Crónicas Políticas

La broma que no hace gracia: Gustavo, 1; Miguel, último

Publicado el 11 de mayo de 2015

Baltazar Hinojosa Ochoa sustenta la tesis de que la popularidad que adquiere un político en las redes sociales, sobre todo cuando anda en campaña, no es suficiente, no le alcanza para ganar una elección en las urnas. Lo dijo para enfriar las calenturas ajenas que se ¿padecen? ¿disfrutan? en Tamaulipas, con la encuesta de El Norte, que revela un nivel de posicionamiento del candidato independiente por encima de la candidata del PRI.

Jaime Rodríguez Calderón perteneció al PRI, un partido que lo llevó al poder en el municipio de García, pero luego se emberrinchó cuando no le dieron la candidatura a Gobernador, y decidió registrarse ante el INE de Nuevo León como candidato independiente.

Ahora el periódico regio lo ubica como el candidato con el mayor número de adeptos según los resultados de una consulta suya sobre preferencias electorales en Nuevo León.

Baltazar opina que esa popularidad de Jaime Rodríguez, mejor identificado como El Bronco, es reflejo de una figura nueva que se está usando en México, de candidato independiente, es decir, sin pertenencia a ningún partido político, que no es el caso suyo porque El Bronco antes tuvo una intensa vida política representando a las siglas del PRI.

Pero ese no es el tema. Lo que Baltazar señaló de manera inequívoca, contundente y categórica, es que por tratarse ésta de una elección intermedia, que no provoca un entusiasmo popular, lo que decide el triunfo en las urnas es el poder de las estructuras creadas.

Y si el PAN no tiene todavía una estructura nacional sustentada en las bases, en las colonias, en los ejidos, en los comités seccionales, mucho menos lo puede tener un candidato que se anuncia como independiente, a pesar de que su pasado lo identifica como un político con colores partidistas de tinta indeleble hasta en los calzones, ya no digamos en el cuero.

Puede ser cierto que El Bronco tenga la simpatía del electorado en mayor medida que todos sus competidores, a pesar de que los debates han demostrado que el candidato del Partido Movimiento Ciudadano, Fernando Elizondo Barragán, ha tenido mejor desempeño y por consiguiente, mejor calificación, pero Baltazar vuelve al punto: no es suficiente esa supuesta popularidad, para ganar la elección de Gobernador.

Pero además, El Bronco fue bombardeado por sus detractores anónimos y no tanto, por episodios de su pasado que no son para enorgullecerse, como el antecedente de que su primera esposa demandó el divorcio por no soportar sus agresiones físicas, así como un misterioso caso de la verdadera historia del secuestro de una hija suya, pequeña.
También le reprochan a este candidato pretendidamente independiente, que gaste dinero en exceso, co o viajar en jets particulares, en plena campaña.

Cuando Baltazar defiende lo que él llama un inminente, irreversible e inevitable triunfo electoral de la candidata del PRI en Nuevo León, Ivonne Alvarez, está defendiendo su propia causa, porque la circunstancia actual lo ubica como el prospecto natural para la candidatura a Gobernador de Tamaulipas.

Tiene razón el ex diputado federal de Matamoros e inminente diputado federal plurinominal, porque lo que rifará en esta elección es la estructura que cada partido tenga preparada, lista y aceitada, con capacidad suficiente para hacer concurrir, acercar, o acarrear a las urnas, a los ciudadanos para que sufraguen por los candidatos que pertenezcan al partido político que mejor trato les estén dando.

En lenguaje llano, claro y ordinario, esta declaración de Baltazar significa que no le preocupa que puedan surgir en Tamaulipas candidatos independientes en 2016, pues él estaría preparado para darles el mismo tratamiento que merecerán los candidatos de los partidos tradicionales.

Otro pre-candidato a Gobernador que no se esconde, Francisco García Cabeza de Vaca, del PAN, anduvo el sábado en Ciudad Victoria, repartiendo ramos de flores en céntricos cruceros, con la peregrina intención de ganar popularidad, el muy hipócrita.

Francisco García Cabeza de Vaca está tan desprestigiado en Tamaulipas, que hasta los niños le sacan la vuelta por el temor de que les robe el valero, las canicas, los trompos y otros juguetes que él no disfrutó de niño, por andar jugando en McAllen, Texas, a bandidos y ladrones, pero en serio, al grado de que cayó preso y está fichado en la oficina de policía.

Su carnal Ismael García Cabeza de Vaca, será re-lanzado como candidato a diputado federal del PAN, en Reynosa, pues ninguna de sus estrategias maliciosas ha convencido a la gente de que él es diferente de su hermano, y simplemente no pinta en las encuestas.

En el otro extremo de la geografía tamaulipeca, la señora Paloma Guillén Vicente recibió otro formidable espaldarazo con la visita que hizo al puerto jaibo la senadora Diva Gastelum, presidenta del Organismo Nacional de Mujeres del PRI, quien la acompañó en algunos eventos de proselitismo.

La señora Diva hizo así mismo una reunión con periodistas para festinar que las mujeres han avanzado en el camino de la igualdad de condiciones respecto de los hombres, sin dejar de reconocer que todavía falta mucho por conseguir.

Acompañada por la señora Mónica Villarreal Anaya, secretaria general del comité del PRI en Tampico y de algunas otras damas, la presidenta nacional del ONMPRI reconoció que el problema de la inseguridad impactará de alguna manera en la celebración de elecciones, el domingo 7 de junio, pero dejó en manos de las autoridades federales la atención a ese problema.

Agregó sobre el particular, que la solución al problema que padece México en materia de seguridad pública, está en proceso de concretarse, aunque lamentablemente de manera paulatina por la misma complejidad del asunto.
Paloma Guillén mostró a la ilustre visitante las expresiones de aceptación que tiene en todas las colonias, lo que la hace sentirse triunfadora aunque no baja la guardia ni deja de atender al más humilde de los tampiqueños.

Por su parte, el Rector de la Universidad Autónoma de Tamaulipas, Enrique Etienne Pérez del Río emitió una afectuosa felicitación a las madrecitas en lo general, pero especialmente a las universitarias, extendiéndoles un reconocimiento por sus aportaciones al engrandecimiento del Estado.

Dijo el Rector de la UAT que toda la comunidad admira y felicita a las madres porque son la base de las familias y por ende, de la sociedad. Ellas son dadoras de vida y a partir de allí, todos les debemos gratitud, dijo el contador público Etienne Pérez del Río.

A propósito de Universidades, en La Salle Campus Victoria comparecieron los candidatos a diputados federales, y algunos observadores quisieron ver en el orden de su aparición, establecida al azar, un presagio sobre resultados electorales del domingo 7 de junio.

Es que Gustavo Cárdenas Gutiérrez, del Movimiento Ciudadano, quedó en primer lugar de presentación, y Miguel González Salum, del PRI, en el último. Pero todo fue una broma de los guasones que nunca faltan.

Miguel tuvo el sábado una marcha del triunfo anticipada, con una gran concurrencia de simpatizantes.

Mientras tanto, los diputados salientes están encantados de la vida porque ya terminaron de trabajar (por decirlo de algún modo) pero seguirán cobrando quincenalmente hasta el último día de agosto, es decir, cuatro meses más, sin siquiera ir a levantar el dedo, u oprimir la tecla de votaciones.

Enrique Cárdenas del Avellano, coordinador de la flaca bancada tamaulipeca en la cámara baja del Congreso de la Unión, fue distinguido al ser designado integrante de la Comisión Permanente que atenderá los asuntos que se presenten de aquí a que entreguen las curules o lo que quede de ellas.

Ninguno de los seis diputados tamaulipecos del PAN, de mayoría relativa, ganaron siquiera una suplencia en la Permanente. Algo de lo que sí puede presumir el matamorense Marco Antonio Bernal Gutiérrez.

Distribuido por la Oficina de Gestoría de Prensa S. A. de C. V.

Alberto Guerra Salazar

Autor de la columna crónicas políticas en diversos medios de comunicación en el Estado. Propietario de la Agencia de Noticias ASI