Crónicas Políticas

Fingen no ver lo que roban en el gobierno

Publicado el 24 de agosto de 2016

La cámara de diputados de Nuevo León rechazó 108 cuentas públicas de dos ex Gobernadores y de la ex alcaldesa panista de Monterrey, por muchas inconsistencias. La cámara de diputados de Tamaulipas aprobó un paquete de más de cien cuentas públicas y hará otro tanto este mismo mes.

¿Cuál es la diferencia entre los poderes legislativos de las dos entidades vecinas?; en Nuevo León manda un Bronco, y en Tamaulipas, Egidio Torre Cantú. Francisco García Cabeza de Vaca, panista, tomará posesión del cargo de Gobernador hasta el 1 de octubre, pero ya hizo sentir el peso de su poder, pues pudo hacer nombrar en el Congreso local a su amigo Horacio Ortiz Renán como magistrado del Poder Judicial.

Todavía es Gobernador electo, pero Cabeza de Vaca tuvo la voluntad política y el acierto en gestiones metropolitanas, para conseguir que el Sistema de Administración Tributaria, de la Secretaría de Hacienda, levantara el veto y autorizara el cruce de camiones de carga, en el puente internacional Anzaldúas, Mission-Reynosa.

Por un error informativo del portal noticioso Mundotamaulipas.com y su reportera Pilar Mondragón, se dio por descontado que el Gobernador electo asistió a la ceremonia donde el alcalde de McAllen, Texas, Jim Darling, manejó el primer camión de carga en el cruce internacional Anzaldúas.

La confusión surgió seguramente porque uno de los oradores, Rigo Villarreal, coordinador estatal de los puentes internacionales, hizo en los micrófonos una encendida apología del apoyo conseguido del Gobernador electo tamaulipeco.

En cuanto al nombramiento de magistrado aprobado con gran entusiasmo por los diputados de la Comisión Permanente que encabeza Ramiro Ramos Salinas, fueron muchos los periodistas que hicieron notar un problema con su identidad, entre ellos Ana Luisa García y Ángel Guerra.

El mismo se presenta con el nombre de Horacio Ortiz Renán, pero Ramos Salinas y los documentos oficiales de su designación lo citan como Renán Horacio Ortiz, lo que hizo renacer un viejo enigma que ya se había ventilado hasta en la primera página de un periódico de Reynosa, cuando se desempeñaba como Secretario del Ayuntamiento.

Curiosamente, don Horacio o don Renán, como sea que se llame, sustituirá en el Poder Judicial al abogado de Río Bravo José Guadalupe Herrera Bustamante, que también tuvo un problema con su acta de nacimiento, pues apareció con una edad más grande que la real, en comparación con la de su hermano Jorge, de quien es gemelo o cuate.

Nadie duda que sea honorable el nuevo magistrado en ciernes, si se descuenta el detalle que leímos en la colaboración periodística de Ana Luisa García, de que tuvo una inhabilitación de cinco años para ocupar cargos públicos, por negarse a entregar su declaración patrimonial tras concluir su encargo en el gobierno municipal fronterizo, pero haría bien en atender el dicho que recomienda no hacer cosas buenas que parezcan malas.

Volvemos al tema de los diputados y la aprobación de un montón colosal de cuentas públicas. El presidente de la Junta de Coordinación Política, Ramiro Ramos Salinas, se apresuró a aclarar que no se trata de que tengan prisa por limpiar la casa, sino simplemente de no dejarles mucho trabajo a los miembros de la nueva Legislatura.

No te preocupes, Ramiro, la mayoría panista de la cámara de diputados entrante, volverá a revisar lo que ahora están planchando con tanta diligencia y rapidez, si es que se da la casualidad de que el nuevo sol quiera realmente limpiar las cosas con la fuerza huracanada de los vientos del cambio.

En Nuevo León, los ex gobernadores Natividad González Parás y Rodrigo Medina, así como la ex alcaldesa de Monterrey, Margarita Arellanes, están pariendo cuates porque el Congreso local les rechazó sus informes financieros, por presumir irregularidades.

También queda en entredicho la Auditoría Superior de Nuevo León, porque los contadores dictaminaron cero observaciones, siendo que las cuentas públicas están plagadas de irregularidades. Igual complicidad hubo en Coahuila durante el gobierno de Humberto Moreira Valdez, cuyo tesorero, Javier Villarreal, de Matamoros, está procesado pero libre en Texas, luego de practicar el vómito negro, por más de 37 millones de dólares, pero en beneficio del gobierno gringo.

Son “servidores públicos” que caen en la corrupción en México y se llevan el dinero a Estados Unidos, donde son capturados, enjuiciados pero “perdonados” a cambio de que cedan las fortunas robadas a ese país. Y aquí, nadie alza un dedo para impedirles que hinquen el diente en el dinero ajeno.

Allí está Moreira como ejemplo de impunidad y descaro, aunque le gana con mucho el hermano incómodo, Raúl Salinas de Gortari. Ese fue uno de los temas del programa “Reporteros en la mesa”, el lunes en Noti-GAPE de Reynosa, la galopante corrupción que ahoga al sistema político nacional y la falta de pesos y contrapesos que hagan un equilibrio entre los poderes de la unión, para moderar su apetito de riqueza rápida.

Pero la vida sigue. El Gobernador Egidio Torre Cantú visitó ayer Matamoros para presidir una ceremonia de arranque del ciclo escolar, en instalaciones del Tecnológico de Matamoros, donde la alcaldesa Leticia Salazar Vázquez conmovió a los estudiantes con un vibrante mensaje. “Ustedes”, les dijo a los muchachos, “formarán una estirpe diferente que se forja en tiempos de desafíos, y muchos seguramente combinarán el trabajo con el estudio, pero al final tendrán una recompensa por su esfuerzo desplegado”.

Vaticinó Leticia Salazar, que los ciudadanos del futuro harán honor a su compromiso de seguir engrandeciendo a Matamoros, para hacerla realidad como tierra de transformaciones, cambios y progreso. Torre y la alcaldesa inauguraron en el Tecnológico el Centro de Investigación Automotriz y otras obras, por más de 67 millones de pesos.

También asistieron a la reunión semanal del Grupo de Coordinación Tamaulipas, donde evaluaron los resultados más recientes del combate contra los infractores de la ley. También supervisaron la construcción del nuevo hospital general “Alfredo Pumarejo”, donde el ingeniero Torre constató un avance del 50 por ciento. El constructor Pablo Zárate Juárez, dio los detalles técnicos de la importante obra, donde se invierten más de 780 millones de pesos.

Zárate Juárez confirmó la fecha de entrega del nuevo hospital, marzo de 2017, gracias a que se está cumpliendo en tiempo y forma el calendario de la construcción. Por el rumbo de Nuevo Laredo, el Cabildo autorizó que el presidente municipal Carlos Canturosas Villarreal, rinda su III informe de gestión, el lunes 12 de septiembre, en la propia sede municipal.

El año anterior Canturosas compareció en el mismo lugar, para cumplir la obligación de dar cuenta de los resultados de su desempeño edilicio.

Alberto Guerra Salazar

Autor de la columna crónicas políticas en diversos medios de comunicación en el Estado. Propietario de la Agencia de Noticias ASI