Crónicas Políticas

Grandes males, grandes soluciones, pero…

Publicado el 24 de julio de 2017

El mismo día que secuestraron a su padre en Reynosa, el diputado federal del PAN, César Rendón García, de Matamoros, tuvo otro disgusto, menor, pues empezó a circular en redes sociales una amplia información de golpeteo político, encaminada a manchar su proyecto de convertirse en candidato a presidente municipal.

Atribuyen al dos veces diputado federal fronterizo omitir el pago completo del impuesto predial, de sus muchas propiedades, pues no declara las construcciones levantadas sobre los terrenos registrados en el padrón catastral.

El texto está complementado con muchos recibos de pagos del impuesto predial, así como abundantes fotografías de algunas de las propiedades que le adjudican como suyas.

También le enjaretan a César Rendón García delitos como tráfico de influencias y defraudador fiscal federal, amén de que recrean su historia política y lo dibujan como un corrupto.

El padre del diputado federal de Matamoros, el señor César Rendón Lozano, fue secuestrado el viernes en Reynosa, y liberado horas después luego de que presuntamente, la familia pagó el dinero exigido por los delincuentes.

Un escueto boletín de prensa del gobierno del Estado dio cuenta del evento pero sin mencionarlo por su nombre y manteniendo en reserva otros datos, como las negociaciones, el monto del rescate y las circunstancias del secuestro.

La edición dominical del periódico Contacto de Matamoros publica en primera plana una conversación con el diputado Rendón García, donde confirma que sí hubo el secuestro, pero tampoco abundó en detalles.

Reportes de otros periodistas revelan que una patrulla policíaca vigila ahora día y noche la casa de los padres del legislador panista.

No es la primera vez que la violencia alcanza a políticos, funcionarios o a parientes de ellos. La entonces diputada local de Tampico Olga Sosa Ruiz perdió a su señor padre, en un intento de secuestro, ocurrido en territorio jarocho, pero fallecido en una clínica del puerto jaibo.

Gustavo Torres Salinas sufrió una persecución carretera siendo presidente de la junta de coordinación política del Congreso local. Desde entonces usó avioneta particular para sus desplazamientos.

Lupita Flores de Suárez representó el poder legislativo en una ceremonia con el Presidente Felipe Calderón Hinojosa, en Tampico, y de regreso asaltaron en la carretera a su chofer despojándolo del vehículo. Ella volvió a Ciudad Victoria vía aérea.

Juan Manuel Rodríguez Nieto, diputado local del PRD, estaba por llegar a Ciudad Victoria procedente de Reynosa, cuando fue interceptado por un grupo de delincuentes que trató de despojarlo del vehículo y otras propiedades.

Rodríguez Nieto charoleó y echó rollo a los sicarios y consiguió que le dejaran ir con sus acompañantes, entre ellos el periodista Oscar Díaz Salazar, sin quitarles un centavo.

También Mario de la Garza Garza tuvo un gran susto cuando visitó el poblado González Villarreal, siendo presidente municipal de San Fernando, pues le persiguieron y balacearon su vehículo oficial.

Edgar Melhem Salinas sufrió una experiencia parecida cuando fungió como delegado federal de SEDESOL, en la carretera. Desde entonces cambió de usar vehículos marca “Róbame”, por un modesto Aveo.

Recientemente atacaron a balazos a la primera dama de San Fernando, del PAN, en un camino ejidal, pero resultó ilesa lo mismo que Mario de la Garza, el trienio anterior.

La violencia ya tomó carta de naturalización en Tamaulipas pues los sucesivos Gobernadores no han podido contener los embates de los delincuentes, unos por ineptos, otros por corruptos, como Egidio Torre Cantú, que reunió las dos características.

El actual gobierno del Estado tampoco ha podido poner remedio. En casi diez meses de gestión, desgastó el pretexto de que los gobiernos del PRI provocaron ese estado de cosas.

Algunos ciudadanos todavía le conceden al gobierno panista el beneficio de la duda y esperan que se cumpla el refrán que recomienda poner a grandes males, grandes soluciones.

El Norte de ayer es escéptico y lo demostró regalándole a Tamaulipas, otra vez, su titular principal de primera plana, dibujando el contraste entre Nuevo León y nuestra entidad, en materia de seguridad pública.

Los últimos ocho párrafos de su principal columna firmada por M. A. Kiavelo hablan del abandono que padecemos los tamaulipecos.

Las cosas están peor. Una familia completa fue asesinada en su propia casa, en Reynosa. Las fuerzas federales abatieron a tres delincuentes asalta-caminos a la altura de Periquitos (Reynosa-San Fernando). Una mujer fue asaltada y asesinada en un depósito de cerveza, también en Reynosa.

Situaciones de riesgo hicieron cerrar momentáneamente el fin de semana la circulación en los tramos carreteros Reynosa-Díaz Ordaz y Río Bravo-Matamoros. Un riobravense fue hallado muerto a balazos en el ejido La Llorona.

Los policías, soldados y marinos, son pocos, malos y se matan entre sí. Una terrible confusión llevó a marinos a abrir fuego contra agentes estatales, en Reynosa, a las dos de la madrugada, al confundirlos con delincuentes. Un muerto, un herido.

Frente a toda esta catástrofe social, el gobierno del Estado esconde los hechos y finge que no pasa nada, soslayando que la gobernabilidad se le sale de control.

Otra perla de corrupción gubernamental: dos internos del penal de Ciudad Victoria riñeron en su celda y al sofocarlos, los celadores descubrieron allí mariguana y un teléfono celular.

En temas amables, el presidente municipal de Matamoros, Jesús de la Garza Díaz del Guante, arrancó en Estación Ramírez el primero de cuatro paquetes de programas sociales en el sector rural, para cumplirle a los hombres y mujeres del campo.

Chuchín agradeció la presencia de representantes de 25 comunidades rurales congregadas en Estación Ramírez, y explicó que son muchas las necesidades y pocos los recursos, pero que el Ayuntamiento acude con ellos a entregarles apoyos.

Son casi diez millones de pesos los que se invertirán en rehabilitación de accesos y caminos, alumbrado público, rescate de espacios deportivos, construcción de siete casas del pueblo, reparto de paquetes tecnológicos para el cultivo de sorgo, activación y entrega de tarjetas “mercado de la economía”.

Ofreció el jefe de la comuna de Matamoros, que las familias campesinas tendrán un apoyo permanente a través de los diferentes programas sociales que están vigentes, especialmente el de apoyo al gasto del hogar.

Por cierto, tan pronto como incorporaron a Jorge Tinajero al gobierno de Matamoros, empezaron los problemas en el área de pagos a los proveedores de comunicación social. Es su especialidad.

Otro tema importante es que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público tiene en estudio la posibilidad de construir un cuarto puente internacional en Nuevo Laredo, para consolidarlo como la capital aduanera de México.

El presidente municipal Enrique Rivas Cuéllar informó a la prensa que el titular de la dependencia federal, José Antonio Meade, planteó en el reciente congreso nacional de agentes aduanales celebrado en Cancún, que mantienen en estudio de factibilidad siete grandes proyectos.

Uno de ellos es el cuarto cruce internacional de Nuevo Laredo-Laredo, Texas, que sería un detonante definitivo del progreso y desarrollo de las dos ciudades, en comercio internacional.

En asuntos políticos, el Grupo Reforma y Mitofsky-El Economista, publicaron encuestas por separado, que confirman a Andrés Manuel López Obrador como el favorito para convertirse en Presidente de la República en 2018.

 

 

Alberto Guerra Salazar

Autor de la columna crónicas políticas en diversos medios de comunicación en el Estado. Propietario de la Agencia de Noticias ASI