Crónicas Políticas

Buenas puntadas de Enrique Ochoa Reza.

Publicado el 31 de octubre de 2016

Tenemos mala suerte los tamaulipecos, pues nos tocó padecer al mismo tiempo, al peor Presidente que ha tenido México, y al peor Gobernador del Estado.

Egidio Torre Cantú ya se fue, gracias al cielo, pero Enrique Peña Nieto tiene todavía dos años para seguir jodiendo a este país y sin siquiera pensarlo, pues lo hace automáticamente, espontáneamente, sin siquiera proponérselo.

Dentro de cinco días, el PRI de Tamaulipas cumplirá cinco meses de haber sido echado del gobierno luego de una permanencia de más de 80 años, a través del poder de los votos, pero todavía no alcanza a procesarlo y permanece paralizado.

Algunos indicios que se desprenden de la reciente sesión extraordinaria del consejo político nacional del PRI, parecen confirmar que don Enrique Ochoa Reza resolvió por fin que sea Manuel Muñoz Cano, el nuevo presidente del comité directivo estatal.

Pero todavía hay resistencias internas, de quienes pretenden conseguir el cargo, especialmente el diputado federal mantense, Alejandro Guevara Cobos, y Ramiro Ramos Salinas.

Ramiro quiere la nominación a Senador, a diputado federal, a presidente municipal de Nuevo Laredo, a delegado federal, pero se conformaría, dicen sus amigos, con volver a presidir el PRI tamaulipeco.

Tiene en su contra ostentar el sello egidista, mismo estigma que mató en el arranque la pretensión de Juan Alonso Camarillo, de buscar ocupar el cargo del ahora diputado local Rafael González Benavides.

En la reunión nacional del PRI, Enrique Ochoa Reza convocó a cumplir una misión imposible: “construir un escenario de política creíble que combata la corrupción y la impunidad”.

Luego soltó una broma que hizo desternillar de risa al respetable, a nivel nacional, cuando dijo fingiendo seriedad, que en el PRI no caben los corruptos.

Remató Ochoa Reza su ocurrencia genial con la severa expresión de que el jarocho Javier Duarte no merecía ser priísta.

Fue en ese evento donde se anunció la cremación en el PRI de la comisión anti-corrupción, una tardía copia de lo hecho en el PAN, donde no avanzan tan rápido como sus seguidores, pues ellos todavía no expulsan al ex Gobernador de Sonora Guillermo Padrés, en tanto que Javier Duarte ya fue borrado del padrón dorado del PRI.

Ochoa Reza no sabe el berenjenal en el que se ha metido, pues sólo el caso Coahuila le hará sacar canas verdes. Los hermanitos Moreira son un monumento a la corrupción.

En Texas, las autoridades judiciales han rematado propiedades del ex tesorero estatal de Coahuila, por un valor superior a los 30 millones de dólares, que el indiciado reconoció haber sustraído del tesoro público, cuando Humberto Moreira Valdez era el Gobernador del Estado.

Un Gobernador sustituto y empresarios radiofónicos ligados a Moreira también están enjuiciados en Texas, por el mismo delito de sustracción ilegal de fondos públicos, pero Humberto sigue libre de procesos penales en México y hasta se da el lujo inconcebible de demandar a periodistas en defensa de su honor, por publicar que es sospechoso de conductas ilegales.

Tal vez que cuando Enrique Ochoa Reza venga a Tamaulipas a tomar la protesta al nuevo presidente estatal del PRI, algunos disidentes tricolores o personeros del PAN, pongan en sus manos las pruebas de las corruptelas cometidas aquí por Egidio Torre Cantú y su pandilla, durante seis años.

La reconocida corrupción que campeó en Veracruz con Javier Duarte, tiene un añadido de gravedad, pues pone en evidencia a todos los niveles políticos y gubernamentales de su entorno, a los que de alguna u otra manera maiceó, para que se hicieran de la vista gorda.

Estamos hablando no sólo de su contralor, sino de la bancada parlamentaria del PRI, la local y la federal, la auditoría superior de Veracruz, la directiva estatal del PRI, y todos los otros actores que debieron haberlo denunciado en su momento.

Lo que estamos diciendo, es que si Egidio tuvo en su tiempo un silencio cómplice alrededor suyo, fue porque empuercó a la contralora, a los diputados locales de su filiación, al auditor superior de Tamaulipas y a todos cuantos tenían la obligación de pararlo.

En temas amables, el presidente municipal de Matamoros, licenciado Jesús de la Garza Díaz del Guante, consiguió acomodar propuestas de obra pública en el proyecto de presupuesto de egresos de la federación 2017, por un monto de 540 millones de pesos, para resolver necesidades en materia de pavimentación, alumbrado público, la construcción de un parque deportivo e infraestructura en la Junta de Aguas y Drenaje.

Se presentaron en tiempo y forma, los proyectos ejecutivos que son indispensables para que el moderno sistema electrónico los acepte y asigne folios individuales, y lo que sigue es el cabildeo de parte de los diputados federales tamaulipecos, para hacerlos aprobar.

Chuchín dio por descontado, que Matamoros cuenta con 40 millones de pesos del presupuesto federal, correspondientes a 20 millones que recibirán a los diputados del distrito Baltazar Hinojosa Ochoa y Pedro Luis Coronado, misma cantidad que tendrán los otros 498 colegas suyos de cámara.

El gobierno de Matamoros abrirá el lunes 7 de noviembre, el registro de solicitudes de becas municipales, y tiene preparado un fondo por once millones cuatrocientos mil pesos, para otorgarlas a estudiantes con buenas calificaciones y padres de condición económica pobre.

En tanto que el Rector de la UAT, Enrique Etienne Pérez del Río, entregó un donativo a la fundación de la Asociación Voluntad Contra el Cáncer, con dinero recaudado por la comunidad universitaria a través del programa “Donativo por un chocolate”.

El Rector expresó en el evento, la voluntad de la UAT por participar en las actividades que redunden en beneficio de la sociedad. Felicitó a estos ciudadanos que recaudan fondos para apoyar la lucha contra las enfermedades.

Los integrantes de la fundación hicieron un llamado a los universitarios así como a sus familiares, amigos y vecinos, para que respondan con generosidad cuando sean requeridos por los voluntarios que harán en noviembre, la campaña de recaudación de donativos.

Por su parte, la Secretaria de Salud, Lydia Madero García, se reunió con los diputados federales que integran la comisión de salud, para exponerles las necesidades más apremiantes que en esa materia tiene Tamaulipas.

La emisaria del Gobernador Francisco García Cabeza de Vaca planteó las demandas prioritarias, siendo ellas la construcción de edificios nuevos para el hospital civil de Ciudad Victoria, con 127 años de antigüedad, y del Hospital General de Sn Fernando.

Lydia Madero agregó a estas peticiones, recursos en el PEF 2017 para continuar con el proceso de basificación de los trabajadores del sector, así como recursos para un programa de ampliación, modernización y fortalecimiento de los hospitales y centros de salud.

El diputado Elías Octavio Iñíguez Mejía, presidente de la comisión de salud, ofreció a la Secretaria tamaulipeca, trabajar con intensidad para impedir que los recortes afecten al presupuesto en el sector salud.

Hoy cumplen años las comunicadoras victorenses Karla Cabrera y Cuquis García.

Correo electrónico: albertoguerra65@hotmail.com

Alberto Guerra Salazar

Autor de la columna crónicas políticas en diversos medios de comunicación en el Estado. Propietario de la Agencia de Noticias ASI