Crónicas Políticas

Daniel y la restauración en comunicación social

Publicado el 26 de febrero de 2018
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Share on LinkedIn0Digg thisShare on Tumblr0Email this to someone

Armando Fuentes Aguirre, alias Catón, escribió en su columna del sábado, una defensa que él dijo no era defensa, de su paisana Rosario Robles, acusada de un montón de delitos que supuestamente cometió al frente de SEDESOL y SEDATU.

Pidió el célebre columnista, que la investigación abierta en contra de la dama se practique desde el punto de vista jurídico, no político, para no quebrantar el debido proceso.

No defendemos en este espacio a Rosario Robles porque la señora tiene historias francamente sórdidas (sólo mencionaremos su romance con el corruptor empresario argentino Carlos Ahumada Kurtz), pero traemos el asunto a colación, por un apunte interesante que sobre ese caso deslizó Catón.

“Eso de hacer que el orden jurídico se ponga al servicio de la política, es también grave corrupción”, escribió don Armando Fuentes Aguirre, como si tuviera en mente al gobierno de Tamaulipas, en sus ramas ejecutiva y judicial.

Ahora vayamos a la confesión del Procurador General de Justicia de Tamaulipas, abogado Irving Barrios Mojica, quien dijo en un gesto de humildad, que la dependencia carece de suficiente personal en todas las áreas, especialmente ministerios públicos, peritos, de atención a víctimas, oficinistas.

Barrios, autor de aquel famoso michoacanazo cuando era funcionario de la PGR en el sexenio de Felipe Calderón Hinojosa, reconoció de plano que la Procuraduría está en condición de ceros, en la atención de tamaulipecos desaparecidos.

Cuando ha transcurrido casi año y medio de que se hizo cargo de la Procuraduría tamaulipeca, este forastero revela que su antecesor no le dejó expedientes, archivos, información básica del trabajo desempeñado en el sexenio de Egidio Torre Cantú.

La excusa es infantil e inaceptable, porque existe un proceso de entrega-recepción, con un lapso de tiempo suficiente para que el funcionario saliente entregue al funcionario entrante, toda la información de la dependencia que se trate, a su entera satisfacción.

Si fuera el caso que el ex Procurador escondiera información gubernamental básica, el Procurador entrante o un representante suyo, tenía (tuvo) suficientes herramientas para obligarlo a cumplir esta etapa de la entrega-recepción, incluido el arraigo.

Ahora bien, aceptando sin conceder, que el ex Procurador fue lo suficientemente hábil para incumplir esta parte de su responsabilidad oficial de salida, al dejar a Irving con un palmo de narices, con oficinas sin archivos, expedientes ni siquiera tarjetas informativas, ya pasó suficiente tiempo como para que este funcionario forastero rearmara a la dependencia, en todos sus frentes.

Pero no lo hizo y simplemente declara que apenas están armando los expediente sobre personas desaparecidas, lo que supone que no aceptan ahora solicitudes de información sobre el estado de las investigaciones que se supone realizan sobre los casos denunciados, los agentes ministeriales.

O sea, un borrón y cuenta nueva, para decirlo de algún modo, como si Irving acabara de tomar posesión como Procurador. Esto no es ninguna exageración pues el funcionario anunció la creación de un grupo de reacción para atender este delito. Hasta ahora.

Las cosas tampoco andan bien en materia de persecución estatal de delincuentes, como lo demuestra el hecho de que dos policías de Fuerza Tamaulipas se agarraron ebrios, a balazos entre ellos, en el hotel donde residen, en Altamira.

Este gobierno estatal, panista, ofreció en campaña que haría una nueva policía estatal, capacitada y certificada en Estados Unidos, para que diera buenos resultados, pero fue sólo una promesa engaña-bobos.

Los policías estatales siguen siendo pocos, malos, impreparados, borrachos y enamorados. Pero ya pasaron un año y cuatro meses de que soplan los vientos del cambio.

Altamira tuvo otro desalojo del palacio municipal, por la amenaza de una bomba, que resultó falsa, como la anterior, del 30 de enero.

Tampico también está envuelta en los fracasos, corrupción gubernamental, indefensión ciudadana y delincuencia imbatible. Se produjo un segundo bancazo pero Magdalena Peraza Guerra ni se inmuta. Chucho Nader la tiene fácil.

A propósito de corrupción, el director de la escuela primaria victorense “Matías S. Canales” denunció que funcionarios del DIF municipal le exigieron firmar documentos de recibido, de alimentos por un lapso de seis meses, siendo que ese programa en beneficio de los niños, le fue cancelado en ese lapso sin ninguna explicación.

Informó el director escolar, que los funcionarios del DIF municipales están urgidos de presentar esos documentos pues están siendo auditados por una autoridad superior, y deben justificar la salida de esos alimentos de seis meses, que nunca llegaron a su escuela.

Por cierto, el presidente victorense Oscar Almaraz Smer emitió una video-declaración preparada por los genios de su oficina de comunicación social, donde trató de minimizar y ridiculizar a los ciudadanos que han expresado en diferentes medios, su disgusto por el manejo del gobierno municipal.

La respuesta ciudadana a esta grosera descalificación de Almaraz, lo mantiene abrumado pues ahora lo califican con epítetos que no se pueden repetir en este espacio, por ser además de corrupto e ineficiente, intolerante y soberbio frente a la crítica.

Oscar Almaraz no se presentará a la reelección, no porque el PRI le niegue el registro, sino porque él sabe que el repudio ciudadano lo arrojaría al sótano, en las preferencias electorales.

En cambio en Nuevo Laredo, fue bien vista la selección de Daniel Peña Treviño como candidato del PRI a la presidencia municipal, pues cuando ocupó ese mismo cargo en el trienio 2005-2007, hizo una buena gestión.

Ojalá que Peña Treviño contrate otra vez como jefe de prensa al licenciado Antonio Ulloa García, para que devuelve el lustre y prestigio que ha perdido la comunicación social, tan venida a menos en los últimos tiempos.

Cuando Daniel rindió protesta, una de sus primeras acciones fue llamar a cuentas a su antecesor en la jefatura edilicia, José Suárez López, a quien reprochó públicamente haber vendido en la ultima sesión del Cabildo, en diciembre y con un pie en el estribo, terrenos de la vieja Aduana, a precio de remate.

Por su parte, Andrés Manuel López Obrador puso ayer de cabeza al mundillo político tamaulipeco, con una permanencia de varias horas en Nuevo Laredo, donde encabezó reuniones privadas.

La información saldría a cuenta-gotas por la tarde-noche, debido a que rige las inter-campañas, que los obligan a guardar silencio. El presidente de MORENA decidiría allí algunas candidaturas.

Andrés Manuel está supervisando la construcción de estructuras que promocionen y defiendan el voto, para que no se repita aquí la presencia de personas ajenas y amenazantes en las casillas en el proceso 2016, que hicieron posible los más de 200 mil votos de diferencia que se atribuyeron a los candidatos del PAN para ganar.

En Matamoros, Diana Masso Quintanilla se hizo cargo de la delegación del Instituto Nacional de la Mujer del PRI, pues Jesús de la Garza Díaz del Guante y sus asesores quieren crear su propio equipo político, para garantizar el éxito de su proyecto de reelección.

A propósito, familiares y amigos del ex presidente municipal de Matamoros Jesús Roberto Guerra Velasco lo reportan fuera de peligro luego del infarto que sufrió la noche del sábado.

Los médicos lo mantienen bajo observación luego de disponer una operación para reparar los daños del accidente cardiovascular. JR Guerra Velasco recibía condolencias por el fallecimiento de su señora madre, cuando sobrevino el ataque al corazón.

Su hermano Arturo Carlos Guerra Velasco, presidente del consejo de administración del periódico Contacto de Matamoros, y su sobrino Roberto Carlos Guerra Cantú, han estado informado a sus amigos de la favorable evolución de Jesús Roberto.

En la capital del crimen sigue corriendo la sangre. El sábado abandonaron un cadáver con narco-mensaje, y ayer mataron a balazos a dos empleados de una vulcanizadora.

Correo electrónico: albertoguerra65@hotmail.com

Alberto Guerra Salazar

Autor de la columna crónicas políticas en diversos medios de comunicación en el Estado. Propietario de la Agencia de Noticias ASI