opinión Del Experto Nacional

CON LA FRENTE EN ALTO

Publicado el 24 de junio de 2019

 

Con la frente en alto

Opinión del Experto Nacional Ricardo Alexandre M

En las últimas semanas mucho ha dado de qué hablar la crisis entre el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador y el presidente Donald Trump, en virtud de la cual, Estados Unidos amenazó a nuestro país con imponer aranceles progresivos –de forma totalmente ilegal y arbitraria, pues existe un acuerdo de libre comercio– a los productos mexicanos de exportación, hasta llegar al 25 por ciento, si no aceptábamos fungir como un gran muro para frenar la migración de ciudadanos centroamericanos a su territorio.

Ya todos conocemos el desenlace. Después del amago de nuestro principal socio y aliado internacional, el gobierno de México acordó –no tanto negoció– y sin exigir prácticamente nada a cambio –como son mayores restricciones a la venta y control de armas, que acaban en manos de la delincuencia–, implementar las medidas solicitadas, enviando a 6 mil elementos de la Guardia Nacional a nuestra frontera sur, con la esperanza de que el mandatario de aquel país sienta por atendida la “petición” y busque otro país al cual
bullear como parte de su campaña por la reelección.

Bajo este contexto, viene a cuento un episodio histórico entre ambos países, conocido como la Batalla del Carrizal, que justamente ayer conmemoramos. Cuenta la historia que corría el año de 1916 cuando Francisco Villa incursionó en territorio estadunidense y atacó el poblado de Columbus, Nuevo México, en venganza porque un comerciante de ese lugar le vendió balas de salva. A nuestro vecino país del norte no le pareció que un ejército extranjero entrara por sus fronteras –usualmente es al revés–, por lo que el general John J. Pershing, jefe de armas en El Paso, Texas, comenzó la persecución del Centauro del Norte en México, en lo que se conoce como la Expedición Punitiva.

La situación obligó a que el presidente Venustiano Carranza, a través del general Jacinto Treviño, le pidiera al ejército estadunidense no proseguir con la incursión y regresara al norte, a fin de evitar un mayor conflicto, a lo cual el general Pershing hizo oídos sordos.

El ejército estadunidense creyendo que Villa podía encontrarse en el Carrizal, Chihuahua, se movilizó a ese poblado, sin embargo, las fuerzas mexicanas lo interceptaron el 21 de junio de 1916, y tras darle un nuevo ultimátum, se enfrascaron en una pelea de la que terminó victorioso, en contra de todas las posibilidades, nuestro país.

Como dijo el gran estadista Winston Churchill, “cuanto más atrás puedas mirar, más adelante verás.” Nuestra relación con Estados Unidos siempre ha sido complicada, pero después de mucho esfuerzo durante las últimas décadas, hemos dado pasos fuertes hacia la cooperación y el respeto mutuo.

Acuerdos como la Iniciativa Mérida y el TLCAN nos han vuelto mejores aliados y han creado mayor confianza entre los dos países. No obstante ello, últimamente parecería que nuestra amistad no es tan fuerte como pensábamos.

Todo esto viene a cuento pues vale la pena reflexionar si, como dijo nuestro canciller, Marcelo Ebrard, de la crisis de las semanas pasadas con Estados Unidos salimos con la frente en alto y se dejó a salvo la dignidad nacional, como en el Carrizal.

Situaciones como ésas definen el presente y el futuro de la relación entre las dos naciones.

Ricardo Alexander

Maestro en administración pública por la Universidad de Harvard y profesor en la Universidad Panamericana. Colaborador en Excelsior. Twitter: @ralexandermp