Crónicas Políticas

Fundado, el llamado del Gobernador

Por:
Publicado el 08 de mayo de 2017

Muy fácil es perder la objetividad cuando se trata de juzgar –a favor o en contra- a las autoridades en su posición frente al problema de la inseguridad.
Poniendo todo de mi parte para no perderla y ajustarme a ella, como lo he hecho siempre, les digo:
Tiene razón el Gobernador en apelar a la distribución efectiva de competencias. Explico:
Es cierto, en la fracción II de su artículo 91, la Constitución de Tamaulipas contempla como obligación del Gobernador: “Cuidar de la seguridad y tranquilidad del Estado…”, y como tal, no debemos frenar ni un solo día nuestra exigencia para que él, al frente del gobierno de Tamaulipas, cumpla con tal deber primario.

Pero, la seguridad pública como garantía ciudadana de todos los mexicanos, según el entramado constitucional y legal que da vida a nuestro Estado de Derecho, se debe garantizar por las autoridades federal, estatal y municipal, y eso también lo tenemos que tener claro, para exigir sí, pero a cada quien lo que le corresponde y, no ser, como hasta hoy, omisos en el reclamo a presidentes municipales y representantes de la autoridad federal, porque eso abona a su displicencia frente a la inseguridad pública y, esto a la vez, debilita la labor del Estado frente al crimen.

Y es que, en torno a la crisis que vive Reynosa, el titular del Poder Ejecutivo, dijo:
“…Vamos a atacar donde más les duele, que es en los instrumentos de financiamiento que estos han tenido, pero es ahí donde los tres órdenes de gobierno tienen que asumir su responsabilidad, y trabajar de una manera coordinada y tener mucha comunicación; los gobiernos locales si bien es cierto no tienen cuerpos policiacos, lo que sí tienen son tránsitos, y Tránsito tiene la obligación de parar a todos los taxis piratas que siguen siendo un instrumento de financiamiento y donde se mueven los criminales: que los paren, que los detengan; como también, los municipios no deben permitir que existan lugares donde se vende alcohol a deshoras porque es también otro instrumento que utilizan para estar financiándose los grupos criminales; ¿No pueden con ellos? Que hagan las denuncias correspondientes, lo que no puede suceder es que “los señores” se hagan los sorprendidos y que digan “es que no podemos”, tiene que haber voluntad política y compromiso para hacer las denuncias correspondientes porque si no actúan pareciera que son parte del problema…”

Y en interpretación política de sus adversarios, los señalamientos son de que “reparte culpas”; no es así. Resulta claro que el mandatario apela al propio Estado de Derecho, y a que es necesario que los tres órdenes de gobierno cumplan con la parte que les corresponde.
Inclusive estimo se quedó corto, porque habló de la pasividad de los alcaldes frente a lo que sí pueden hacer a través de los agentes de tránsito e inspectores en diversas materias, así como de la omisión de los munícipes de dar cuenta al Gobierno respecto de los sucesos que perturban el orden público y la paz social en sus municipios (Artículo 55, fracción XVIII del Código Municipal del Estado de Tamaulipas), pero no se refirió a la Procuraduría General de la República, ¿O Usted tiene conocimiento siquiera quién es y dónde despacha el Delegado de la PGR en Tamaulipas?

Pues es el titular de dicha Delegación, estimado lector, quien ejerce el mando de los Ministerios Públicos Federales y a éstos corresponde la persecución de los delitos federales en nuestro Estado, tales como el trasiego de droga, el contrabando, el tráfico de indocumentados, el robo de combustible, entre otros. Y es inevitable otra pregunta: ¿Hace cuánto que Usted no escucha de un logro significativo de la PGR en la entidad?

Tal es el tamaño del problema en nuestras ciudades, que solo en equipo se pueden ir encontrando soluciones, máxime que la misma Constitución General de la República distribuye entre los tres niveles de gobierno las competencias para garantizarnos nuestro derecho humano a la seguridad. Por ello, encuentro fundado y oportuno el llamado del Gobernador. Tanto recae en él recuperar el orden, como en alcaldes y representantes federales.
Ojalá, sea a través del método que sea, que todos hagan lo que les corresponde, y que lo hagan bien, y que lo hagan ya, urge poner un hasta aquí, a la delincuencia.

Luis Torre

Abogado amigo; enemigo de los servidores públicos que no 'sirven' al 'publico'; enamorado de la argumentación jurídica; lo mueve la gente.

Titular del Despacho Jurídico “TORRE ABOGADOS”